La escritura de la historia

“Un libro que pretende tener éxito no puede correr el riesgo de salir con más de un diez por ciento de material nuevo” Marshall McLuhan (1996, p. 26).

Foucault clamaba por la libertad narrativa: “que se nos deje en paz a la hora de escribir”, decía. Algo imposible en la práctica; no obstante, es obligatorio evitar muletillas, barbarismos, errores ortográficos, así como saber aplicar paráfrasis, indicar palabras en itálicas o referir citas. Desde allí sabemos que no hay libertad como tal. En la medida en que incorporamos esos elementos es posible darse cuenta del aprendizaje obtenido.

Para Mauricio Tenorio existen leyes en la historia. Algunas de ellas son:

LEY DE HERODES: En la historia, como en la especie humana, a la larga, todo termina, todo muere, todo finaliza; esto es, acaba mal.

LEY DE LA ÚTIL INUTILIDAD DE LA HISTORIA: La historia sirve en esencia para proporcionar las condiciones de existencia, reales y teóricas, de la irreemplazable pregunta: ¿historia para qué?

LEY DE LA OMNIPRESENCIA DEL OLVIDO: La historia es la ciencia del olvido; lo que reina en ella no es la memoria sino el olvido porque, por un lado, antes de conocer el pasado todo es fortuitamente olvido y, por otro, después de conocerlo es un olvido selectivo que, además, aspira a ser un olvido mayor.

LEY DEL MÉTODO EN LA HISTORIA: La historia cuando cristalinamente parece descubrimiento es invención, y cuando semeja una total invención es un verdadero descubrimiento.

LEY TRANSITIVA DE LOS FACTORES HISTÓRICOS: La historia siempre es leíble de atrás para adelante y de adelante para atrás, mas sólo es escribible de ésta última manera.

LEY DE LA ESCRITURA DE LA HISTORIA: la historia la escriben los vencedores, pero si saben escribirla; los perdedores no escriben la historia, excepto cuando saben escribirla. De otra manera expuesta: ni todos los que saben escribirla son vencedores, ni a todos los vencedores les interesa escribirla.

Considerando lo anterior es importante encontrar un balance al momento de investigar, criticar y después redactar. Pierre Vilar decía que el historiador debe conservar la conciencia de la historia como ciencia social, ciencia del fondo y no de las formas, ciencia del tiempo y no del instante. Una consideración bastante útil cuando se ha elegido el tema de investigación.

Por su parte Braudel considera que la historia implica observación constante con margen de error, hay que captar la historia para reconstruirla. Además, implica encontrar nuevos horizontes y establecer intercambio disciplinar. Quizás por eso el francés opinaba que la historia, como la vida, es un espectáculo fugaz y móvil en el que el humano, como parte creadora de la historia, existe al mismo tiempo que hace.

No debemos olvidar que el sentido del pasado es que no vuelve, ya ocurrió. Ningún suceso puede revivirse cabalmente porque su circunstancia es muy particular y en ella intervienen un sinnúmero de factores que le hacen único: ubicación, causas, actores, duración, consecuencias (Hobsbawm, 2004). Sin embargo, podemos recrearlo parcialmente para entender las diferencias con el presente.

Según Enrique Florescano escribir sobre historia implica utilizar la imaginación, misma que es estimulada por la lucha de clases, la guerra, la dominación colonial y la conquista, así como por la opresión de las minorías étnicas y religiosas. Todos estos factores provocan contradicciones en la interpretación del pasado. Grupos y clases sociales fundamentan sus raíces históricas buscando razones y testimonios que sustenten los intereses propios y destruyan los del contrario.Eric Hobsbawm

Ejemplo: La historia de los pueblos de México se convirtió en la historia de la ocupación y dominación españolas. Después de la Revolución de 1910 apareció el libro México a través de los siglos, en el cual por primera vez los dos pasados dejaban de ser antagónicos y se mostraban como parte de un proceso evolutivo que alcanzaba su punto más alto en el entonces presente porfiriano.

Consideraciones finales

Escribir Historia o sobre historia, no es fácil, hay que intentarlo varias veces antes de encontrar resultados satisfactorios. Es claro que en historia, como en la vida, nunca dejamos de aprender y es precisamente eso lo que nos entusiasma. Al elaborar un trabajo de investigación es prudente recordar que la historia y la antropología no se sujetan a la tradición cientificista, sino que aplican los métodos y teorías de la sociología, la economía y otras disciplinas con la intención de fortalecer su campo de trabajo, parcializando por ello el análisis correspondiente.

Hoy día es crucial voltear los ojos hacia las “pequeñas historias”: tanto la cultura como la vida cotidiana y la historia que contradice el discurso oficial son fundamentales para el historiador crítico o “no alineado” con los intereses del poder. Sin embargo, no por eso desaparece la incertidumbre. Para Tenorio la verdad en la historia nunca se escribe, siempre se re-escribe. Por tanto, no es un hallazgo sino un diálogo dilatado.

Ricouer consideraba que el tiempo debía recorrerse en dos direcciones: desde el pasado hasta el presente y desde el presente hacia el pasado (diacronía). El historiador tiene “permiso” de jugar con el tiempo, insertar cortes intencionales y hacer todas las preguntas posibles. Así diversifica su metodología y fortalece su trabajo.

Escribió: Israel Nungaray González (Ciudad Juárez, México, 13 de septiembre de 2021)

Bibliografía

Fernand Braudel. La Historia y las Ciencias Sociales. Alianza Editorial, Madrid, 1968.

Michel Foucault. La arqueología del saber. Siglo XXI, México, 2006.

Enrique Florescano en: Carlos Pereyra [et al.], Historia, ¿Para qué?. Siglo XXI, México, 1995.

Eric Hobsbawm. Sobre la Historia. Crítica, Barcelona, 2004.

Ralph Linton. Cultura y Personalidad. Fondo de Cultura Económica, México, 1942.

Marshall McLuhan. Comprender los medios de comunicación: Las extensiones del ser humano. Paidós, México, 1996.

Paul Ricoeur. Tiempo y narración III: El tiempo narrado. Siglo XXI, México, 2004.

Mauricio Tenorio-Trillo. Leyes de la historia en Fractal. Disponible en http://www.fractal.com.mx/F43Tenorio.htm, 31 de enero de 2008.

Posted in Artículo, Teoría y Filosofía de la Historia | Tagged , , , , , , , | Leave a comment

Añicos

Es tan bella que hizo añicos mi ecuanimidad

La mujer más hermosa que han visto mis ojos

Si fue por eso que perdí mi fuerza de voluntad,

Hoy la distancia y la añoranza ahogan mis enojos

Escribió Israel Nungaray González (Ciudad Juárez, México, 5 de agosto de 2021)

Posted in Poemas | Tagged , , , | Leave a comment

Reseña de Café Tacvba ‘Re’ (1994)

Lanzado en 1994 por WEA, es el segundo álbum de la banda oriunda de Ciudad Satélite, Estado de México. En él hay diferencias notables en cuanto a producción respecto al primer disco, puesto que, aunque ambos fueron producidos por Gustavo Santaolalla, la mejor calidad sonora y mayores recursos de grabación, masterización y edición denotan un mayor presupuesto otorgado por la disquera Warner. Es común que al debut de cualquier artista no se le invierta tanto dinero porque implica un riesgo, sobre todo si se trataba de un grupo de rock. Algo similar pasó con los primeros lanzamientos de Caifanes, Fobia y La Maldita Vecindad y los Hijos del Quinto Patio.

En 1992 Café Tacvba fue considerada como una banda que desafiaba los convencionalismos desde su vestimenta (atuendos indígenas que a muchos les hizo recordar al grupo folclórico Los Xochimilcas) y por los instrumentos que utilizaban: guitarra acústica, jarana, contrabajo, teclado, cajas de ritmo en lugar de batería, melodión, etc. Además, en aquel tiempo traían el discurso de no considerarse un grupo de rock para evitar encasillamientos. Incluso en varias entrevistas decían despreciar al género y querían presentar algo nuevo a raíz de su ‘mexicanidad’. El guitarrista Joselo Rangel llegó a declarar que jamás tocaría una guitarra eléctrica (la que se escucha en ‘La Chica Banda’ de 1992 fue interpretada por Lino Nava de La Lupita), convicción que cambiaría a partir de Re.

Las canciones de ‘Re’ eran totalmente “nuevas” (compuestas en 1992 y 1993 mientras promocionaban su primer disco homónimo), a diferencia de las de su grabación inicial que incluye rolas que tenían desde que empezaron en 1989 y al momento de entrar al estudio ya las tenían bien ensayadas y más que probadas en concierto. El disco contiene 20 cortes de más de 30 que compusieron y alcanza la hora de duración, algo poco usual en una grabación comercial. En su momento dividió opiniones puesto que el grupo desafió sus propios dichos y optó por la experimentación sonora, la mezcla de géneros, la diversidad de temas que abarcan las canciones y una convergencia de sus ideas en manos de los productores Gustavo Santaolalla y Aníbal Kerpel.

Nunca antes en la historia del rock mexicano se había presentado un mosaico musical con sub géneros tan aparentemente disímbolos como el son, el heavy metal, el mambo, el jazz, el punk, el bolero, la bossa nova, el rock, el huapango, la polka, el pop y el funk, entre otros. Varios fans se bajaron del barco porque su criterio o gusto era limitado, otros nuevos llegaron y las críticas de periodistas musicales fueron favorables en general, aunque han mejorado y aumentado con el paso de los años porque se han dado cuenta de que ‘Re’ tiene vigencia y estaba adelantado a su época.

No me alcanza el tiempo para mencionarlas todas, pero las mejores y más importantes para mí son El Aparato (con la colaboración del grupo Cielo y Tierra), El Ciclón, El Borrego, Esa Noche, Trópico de Cáncer, El Fin de la Infancia, Madrugal, Pez/Verde, El Baile y el Salón, Las Flores, La Pinta y El Balcón. Mencionar los sencillos: La Ingrata, El Ciclón, Las Flores, El Baile y El Salón.

Curiosidades:

-El disco fue editado en vinil en Colombia y conseguir una copia hoy día es muy difícil.

-Cuando cumplió 20 años en 2014, Re fue interpretado en su totalidad por Café Tacvba en sus conciertos de ese año.

-Según Rubén Albarrán, ‘Re’ no se refiere a la segunda nota musical, sino al prefijo que se encuentra en “revolver”, “reciclar”, “recircular” (esto se entiende por la canción “El Ciclón” y el caracol de la portada) y “reinventar” porque el grupo quería experimentar más que en su álbum debut.

– ‘La Ingrata’ es una parodia de la música norteña y sus clichés (machismo, traición, despecho, egocentrismo, venganza), pero fue mal interpretada como “misógina” por las nuevas generaciones. El grupo cedió ante la presión mediática y dejó de tocarla en concierto desde 2017 y hasta 2019 cuando le cambiaron la letra para regresarla al repertorio.

-Otras canciones del álbum: La Negrita, Ixtepec, El Tlatoani del Barrio, El Puñal y el Corazón y 24 Horas.

El álbum ha vendido más de medio millón de copias y las críticas actuales le dan alta calificación por su trascendencia histórica para el rock mexicano y latinoamericano. Ha sido catalogado como el equivalente hispanoamericano del White Album de The Beatles por su diversidad estilística, calidad y variedad de temas. La gira promocional duró 2 años y fue tan exitosa que cuando llegó el momento de presentar nuevo material a la disquera en 1996, Café Tacvba prefirió lanzar un disco con covers llamado ‘Avalancha de éxitos’ porque sus nuevas creaciones no estaban listas todavía (tres años más tarde varias de ellas serían incluidas en ‘Yo Soy’).

El ‘Re’ significó un progreso muy grande para Café Tacvba porque además de evolucionar como artistas tomaron la estafeta del mejor grupo mexicano de rock en la década de los 90s, luego de la disolución de Caifanes en 1995. Una obra maestra que solo sería superada por ‘Revés/Yo Soy’, álbum doble de 1999 y último con la disquera Warner Music. Hoy el grupo es muy distinto de lo que era, mas queda testimonio de su genialidad y frescura en su segunda placa discográfica. Cheers.

Escribió: Israel Nungaray González (Ciudad Juárez, México, 6 de julio de 2021)

Posted in Música, Reseñas | Tagged , , , , , , | Leave a comment

Valentina Ramírez, ex combatiente de la Revolución Mexicana

La Valentina, uno de los corridos famosos de aquella época fue inspirado por una soldadera llamada Valentina Ramírez Avitia quien nació en 1893 en El Norotal, población de Tamazula en el Estado de Durango. Se unió a las tropas maderistas en 1910 y por su valentía y arrojo fue conocida como “La Leona de Norotal”. Con frecuencia era asediada por los mandos superiores, por lo que comenzó a vestir ropas militares masculinas. Entre la tropa era conocida como ‘Juan Ramírez’ y portaba dos cananas terciadas sobre el pecho y la carabina 30-30 al hombro.

      Aunque Valentina alcanzó el grado de teniente (porque creían que era hombre), un día se descubrió que era mujer y su superior, el general Ramón Iturbe, la dio de baja pues no admitía mujeres en sus filas. Después, alejada de la pólvora, se casó y trabajó en distintos oficios. En 1969 fue atropellada por un auto y quedó lisiada por el resto de su vida. Murió el 4 de abril de 1979 y fue sepultada en la fosa común del panteón civil de Culiacán, Sinaloa. Se cree que el corrido que lleva su nombre fue escrito por un trovador sinaloense anónimo de los que siguieron a Gabriel Leyva, precursor de la Revolución en el noroeste de México.

      El formato de solicitud de antecedentes revolucionarios, es un cuestionario pensado en función de recuperar la participación militar de los excombatientes. Las aspirantes debían consignar los hechos de armas en que participaron, el grado militar con el que iniciaron y el que ostentaban cuando se separaron del ejército.

      Valentina Ramírez Avitia “La leona de Norotal” presentó sus papeles el 20 de junio de 1962, dos años más tarde fue reconocida veterana por el primer periodo. Al recibir la condecoración expresó su agradecimiento en los siguientes términos:

“Me llena de satisfacción y de orgullo pues después de haber servido en el ejército maderista como soldado raso; no obstante, mi condición de mujer. A los 70 años de edad veo que bondadosamente se me toma en cuenta”

      En la organización del conjunto documental, llaman la atención los cuatro expedientes de mujeres resguardados en la bóveda con un carácter especial, orgullosamente el de Valentina era uno de ellos.

Fuentes:

Jaime Almeida. “Adelita, Valentina y Jesusita”. Recuperado de https://www.milenio.com/cultura/adelita-valentina-y-jesusita, 17 de junio de 2021.

Leopoldo Avilés Meza (1969). “Una maderista olvidada” en El Diario de Culiacán, Nº 6823.

Posted in Artículo, Historia | Tagged , , , | Leave a comment

El sentido del pasado

Fuente: ¿Para Qué Sirve El Pasado?[1]

     Concuerdo con el planteamiento de la futilidad del concepto del tiempo. Ni el pasado ni el futuro pueden concebirse como reales porque no es posible experimentarlos cabalmente. El pasado no lo vivimos y el futuro menos, ambos estados existen en la imaginación, forman parte de un proceso mental encargado de considerarlos como importantes según sea el caso.

La historia abarca varios elementos, nombres, datos, pequeñas historias, enlaces… por eso resulta tan compleja. Kolakowski dice que “hay que apropiarse de la historia, con todos sus horrores y sus monstruosidades, y con su belleza y su esplendor, su crueldad y sus persecuciones…”[2]. Entiendo por esto que debemos comprender nuestra realidad desde múltiples ángulos y situaciones, con altas y bajas, ya que si no hubiera ese aparente desequilibrio los humanos no buscarían progresar en las actividades que desempeñan en lo indivicual y en lo colectivo.

Las banalidades de cada quien en su entorno cotidiano dejan de serlo cuando se observa que de vez en cuando repercuten en la historia como sucesos trascendentes, como ilustra el autor con los ejemplos de las andanzas de hombres como Alejandro Magno o los reyes de Francia, valorar su historia como valoramos nuestra propia historia.


[1] Kolakowski, Leszek, “¿Para qué sirve el pasado?” en: Letras Libres, mayo 2004, Año VI, pp. 26-28

[2] Ídem, p. 28.

Posted in Teoría y Filosofía de la Historia | Tagged , , , , | Leave a comment

Recuento de sucesos

Ahora un recuento del análisis que he hecho acerca del Coronatimo desde hace casi un año.

*Por centésima vez, el virus existe, pero la manipulación de voluntades y el engaño, también. Una cosa es que aparezca una nueva enfermedad y otra es que las autoridades e instituciones lo tomen de excusa para cambiar la forma de vivir de las personas toda vez que la amplia mayoría tiene poco sentido crítico para distinguir entre realidad y fantasía, entre certeza y exageración. Por desgracia también son los que deciden los resultados electorales.

* El virus como motivo de encierro involuntario, cuarentena, contingencia, toque de queda o como quieras llamarle cumple un año en marzo de 2021. Curiosamente varias actividades pospuestas en la primavera o verano de 2020 se retomarían en los próximos meses. Conciertos, Tokio 2020 (en 2021), Euro 2020 (en 2021), festivales, teatro, estrenos de cine, entre otros, verán la luz este año pase lo que pase. Cabe recordar que en 2020 la industria del entretenimiento solo “suspendió” actividades durante un par de meses. En mayo de 2020 se reactivó el futbol profesional en Europa (sin público) y en junio los foros y locaciones de grabación volvieron al rodaje de películas, series y programas en vivo (con las medidas necesarias, según esto). Si lo más importante es la salud, ¿por qué una industria multi millonaria como esa siguió adelante como si nada? La vacuna urgía y ellos podrían haber donado para ello o por lo menos esperar a que estuviera disponible la cura. ¿No verdad? “El show debe continuar, el público demanda entretenimiento y además debemos trabajar” … pero la salud es lo más importante, sí, claro. De ser así las compañías de seguros quebrarían por tanta celebridad contagiada y/o muerta (considerando aquellos que tienen seguros de gastos médicos mayores y/o de vida). ¿En serio crees que los famosos se arriesgarían trabajando si el virus ese fuera tan grande como lo pintan? ¿Son inmunes o ya estaban vacunados? ¿No será que es parte del plan? Tener a la perrada asustada y encerrada, pero entretenida.

*Nadie me quita de la cabeza que el semáforo epidemiológico es una tarugada a nivel de logística y los médicos que recomendaron “quedarse en casa” poco o nada tuvieron que ver con su diseño e implementación. Es utilizado con fines políticos y es una extensión del juego de “Simón dice”. Un día es amarillo, la otra semana es naranja tirándole a rojo, la siguiente es rojo carmesí, luego amarillo ámbar, verde, azul, verde azulado… En países como Escocia, Vietnam, Alemania o Japón se retomaron las actividades de forma gradual, evitando aglomeraciones, pero los estudiantes regresaron a clases hace varios meses y en México lo dejamos al criterio de los padres para evitar reclamos posteriores, aunque más bien para disimular que en muchas escuelas no tenemos agua y los insumos de limpieza son escasos. Pronóstico: mayoría de estados en verde “sorpresivamente” en vísperas de la elección 2021.

*Insisto en que la higiene básica no se inventó en 2020, por favor ya párenle a la paranoia. Si eras de los que no se lavaba las manos al terminar de orinar, bienvenido/a al grupo de los que siempre nos hemos cuidado de gérmenes y bacterias de forma cotidiana, pero sin miedo a contagiarnos de un virus que ha afectado al 2% de la población mundial. Siempre ha sido necesario el aseo de manos y limpiar áreas de uso personal y común. Que antes mucha gente no lo hacía es otra cosa, en mi caso siempre cargo jabón conmigo, sobre todo considerando que en mi escuela no hay y la presión del agua es escasa. El hecho de hacerlo con desesperación y por temor a “contagiarse” es prueba de que el miedo a enfermarse es OTRA ENFERMEDAD, más psicológica que real.

Por simple cálculo aritmético la mayoría va a sobrevivir y no por seguir las indicaciones al pie de la letra, sino porque el cuerpo humano es tan chingón que aguanta daños intencionales que le hacemos, sustancias poco recomendables que consumimos y nuestro valemadrismo a la hora de convivir en espacios públicos y privados. Cualquiera que haya nadado en una alberca pública puede preguntarse cuánta porquería no ha tocado cuando se sumerge o bebe accidentalmente el agua (desechos humanos de todo tipo, contaminantes, polvo, sangre, etc.); sin embargo, seguimos vivos y coleando. Ah, pero antes no existía el covid, ¿verdad? Cierto, aunque ha habido cólera, dengue, Ah1-n1 (el ensayo de 2009 para lo que sucede hoy fue reforzado por los Rockefeller en 2010; puedo compartir el documento a quien guste, allí se describe la vida en 2020/2021 paso a paso, con China como el ganón al final), ébola, zika… epidemias todas vendidas como pandemia. Ninguna lo fue, el covid tampoco lo es.

*El futuro de la educación: La vacuna en sí no arregla el problema (si es que es tan grande). Por lo que he averiguado y por reflexiones propias, en el aspecto educativo se trata de acabar con la escuela presencial para que todo sea en línea (gradualmente, pero ya estamos en fase beta). La amenaza de un virus convence a los temerosos y a los ingenuos, a los que preferimos usar el cerebro y el sentido común, no. El sustento de lo anterior es parte de la cuarta revolución industrial que se concretaría en 2035 y se puede localizar en la página del Foro Económico Mundial con el título “Schools of the future 2019”. Quien guste puede buscar en Google, no es invento mío (eso sí, es necesario leer con calma e interpretar). Tampoco quieren que salgas para comprar víveres (cada vez son más populares las aplicaciones Didi o Rappi, por ejemplo), el chiste es que estés aislado/a, y si es con miedo, mejor. Así te tendrán mejor controlado.   

*Los medios de comunicación masiva (tradicionales y electrónicos): Los medios manejan una agenda homogénea y aunque haya ciertas distinciones, la mayoría coincide en promover las medidas preventivas, en reportar contagios y decesos y en mantener a la gente atemorizada. Una empresa mexicana que llama la atención por su postura frente al COVID es Televisión Azteca, cuyos dueños han minimizado la epidemia al grado de llamar a reanudar las actividades con confianza y sin exageraciones. Hay una explicación económica para entender la posición de Ricardo Salinas Pliego y TV Azteca. Según la investigación de Cristina Martín Jiménez en su libro “La verdad de la pandemia: quién ha sido y por qué”, Televisa y Grupo CARSO (Slim) pertenecen al conglomerado inversor BlackRock Fund advisors (también lo integran google, amazon, CNN y la Fundación Rockefeller). Este grupo ha invertido en el desarrollo de la vacuna anti covid. TV Azteca no pertenece a este club, por lo tanto, no obtiene ganancias por promover las medidas preventivas ni por la vacuna. Están fuera de la jugada. Por eso la oposición a lo que otros medios han pregonado.

Agrego que los medios mencionados, otras compañías y espacios de entretenimiento como FOX, Netflix, ESPN, Microsoft, Citigroup, entre otros, pertenecen a familias como Rothschild, Gates, Hayek, Rockefeller que además de formar parte de grupos inversores como Morgan Stanley e invertir en la vacuna, se reparten el mundo a rebanadas y sus ganancias multimillonarias son incalculables. Esos mismos son propietarios de las grandes cadenas de televisión, agencias de noticias, sitios web y organizaciones no lucrativas que les ayudan a descargar sus impuestos disfrazadas de filantropía. En sentido coloquial: no dan paso sin huarache y todo lo que ha sucedido está fríamente calculado.

Es preciso indicar que los poseedores de las compañías farmacéuticas coinciden con los de “las grandes compañías tecnológicas (BlackRock, Morgan Stanley, Vanguard Group, J.P. Morgan) son los propietarios de los conglomerados de comunicación que difunden su propaganda, sus mentiras e ideología por todo el planeta” (Martín Jiménez, 2020, pp. 262-263). El mundo no es color de rosa y “los que tienen dinero apuestan en varias vacunas a la vez, porque ahí está su ganancia… en esta guerra sanitaria por los jugosos dividendos que produce la gran industria farmacéutica a costa del miedo inducido a la población” (Martín Jiménez, 2020, p. 266.). Es imperativo dejar la inocencia de una vez por todas. El mundo le pertenece a los que tienen dinero y cuando ellos lo deciden juegan a ser dioses titiriteros. En ti está cortar las cuerdas o bailar al son que te toquen.

*¿La vacuna es la solución?: El doctor Luc Montagnier, famoso por el descubrimiento del virus del sida (VIH) y ganador del premio Nobel de Medicina en 2008, ha afirmado que la COVID-19 es el resultado de un ‘accidente industrial’ que no habría surgido de manera natural, pues, según expresó, había detectado ciertos elementos del VIH en su genoma, así como del parásito encontrado en la malaria. El virólogo francés considera que el virus fue manipulado genéticamente en Wuhan, China por médicos que estaban trabajando en una vacuna contra el VIH porque el “genoma del coronavirus tiene secuencias semejantes a las del virus del sida”. A pesar de ser una voz autorizada en el tema, los medios de comunicación no lo han entrevistado para conocer a fondo su postura y la comunidad científica que sigue la versión oficial lo ha desacreditado varias veces. En 2017, Montagnier denunció la peligrosidad de ciertas vacunas y se opuso a la vacunación obligatoria si esta tiene un fin recaudatorio que pase por encima de la salud.

*Economía y política: Los cambios que proponen los poderosos (ONU, FMI, FEM, Banco Mundial, grupos inversores y los multimillonarios tantas veces mencionados) indican que pronto habrá un Nuevo Orden Mundial derivado de la crisis sanitaria que en realidad es más económica y política que otra cosa. La historia nos indica que de las grandes sacudidas (ej. Revolución Francesa, Segunda Guerra Mundial) siempre surgen nuevos paradigmas y modelos en materia de derechos humanos, cultura, política y, sobre todo, en cuestión financiera. El que seguiría es producto de la Cuarta Revolución Industrial impulsada desde hace por lo menos 20 años. En ese mismo periodo China es el país cuya economía ha tenido un crecimiento sostenido y acelerado mayor que la de potencias como Estados Unidos, Francia, Japón o Alemania.

      Para los ‘dueños del mundo’ (los que financiaron la vacuna, los que deciden qué presidente gobierna en sus sucursales, digo, en los países donde tienen inversiones e intereses, los grandes capitalistas que planearon y orquestaron el covid-19 y sus consecuencias) el modelo a seguir es el de China, si, el comunismo disfrazado de capitalismo chino/soviético que en el siglo XX fue tan rechazado y vilipendiado por Estados Unidos y sus aliados, sobre todo durante la Guerra Fría (1946-1990). De aquí a 2035 pretenden que todos vivamos igual: separados, usando internet para todo, vacunados y “felices” (como en ‘Brave New World’), sin dinero físico (adiós al papel moneda, vengan los bitcoins y las transferencias electrónicas), teniendo miedo y desconfianza de los otros (o de cualquier virus que surja o reviva, como el de la viruela), sin espacio propio (las comunas hippies tan criticadas hace 54 años serían lo máximo, lo mismo las “ecocapsules”), todos trabajando por el bien colectivo (de preferencia a distancia porque es “peligroso” compartir un espacio público), sin aspirar a acumular capital porque eso es obsoleto e inhumano (además las quiebras estarían a la orden del día) y prácticamente sin viajar porque cualquier ciudad de América Latina sería idéntica a una de medio oriente. Todo esto luce muy lejano y absurdo ahora mismo, yo opino que la única forma de revertir eso no es tanto la oposición directa que muchos manifestamos, sino el egoísmo natural del ser humano. Hace algunos años Frank Zappa sintetizó así el problema de la ideología “roja”: “El comunismo no funciona porque a la gente le gusta poseer porquerías”. Deseo que tan sabias palabras surtan efecto tarde o temprano.

*La gente comparte la información de que entraríamos en una ‘tercera ola de contagios’ y los medios llaman a reforzar las medidas, a no salir, a no abrazar ni a tus familiares y todo eso que solo fomenta la desconfianza y el prejuicio…yo lo interpreto como la tercera fase del plan elaborado por quienes inventaron el virus y también la vacuna “salvadora”. 1. Primera ola de contagios (primera fase del plan: infundir el miedo y reportar los primeros casos en cada país) 2. Segunda ola de contagios (segunda fase: anunciar que ya existe una vacuna, pero reportar más casos incluyendo los de resfriado, gripe y otras con un par de síntomas que coincidan con el SARS-COV2 para engordar las cifras) 3. Tercera ola de contagios (tercera fase: la vacunación avanza, falta lo mejor. Hay contagios esporádicos, pero todavía hay que decir que son muchos) 4. Decrecen los contagios (cuarta fase: vacunación casi total, inicia la expedición del pasaporte sanitario y empezamos a hablar de “inmunidad de rebaño”) 5. El COVID ha sido erradicado, pero no hay que confiarse (quinta fase: el pasaporte sanitario, más importante que cualquier otro documento a partir de 2022, incluirá todos tus datos personales y sin este no podrás comprar ni un chicle en la tienda de la esquina. Ya no digamos viajar o adquirir artículos más costosos). Dice Cristina Martín Jiménez (2020, p. 180) que “en su «nueva normalidad», estos programas también servirán para calificarnos a todos como buenos o malos ciudadanos y nos restarán puntos castigándonos a no viajar, no ir al parque o no salir de casa si no acatamos las órdenes en base a la nueva conciencia social que han diseñado”. Mientras la mayoría siga dormida y aterrorizada, dicho plan cumplirá todos sus objetivos.

*El cubrebocas: ya he manifestado en diversas ocasiones que no estoy de acuerdo en usarlo no solo porque estorba y dificulta la respiración, sino porque no previene ningún contagio. En lo particular me incomodan varias prendas porque mi sentido del tacto es el más desarrollado/delicado que tengo. Un bozal o pedazo de tela resulta insoportable, por eso cuando me veo obligado a portarlo prefiero una bufanda. Ahora bien, además de que esa cosa simboliza el silenciar a la mayoría, lo cual fascina a los poderosos, sobre todo si son masones, no garantiza nada, solo es una falsa sensación de seguridad -muchos dicen que lo usan porque “me siento más seguro/a”- y la prueba está en que una gran cantidad de contagiados (del virus ese o de resfriado común, ya ven que los médicos a veces se “confunden”) lo utilizaban cotidianamente e igual se enfermaron. Claro que varios tenían un miedo tremendo y la sugestión siempre daña al sistema inmune.

Entonces si igual te contagias, ¿por qué se utiliza? Fácil, para reactivar la economía y porque la vacuna no estaba lista. De no haber firmado los decretos de obligatoriedad, los gobiernos serían regañados por los magnates que patrocinaron y ordenaron este teatro (varios del Club Bilderberg, según Cristina Martín Jiménez, Rubén Luengas y otros). Cabe recordar que los acuerdos económicos entre países no son solo con capital propio (erario), también hay inversores con capital privado y quien tiene dinero impone sus intereses a nivel político, cultural y social. Es URGENTE quitarse la venda de los ojos y perder de una vez por todas la inocencia intelectual. Nadie va a respirar por ti, pero si no usas tu inteligencia, otros SI pueden pensar y decidir por ti. Usa tu cerebro, no te coloques el cubrebocas sin antes analizar por qué lo estás usando.

*La sana distancia: Empiezo por decir que la mentada distancia de 1.5 a 2 metros es la misma de siempre, ya lo he comentado: salvo los empalagosos y cuando hay aglomeraciones, la mayoría de las personas respeta el espacio personal de los demás por sentido común y respeto, no por temor a contagiarse como ahora. No vamos por la vida abrazando a CADA PERSONA que se atraviesa por nuestro camino y cuando lo hacemos es con respeto y sin miedo… bueno, hay excepciones. ¿Por qué no funciona la “sana distancia”? Primero por las contradicciones. Dijeron que te quedaras en casa, que en familia pasaríamos este trance y que había que desconfiar de los extraños. Si cualquiera puede ser portador y contagiar a otros, ¿tu familiar no te puede contagiar? Si, la diferencia es que no se lo reprochas (habrá quien sí), sea un hermano, hijos o pareja.

Otro punto. Si durante 2020 no tenías pareja y conociste a alguien en algún momento, puede que al principio tuvieras dudas sobre el contacto físico, sobre todo si ambos temen al virus. Un abrazo leve, alguna palmada o caricia y hasta allí; sin embargo, si hay atracción mutua en algún momento tendrán mayor confianza, más ganas de tocarse, de acariciarse bien y bonito, y luego… adiós sana distancia. Se te olvida porque si tienes novia/o además de compañía, lo que buscas es contacto físico y/o íntimo. Por tanto, la nueva pareja se verá como un ente familiar y libre de pecado (¿y el miedo, amá?). Obviamente no vas a ir por la vida besuqueando, acariciando o fastidiando a cualquiera (algunos sí lo hacen). Por eso un personaje de internet dijo: “Pinche gente pendeja, hipócrita. Ahí andan con el hocico tapado todo el día, y en la noche se bajan a mamar pepa y pito”. Efectivamente es una hipocresía porque los que se dan baños de pureza siguiendo las medidas y condenando a quienes no, en privado actúan como actuamos los sensatos que tenemos sentido común y no nos auto engañamos: normal y sin perder la calma.

* No soy sociable y por lo mismo rara vez acudo a fiestas, reuniones o lugares con mucha gente. Si no voy es porque no me gusta, no por temor a “contagiarme” de algo, menos de una enfermedad de las vías respiratorias que ha llegado para quedarse y tendremos que lidiar con ella durante mucho tiempo, pero más vale hacerlo sin miedo y recuperando nuestra tranquilidad cuanto antes. Lo digo por quienes no lo han realizado y confían en que todo pasará pronto sin hacer algo al respecto. Por otra parte, mi personalidad es indómita y me opongo a cualquier situación obligatoria, siempre, toda la vida. Suelo cuestionar aquellas acciones colectivas que la gente lleva a cabo sin dudar de la intención y de la veracidad de quienes las ordenan. Quienes me conocen saben que cuando no estoy convencido, nadie puede obligarme a hacer lo que no quiero, desde bailar hasta vestir el mismo color que los demás en una fecha especial.

No tengo la edad suficiente como para que la experiencia de vida me respalde (voy a cumplir 40 años en 2021), eso lo sé; no obstante, mi deseo de averiguar qué hay detrás de todo esto se ve enriquecido por una curiosidad innata, desde niño he preguntado acerca de lo que llama mi atención en cualquier ámbito. No me gusta decirlo para no caer en la arrogancia, pero aquí va: soy inteligente, es el primero de mis “problemas”, un segundo es que leo mucho más que los que se dicen lectores (en parte por el tiempo libre que me queda por no convivir con gente y porque me gusta leer), el tercero es que uso el cerebro para pensar empezando por el sentido común y la lógica. Algo que les ha faltado a muchas personas durante esta crisis. Se olvidan de lo más elemental: cuando hay inconsistencias y contradicciones es cuando te empiezas a preguntar que algo anda mal. En el caso del COVID-19 hay muchos ejemplos ya mencionados. En cuarto lugar, no tengo miedo del virus ese ni de otra cosa. La última vez que sentí temor por algo fue en 2010 cuando recibí amenazas de muerte por teléfono -luego supe que era intento de extorsión- y aunque no fue fácil vencer el miedo, lo logré con paciencia, terapia psicológica y con la fuerte convicción de que la vida tiene que continuar pase lo que pase.

Por eso invito a los demás a dejar de temer, a cuidarse no solo de una enfermedad sino de las intenciones de fuerzas poderosas que no vemos, pero que sentimos sus efectos con el enorme poder de sugestión que una amenaza viral ha hecho sobre la conciencia de millones de personas que parecen tener poca inteligencia para analizar y muy poca memoria para recordar que esto lo han hecho varias veces. Reitero: los medios de información y los gobiernos no son autónomos, dependen de la voluntad y el recurso de los representantes de familias y conglomerados empresariales que juegan a los dados con la humanidad porque son perversos, tanto dinero y poder les ha hecho creer que son dioses. Soy ateo, pero no encuentro otro adjetivo más adecuado para que mi argumento resulte todavía más claro.

*Soy docente y empleado de apoyo (en 2 escuelas distintas) y estoy harto de trabajar desde casa. Prefiero acudir al centro de trabajo en el horario que me corresponde a estar laborando a altas horas de la noche atendiendo los pendientes o lo que se les ocurre a los jefes de último momento. El estar frente a la computadora casi todo el día atrofia la vista y la capacidad de funcionar por el cansancio excesivo. Hay quienes dicen que esto es temporal, pero ya llevamos un año y he escuchado o leído comentarios de que algunos quieren seguir así por temor al contagio (o porque ya se acostumbraron). Yo nunca me acostumbraré a la Nueva Esclavitud y voy a alzar la voz siempre que me sea posible. Reitero: prefiero regresar cuanto antes al trabajo presencial a pesar de que no uso bozal y tendría que hacerlo (salvo en lugares cerrados porque lo piden para otorgar el servicio, el resto del tiempo soy libre).

*Resumen: En síntesis, el nuevo virus pretende lo siguiente. A) Reducir la población mundial, principalmente ancianos y jubilados que le pesan a los sistemas de pensiones. También sobran los enfermos crónicos porque cuesta muy caro mantenerlos con vida. B) Aterrorizar a la gente para convencerla de que se encierre en su hogar -quienes lo tienen- y entre menos gente salga, mejor. Así creamos la ilusión de que no existen. C) Vacuna obligatoria y pasaporte sanitario para acceder a bienes y servicios. Mucha gente quiere vacunarse por que el terror los invade, otros para qué termine todo esto, otros no queremos vacuna no por temor o simple oposición, sino por ser obligatoria.  D) Eliminación del papel moneda porque cada vez es más común pagar con tarjeta sin tener que sacar efectivo. No digo que esté mal, solo que la crisis económica que se avecina sería la excusa perfecta para cambiar el paradigma y convencer a la gente de que es mejor el dinero electrónico. Cuando eso suceda, la Casa de Moneda será un museo más. En teoría recibirías tu sueldo cada quincena como te depositan ahora, en realidad no tendrías nada porque no podrías retirar efectivo del cajero automático. E) Compra en línea para eliminar “riesgos”. Inaudito adquirir un automóvil o ropa de esta forma porque requieres verlos y/o probarlos antes de decidir; sin embargo, ya existe la opción que poco a poco se convertirá en la norma obligatoria y la mayoría de los negocios tendrán qué implementarlo a riesgo de quebrar. Como opción si, como acto imperativo no lo acepto. F) La desconfianza y prejuicio entre muchas personas después de esto podría derivar en un descenso en la necesidad y gusto por relacionarse o reproducirse (como en las películas ‘Demolition Man’ o ‘Children of Men’), Contribuyendo así a reducir la población mundial. Después no hará falta un virus que se lleve a un par de millones, pues los que están morirán poco a poco y los más jóvenes no querrán tener hijos, sobre todo considerando que llegarían a vivir en la Nueva Esclavitud. ¿Quién en su sano juicio querría eso para su descendencia? G) El extremo negativo de las cosas podría no darse por lo siguiente. Además de que todo resultara cierto y de verdad estuviéramos sobreviviendo a la primera gran epidemia del siglo XXI, conviene recordar que a una etapa de supresión y restricción le sigue una de libertad y desenfreno. Por lo menos es lo que ha sucedido en otros momentos históricos como la dictadura argentina, la guerra civil española y la segunda guerra mundial. En esos conflictos las personas que antes no tenían libertad de expresión, luchaban por sobrevivir o tenían que defender sus ideales políticos y religiosos a riesgo de perder la vida, luego de terminado el yugo que los sofocaba devino una época de libertad o libertinaje en varios de ellos. No necesariamente sería así, aunque si habría alivio y tranquilidad entre la gente luego de la epidemia/plan SARS-COV2. H) Otro rayito de esperanza es la escasa memoria histórica que tienen las personas. Así como muchos han olvidado por completo que vivimos algo similar en cuanto a restricciones y cuidados en 2009 con el AH1-N1 (duró 3 meses, es la gran diferencia), en cuanto el virus ese deje de imperar en todos los medios de comunicación de cualquier tipo, inicia el proceso de olvido y el darle la vuelta a la página, dejando el asunto en el interés de nosotros los historiadores y científicos sociales. Los demás volverán a vivir como si nada hubiera pasado porque literalmente lo habrán olvidado.

*Predicción que podría ocurrir de aquí a 12 años: Turismo con drones. Como habrá más epidemias para reducir la población y asustar a los que menos piensan -p. ej. la viruela está resguardada en un laboratorio de Georgia, Estados Unidos, patrocinado por Bill Gates-, la nueva modalidad consistiría en contratar drones que sobrevuelen la ciudad o país que te gustaría conocer. Por ejemplo, la gran Muralla China. Pagas en línea el alquiler del aparato y escoges un día y una hora específica para el tour virtual por los lugares más recónditos del planeta que no conviene visitar in situ por “precaución”. No nos vayamos a contagiar del virus que esté de moda por entonces, mejor lo hacemos desde casa seguros y encarcelados. Si llega a suceder, no olvides darme el crédito por haberlo dicho primero. Cheers.

Escribió: Israel Nungaray González (Ciudad Juárez, México, 31 de marzo de 2021)

Posted in Ensayos, Opinión | Tagged , , , , , , , | Leave a comment

El neoliberalismo en América Latina

En la época reciente los países de América Latina han optado por el camino del Neoliberalismo. Las condiciones de pobreza, subdesarrollo y deuda impagable orillaron a los gobernantes del continente a optar por el modelo neoliberal, la privatización de empresas paraestatales, la concesión a inversores extranjeros para aligerar la carga. Es por eso que la distancia entre ricos y pobres ha sido más notoria desde que esta estrategia fue implementada. En los años 80 los préstamos bancarios bajaron, la tendencia exportadora no rendía frutos y los problemas fiscales estaban a la orden del día. A finales de la década aparecería el neoliberalismo como vía de solución a la crisis. “La aparición de un nuevo modelo de desarrollo trasformó casi todos los ámbitos de la política económica”[1]. Así, los intelectuales se encargaron de difundir la conveniencia de un modelo que de cualquier forma sería aplicado.

En Estados Unidos había dejado de ser prioridad la batalla contra el comunismo para darle paso al combate a las drogas. Las empresas multinacionales estadounidenses fueron seducidas por la oportunidad de aumentar sus ingresos en el caldo de cultivo que representaban los países latinoamericanos recién convertidos al neoliberalismo. Así mismo, la expansión del mercado llevó a México a firmar un tratado de libre comercio con sus vecinos del norte “para obtener un acceso garantizado a sus exportaciones y una mayor integración al sistema económico estadounidense”[2]. El pesimismo de la década de los 80’s dio paso al optimismo en los noventa, quizá respondiendo al hecho de un cambio de paradigma, no tanto de resultados, pues la pobreza, educación y gasto social seguían siendo temas sin resolver. Es como cuando hubo cambio de partido en el poder en México, fue más la emoción por ver al PRI fuera de Los Pinos que una atenta observación al hecho de que sólo cambiaban los nombres y los colores dentro de una misma forma de gobierno neoliberal.

El Fondo Monetario Internacional cobraría importancia a partir de entonces, los préstamos para reajustar la economía corrían a cargo de ese organismo y del Banco Mundial. Luego de 1982 la deuda fue reestructurada a pesar del historial crediticio negativo de América Latina, cuyos gobernantes confiaban en saldar la deuda con la colaboración de los acreedores, es decir, mediante una reprogramación del pago y el seguir percibiendo dinero prestado[3]. Los bancos fueron liberados de responsabilidad, pero en realidad América Latina emitía hacia el exterior más en intereses y utilidades que lo que recibía en influjo de capital[4]. El retraso en el pago de la deuda y la acumulación de préstamos impidió que América Latina ingresara en la dinámica económica mundial. A pesar de que hubiera organizaciones como el Banco Interamericano de Desarrollo o el ya nombrado FMI, la realidad es que permanecía la desventaja y la pauta era marcada por las naciones con capital consolidado. El modelo de desarrollo se iba ajustando poco a poco a los lineamientos de los poderosos.

Escribió: Israel Nungaray González (Ciudad Juárez, México, 2010).


[1] Thomas Bulmer. “La deuda, el ajuste y la recuperación” en: La historia económica de América Latina desde la Independencia, Fondo de Cultura Económica, México, 1998, p. 425.

[2] Idem, p. 426.

[3] Ídem, p. 429.

[4] Ídem, p. 431.

Posted in Artículo, Historia | Tagged , , , , , , | Leave a comment

La Primera Guerra Mundial

     A continuación, describo brevemente el proceso de la Primera Guerra Mundial según la investigación de Pierre Renouvin. El autor hace una interesante reflexión acerca de la situación de los actores que tomaron parte de tal conflicto bélico. Los jefes de Estado veían la guerra como algo inminente y necesario, pues la carrera armamentista[1] tanto terrestre como naval ni podía detenerse y había que defender los intereses de la patria. Para ello se alentó al pueblo que atendía gustoso la campaña nacionalista emprendida por sus dirigentes.

El detonante que apresuró el comienzo de las hostilidades fue el homicidio del archiduque de Austría-Hungría Francisco Fernando, de origen serbio. Su muerte derivó en un enfrentamiento entre Austria y Serbia al que pronto se uniría la Rusia zarista, la cual había enviado protección tras enterarse del bombardeo sobre Belgrado. Alemania entró en el pleito cuando Francia (país aliado de Rusia) se negó a permanecer neutral en la guerra.

Las potencias europeas entraron en guerra en 1914. Alemania y Francia contaban con fuerzas armadas numerosas muy bien organizadas. El ejército alemán era netamente superior en artillería pesada, ametralladoras y automóviles[2]. Las reservas rusas eran mayores, pero les faltaba armamento y oficialidad. Los estados beligerantes debían crear una industria de guerra por lo que sus poblaciones sufrieron las consecuencias pues, aunque cubrían sus necesidades básicas, una gran parte de los recursos económicos eran destinados para la construcción de la mencionada industria. Además, existía la creencia (sobre todo por parte de los alemanes) de que la guerra duraría poco tiempo.

Numerosas batallas fueron libradas durante los cuatro años siguientes, destacando las de Verdún y Somme, en Francia. Esas campañas fueron catalogadas como “desgaste” para el ejército alemán. Fue con la entrada de los Estados Unidos en 1917 que comenzó a gestarse el camino hacia una resolución. Otro factor determinante fue el inicio de la Revolución Rusa que obligó a su gobierno a abandonar la guerra.

El presidente de los Estados Unidos Woodrow Wilson había publicado un manifiesto de 14 puntos propuesto a los países beligerantes para finiquitar la guerra. Luego de un periodo de estancamiento en el que Alemania mantenía sus tropas ocupando Rusia y Rumania, los países aliados pidieron el armisticio al gobierno teutón. Presionaron con el bloqueo de sus flotas navales y exigieron el retiro militar del territorio belga y francés.

Alemania perdió la guerra en la mesa (su ejército era fuerte, podría resistir y ganar en el campo de batalla). Con la firma del tratado de Versalles la guerra concluyó en 1918. Las consecuencias para el pueblo alemán fueron graves: desempleo, confusión, desesperanza, endeudamiento y la sensación de ser los culpables les marcaron. Tardarían un tiempo considerable en reorganizar al país, pero eventualmente lo consiguieron.


[1] Los principales implicados eran Alemania, Francia, Gran Bretaña y Rusia.

[2] Información tomada de Renouvin, Pierre. La Primera Guerra Mundial. Orbis, Barcelona, 1985.

Posted in Artículo, Historia | Tagged , , , , , | Leave a comment

Más allá del virus: consecuencias humanas de la nueva enfermedad

“En esta empresa de persuasión colectiva,

los grandes medios desempeñan un papel fundamental,

mucho más eficaz en la medida en que se presentan cubiertos

por el manto de la objetividad y la imparcialidad.

En realidad, a fuerza de propagandas silenciosas,

van a inocular un veneno lento y a defender los intereses

de los principales grupos económicos” Ignacio Ramonet, 2009.

Entrada

El presente texto aborda las situaciones derivadas del virus nuevo (COVID-19) que han sido pasadas por alto por medios de información oficiales y por personas que viven aterrorizadas pensando que hasta en sueños se pueden contagiar. Es verdad que en 2020 la humanidad ha tenido que adaptar sus actividades laborales y de ocio a las restricciones impuestas por las autoridades y recomendadas por la Organización Mundial de la Salud, mas no por eso es adecuado quedarse en suspenso, esperando que “todo pase pronto” sin pensar los cómo, por qué, para qué, quiénes y hasta cuándo. Así, el uso generalizado de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) para el trabajo a distancia, las consecuencias económicas que ha traído el virus y la incertidumbre que ha atacado a cientos de miles hasta el punto de la histeria son tratados en este ensayo.

      Es probable que muchos hayan escuchado acerca del ‘nuevo orden mundial’ y de la posible reestructuración o “reseteo” económico que seguiría a la crisis post virus. Es difícil adelantarse a los hechos o explicar a ciencia cierta cómo sería, pero con base en la revisión de varios documentos y videos he llegado a las conclusiones expuestas a continuación. Asimismo, invito nuevamente a reflexionar acerca del asunto sin miedo y con cautela porque el SARS-COV2 no solo se trata un problema de salud pública, va mucho más allá de la mera supervivencia que las autoridades nos quieren vender como “nueva normalidad” y que sería el principio de un Nuevo Orden Mundial. Soy alguien que no soporta las mentiras ni las contradicciones intencionales en ningún aspecto de la vida. Por eso dudo, investigo y cuestiono cuando encuentro incongruencias como las que tiene la epidemia actual.

Opciones si, obligaciones no

Comienzo por aclarar algunos puntos. El virus existe, no hay duda de eso. También hay otras enfermedades con síntomas similares como gripe, resfriado y tifoidea que podrían explicar tantos diagnósticos (falsos positivos). Médicos como Natalia Prego han criticado las pruebas rápidas porque a personas con uno o dos rasgos del COVID-19 las clasifican como tal, incluso con la certeza de que no están contagiadas. Ejemplo: En Ciudad Juárez una señora de la tercera edad, tía de una vecina, acudió al hospital porque tuvo complicaciones derivadas de la diabetes, obesidad e insuficiencia renal que padecía. Estuvo 3 días internada y las pruebas de covid que le hicieron resultaron negativas. Al final falleció a consecuencia de los males antes referidos, pero fue registrada como muerte por el virus nuevo.

        Dicho lo anterior, el propósito que persigo está implícito en el título: ir más allá de la enfermedad con pensamiento crítico y reflexivo porque las numerosas contradicciones, inconsistencias y desinformación invitan a poner en duda las cifras de contagios, la efectividad de las precauciones, las decisiones de las autoridades y el verdadero alcance de un virus con menos del 1% de letalidad (OMS, 2020).

       Según cifras aproximadas de organismos oficiales se han perdido más de 5 millones de puestos de trabajo solo en Estados Unidos y México (El Universal, 2020). La consecuencia más grande del ‘virus ese’ ha sido económica, más que de salud[1]. Es por lo menos raro que las medianas y grandes empresas hayan accedido a cerrar sus puertas o limitar sus ventas durante varios meses como si nada. En los años venideros podríamos tener la respuesta.

       En 2009 la tecnología de comunicación rápida vía redes sociales y software de mensajería instantánea no estaba tan desarrollada como en 2020. Por lo que era muy difícil mantener a la gente separada, pero junta a través de internet. Eso sí, ocupada, entretenida y en muchos casos con miedo al virus y/o a pensar. En ese año la epidemia del AH1-N1 duró aproximadamente 3 meses con las mismas recomendaciones que hoy, pero sin restricciones totalitarias y globales como el encierro, el bozal obligatorio y la “pulcritud” que impera en todos los lugares a los que vamos. Algo imposible de conseguir, pero fácil de simular.

         De acuerdo con información del Foro Económico Mundial la Cuarta Revolución Industrial implica, entre otras cosas, un crecimiento y popularidad cada vez mayor de las TIC, la robótica y el resguardo de información en microchip para ahorrar espacio. ¿Luce adecuado y vanguardista? Si. Lo que no se indica con claridad es qué consecuencias traería a largo plazo una propuesta como Neuralink (consiste en instalar un microchip en el cerebro de pacientes con discapacidad y controlado por medio de un teléfono celular con la intención de ayudarles a desplazarse, comunicarse o ver). Al respecto refiero un episodio de la serie ‘Black Mirror’ donde aparecen personajes del futuro que se insertan un chip en el cerebro voluntariamente y las consecuencias son negativas. ¿Quién nos garantiza que no sucederá eso en la vida real? Ni hablar del sentido “alimentario” que se le quiere dar a las impresoras 3D. Elon Musk y la gente que impulsa su proyecto proponen que el ser humano del futuro podría ser una fusión entre hombre y máquina debido al convencimiento que tienen acerca de su efectividad. A su vez cuestionan el significado del ser humano y sugieren que lo que somos actualmente es obsoleto y es hora de redefinirlo. Es la retórica básica del transhumanismo.

       La epidemia (que no pandemia porque si así fuera el conteo de decesos superaría los 10 millones) del virus nuevo ha durado demasiado y la versión oficial es que no se había encontrado una vacuna. Hoy hay varias opciones con laboratorios y farmacéuticas que realizan pruebas veloces para obtener la patente antes que nadie, incluso ya ha comenzado la distribución de las primeras dosis, empezando por los países industrializados que realizaron la inversión. Quizás no se habían puesto de acuerdo las autoridades médicas y políticas que tienen al mundo en jaque. La intención de gente como Bill Gates es que su vacuna o cualquier otra sea aplicada a la mayor parte de la población mundial. Por solicitud o necesidad, si, por obligación o como condición laboral, no lo acepto. ¿Tú lo harías?

        La realidad evidente no es la única, existe otro mundo, también real, pero oculto, con sus intereses particulares y formas de presionar a los gobernantes y a los ciudadanos para lograr sus propósitos. Ese mundo real e invisible lo forman seres con una psique distinta a la del resto de los mortales. Ellos trabajan en colaboración para adquirir más poder (Martín, 2020), aunque también pelean entre sí. Así como el mal es la contraparte del bien, es urgente ver la situación actual sin inocencia y entendiendo que el mundo descansa sobre dos ejes fundamentales: economía y política (Bauman, 2006), cuyas ramificaciones derivan en todo lo demás incluyendo la seguridad, la felicidad y el bienestar de los seres humanos. Por desgracia eso interfiere con los intereses de los poderosos (Beck, 2004), como veremos a continuación.

     Según la información del documento Scenarios for the Future of Technology and International Development (The Rockefeller Foundation y la Global Business Network) la epidemia de 2009 no tuvo los alcances proyectados (¿cantidad de muertos insuficiente? ¿consecuencias económicas no tan graves considerando la crisis posterior a 2008?); sin embargo, ese documento anticipa que una nueva epidemia sucedería en 2012 y sería más efectiva (vimos que en realidad pasó en 2020). Asimismo, afectaría al 20% de la población mundial y las consecuencias son de sobra conocidas. En palabras de Cristina Martín Jiménez (2020), este plan se retrasó porque las élites esperaban que Hillary Clinton ganara la elección de 2016 en Estados Unidos porque la entonces senadora sería más fácil de manipular que Donald Trump. Finalmente, y reiterando que el aspecto económico es el más importante (DW, 2020), procedo a exponer los siguientes puntos.

Internet para unos y vacunas para todos

La ONU anticipa que la vacunación forzada empezaría en 2021 como parte de la Agenda 2030 que consiste en un mundo globalizado en economía, educación, cultura y política. No me atrevo a asegurar que el virus haya sido creado en un laboratorio con el objetivo de reducir la población mundial, aunque es verdad que somos muchos y los recursos naturales se agotan; no obstante, como hizo Mr. Burns en ‘The Simpsons’ al bloquear el sol, el trabajar desde casa gracias a las plataformas online, aplicaciones, correo electrónico, webcam, chat, entre otros, crearía la ilusión de que hay menos personas porque estas no andan en la calle. Considero que lo sucedido en 2020 ha sido una ‘fase beta’, un entrenamiento para que la gente se adapte a socializar sin hacerlo físicamente porque se ha acostumbrado a Internet y su increíble capacidad de acortar distancias.

      Las herramientas en línea me parecen muy adecuadas y útiles como complemento, pero no deben sustituir la convivencia y las labores presenciales como las conocemos porque profesiones como la medicina y la docencia requieren del indispensable contacto humano para ser efectivas y porque la sociedad en general se ha construido de esa manera. Al respecto refiero el artículo “How can we prepare students for the Fourth Industrial Revolution? 5 lessons from innovative schools around the world”, allí se especifica la ‘conveniencia’ y ‘necesidad’ de que la educación del futuro se lleve a cabo desde cualquier punto del planeta gracias a internet, excepto en el salón de clases. ¿Cómo vamos a desperdiciar las opciones que nos brinda la tecnología si ya están aquí? No, tomar clases en un aula es anticuado, hay que ver hacia adelante. Es un hecho que los programas y planes de estudio y las estrategias didácticas deben renovarse; empero un software como Classroom o Zoom no debe sustituir el proceso social/humano entre docente y aprendiz. De las clases por televisión no hablo, solo digo que son programas televisivos, no educativos.

   Aunado a eso vendrían las secuelas a nivel laboral y sindical, pues en el gremio magisterial existen plazas adicionales a las de docentes y directivos. Entre estos tenemos a trabajadores manuales, secretarias/os, prefectos, orientadores y trabajadores sociales. En el hipotético escenario de que ya no hubiera escuelas entendidas como espacio físico donde se imparten clases y que todo fuera virtual/a distancia, varios puestos de trabajo saldrían sobrando como prefectura, trabajo manual o velador, ya que al no hallarse los elementos necesarios para realizar tales labores (los prefectos trabajan directamente con alumnos y maestros, mientras que los trabajadores manuales o conserjes se encargan de la limpieza de las escuelas), no tendría caso mantener ocupados dichos espacios y eso beneficiaría al Estado porque adelgazaría la nómina magisterial y por ende las pensiones. No está demás agregar que no deseo que esto suceda.

       Imaginemos que en el futuro cercano los edificios donde antes había una escuela, después solo haya un baldío o, en el menos peor de los escenarios, habría un centro informático donde estaría la red proporcionada a la escuela por el gobierno (en el caso de escuelas públicas) y quizás solo requeriría la presencia de un empleado/a de mantenimiento y cuidado del equipo. Eso si las cosas llegan a tal extremo negativo porque también podría ocurrir que solo regresarían al trabajo presencial aquellos que acepten el código QR que explicaré más adelante.

       La Cuarta Revolución Industrial también considera que dentro de pocos años la mayoría de las personas realice sus compras en línea o por medio de apps y servicios de reparto[2] (delivery, favor de recordar la nueva app “Rappi” u otras como ‘Didi food’). Ya no será útil ni correcto salir de tu casa para entrar a un establecimiento a comprar ropa, alimentos, gadgets, libros o aparatos electrodomésticos. Tampoco el papel moneda será necesario. Por lo menos nosotros los de a pie no tendríamos derecho a este. Los ricos seguirán acumulando capital en forma de billetes y monedas. Nos pagarían con transacciones en línea para que no volvamos a “preocuparnos” por manejar el sucio dinero tan lleno de bacterias y microbios. Insisto: pagar en línea como una opción más me parece correcto, pero encuentro terriblemente fascista que sea la norma obligatoria.

       En entrevista con Rubén Luengas, el periodista Jesús Escobar acuñó el concepto “Esclavitud digital”[3] para referirse a la situación actual donde muchas personas están atadas a los aparatos de telecomunicación para trabajar y para divertirse. El aleccionamiento y las destrezas adquiridas no tienen mucho tiempo –si acaso 10 años-, y eso ha permitido que las dinámicas laborales y sociales se agilicen, pero en sentido perjudicial también limitan la capacidad de muchas personas para entablar vínculos socio afectivos. Es estéril y peligroso depender de eso, creer que uno domina el mundo entero gracias a Internet cuando no se tiene la cultura suficiente para discernir la información buena de la mala (Bauman, 2013). Aunado a ello, la censura en internet se facilita gracias a las redes sociales por la inmediata respuesta a una opinión o información publicada por cualquier persona. Sin contar con los filtros y algoritmos que sitios como Facebook o YouTube manejan cotidianamente[4].

     Todos estos cambios podrían ser temporales y quizás se regrese a la rutina en pocos meses o años, pero si resulta al revés ya no habrá vuelta de hoja porque muchas personas consideran inocentemente que solo se trata de un problema de salud que podemos resolver entre todos. Propongo un ejercicio respecto a lo que hemos vivido este año. Además del distanciamiento social, la limpieza de manos con jabón (el gel anti bacterial mata las bacterias, no los virus), aseo de superficies y lugares (algo común si se suele vivir con asepsia, entiendo que hay quienes descubrieron el lavado de manos apenas en 2020), quedarse en casa si tienes ingreso seguro y puedes laborar desde allí (recordemos que decenas de millones viven al día), uso de un cubre boca que no evita ni distribuye el contagio (favor de leer con detenimiento la recomendación de la OMS al respecto), entre otras cosas causadas por un virus dañino, pero no mortal para personas sanas, ya que la tasa de mortalidad es del 0.6% (OMS, 2020), si sacamos el COVID-19 de la ecuación, ¿la gente trabajaría a distancia y optaría por las novedades tecnológicas ya referidas tan de repente y por decisión propia? ¿Será casualidad que cada vez hay más publicidad que ensalza sus beneficios? ¿Y si mejor no salimos de casa jamás? ¿Y si mejor dejamos de temer y comenzamos a pensar con detenimiento?

        En cuanto a la postura opuesta es curioso que en Alemania la mayoría de las personas que han estado en contra de las medidas sanitarias, en particular el encierro y el uso del cubre bocas, sean de la extrema derecha. Por el contrario, en México los que están más a favor del bozal (reiterando que no sirve de mucho portarlo si estás sano, según la OMS) son los de ideología derechista. Más extraño es que en ambas naciones gobierna un presidente emanado de un partido de la izquierda moderada.

        La información extra oficial de autoridades gubernamentales y medios de difusión dice que usar cubre bocas[5] previene el contagio del COVID-19 y que así los ciudadanos contribuyen a la solución del problema. Entiendo que es más fácil pedirle a la gente que se tape la boca a averiguar si cada persona es higiénica o no. La información oficial emitida por la Organización Mundial de la Salud y varios médicos epidemiólogos indica que el lavado de manos, alimentarse bien, ejercicio y la distancia social (que insisto, salvo en aglomeraciones o casos especiales, es la misma de siempre) si ayudan a frenar el avance de la enfermedad. Sobre el bozal indican que deben usarlo enfermos y quienes cuiden de estos.

         Yo opino que es una especie de ‘placebo’ que evita la propagación de la histeria y brinda una falsa sensación de seguridad porque he sabido de varias personas que lo usaban hasta en la ducha, no salían de su casa, seguían las recomendaciones y aun así se enfermaron. También se impuso el uso obligatorio de la mascarilla porque había que reactivar la economía y de esa manera a la gente no se le olvidaría que el medicamento todavía no estaba listo. Entonces, si la solución es una vacuna y hay especialistas trabajando en ello, ¿quién está realmente contribuyendo, nosotros simples mortales o los investigadores dedicados a desarrollar el medicamento?

La nueva esclavitud

Hace algunos meses la creación de aplicaciones de celular para detectar quién está enfermo o ha estado enfermo del virus nuevo estaban en proyecto. Hoy son una realidad y en la Ciudad de México[6] varios negocios como bancos, dependencias gubernamentales y supermercados condicionan el acceso a aquellos que tengan instalada la aplicación con QR (quick response, respuesta rápida) que indique si esa persona ha estado en contacto con alguien infectado de COVID-19, o si ella misma es portadora. Si es así, se le niega el servicio y se le pide que acuda al médico o a su casa a resguardarse. Es una medida injusta que atenta contra las libertades fundamentales y los derechos humanos respaldados por la Constitución. Al respecto Ignacio Ramonet (2020) comenta que…

“no cabe duda de que el rastreo de los teléfonos móviles, aunque sea para una buena causa, abre la puerta a la posibilidad de una vigilancia masiva digital. Tanto más cuanto que las aplicaciones que identifican a cada instante dónde estás pueden contárselo todo al Estado. Y eso, cuando pase la pandemia, podría generalizarse y convertirse en la nueva normalidad… El Estado va a querer acceder también a los expedientes médicos de los ciudadanos y a otras informaciones hasta ahora protegidas por la privacidad.”

     Eso sin contar lo que pasaría con los que por estar “enfermos” o ser “sospechosos” de estarlo pierdan varios días de trabajo o sean despedidos del empleo. ¿Quién va a socorrer sus necesidades? ¿El Gobierno? ¿La sociedad sensible ante la situación? La respuesta es obvia: ellos mismos. Entre quienes no resulten afectados habrá quien apoye la medida porque la “salud es lo más importante”. Desde luego… siempre y cuando tengas empleo, ya que si no es así no te alcanza para comer, ni podrás pagar la cuenta del hospital cuando sea necesario.

     En aras de preservar la salud y cegados por el miedo, algunos accederían sin protestar a esto. Ignacio Ramonet (2020) expone que una encuesta realizada en China en junio sobre la aceptación o rechazo de una aplicación en nuestro teléfono móvil que permita rastrear a los infectados por el coronavirus arrojó que el 75% de los encuestados estaría de acuerdo. De esta manera, los Gobiernos -hasta los más democráticos -, podrían erigirse en los Big Brother contemporáneos, no dudando en quebrantar sus propias leyes para vigilar mejor a los ciudadanos.

   Sobre el tema Cristina Martín Jiménez (2020) nos dice que, si el poder quiere asustar a las personas con una pandemia y modificar su comportamiento, tendría que acceder a su interior, manipular sus circunstancias emocionales, económicas, sentimentales, relacionales y el entorno en el que vive. Si el poder tiene la capacidad de manipular la información por todos los medios disponibles, terminaría cambiando su entorno, creando un psico escenario, un drama y una tragedia. ¿No lo han hecho ya? Lo anterior me lleva a considerar que la supuesta “nueva normalidad” es más bien una nueva esclavitud. ¿Por qué? Las personas siguen indicaciones impuestas por el gobierno con el argumento de que es por “su bien”, respaldados en el miedo infundado que ha crecido con el poder mediático encargado de distribuir noticias del virus por centenares diariamente y, como decía McLuhan (1996), la televisión es capaz de manipular pensamientos y puntos de vista a punta de repetición incesante de una mentira hasta convertirla en verdad.

     Es menester considerar que el poder de las élites para modificar las emociones, y, como resultado, los comportamientos individuales y colectivos se ha ejercido siempre bajo el cobijo de los medios de comunicación (Martín, 2020). Por eso hacer lo que se me ordena porque estoy sometido por una amenaza en forma de virus no letal si no tengo una condición de salud previa, pero dañino, merma mi voluntad y mi capacidad de razón y acción. Como un esclavo amenazado de muerte si se rebela o intenta huir.

   Por último, citaré el artículo ‘Ocho predicciones para el mundo en 2030’ del Foro Económico Mundial. “Nada me pertenece. No tengo coche. No soy dueña de mi casa. No poseo electrodomésticos ni ropa. En la ciudad de 2030, las compras son un recuerdo lejano; sus habitantes han encontrado la solución de la energía limpia y toman prestado lo que necesitan a pedido.” Para este momento China tomaría la delantera de la economía mundial, lo cual no sorprende por el conflicto actual que mantiene con Estados Unidos y, por la proyección hecha por expertos, serían el país número 1 antes de 2035.

      El viajar sería algo superfluo pues todo está en internet y además todas las ciudades del mundo serían idénticas globalmente hablando (ahora mismo el concepto de globalización de Bauman (2006) queda perfecto porque da igual si entras en un local mexicano, te toman la temperatura en Grecia, te dan gel anti-bacterial en Corea y sales de otra tienda en Australia). Soñar con tener un patrimonio en 2020 es posible, no obstante, sería absurdo en el futuro porque tendríamos que compartir el espacio con semejantes y con los corporativos que decidieran realizar una reunión en la sala de la casa, ya que el espacio privado no existiría y tanto las áreas públicas como los objetos serían de uso colectivo, no particular (Parker, 2017). Un comunismo social emergido de la etapa última del capitalismo. Es una posibilidad, no es real todavía, aunque no por eso deja de dar escalofríos.

Salida

       Esta situación comenzó con un pequeño virus que ha acabado con más de un millón de vidas de los más de 7000 millones que somos en el mundo. No es ideal morir así, claro que no. Sin embargo, considero crucial ver hacia adelante como “sobrevivientes” si cabe el término, poniendo atención para leer entre líneas y entender que la enfermedad solo es la fachada de una edificación con los conflictos antes referidos. 

       La “nueva normalidad” no sería pues la que incluye todos los protocolos sanitarios, sino la vida a distancia: estudiar, trabajar, recrearse y convivir con otros con pantallas electrónicas de por medio. Por tanto, las relaciones humanas serían frías, parcas y superficiales. Y si la cosa se pone peor las relaciones sexuales serían menos frecuentes por temor al virus y porque el contacto físico estaría prohibido y/o sería señalado como obsoleto. Ahora si cobra sentido lo que tantas obras de ciencias ficción nos han anticipado y lo más triste es que muchas personas están aceptando las circunstancias de hoy sin siquiera dudar un segundo, sin atender las numerosas inconsistencias que ha traído el virus.

     En este momento vamos hacia allá porque la OMS dice que la vacuna no resolverá el problema, también recomiendan/ordenan que no abraces a tus seres queridos este fin de año, queriendo mantenerte con terror ante una amenaza que tiene múltiples inconsistencias y datos confusos. Es crucial comprender que la OMS no se financia sola y es tan confiable como las ‘buenas intenciones’ de sus patrocinadores (las familias Rothschild, Gates, Clinton, Rockefeller). Incluso en febrero de 2020 Tedros Adhanom, Director General de la OMS, habría recibido 20 millones de dólares del Partido Comunista Chino (según lo informó el periodista chino Yuan Lee) a cambio de no revelar lo que estaba pasando en China. La OMS no vela por tu salud, sino por los intereses de sus inversores. ¿Tú le crees? Una cosa es no acudir a aglomeraciones, fiestas o reuniones y otra no abrazar a tus padres, hermanos, abuelos, hijos o hijas porque el miedo se te subió a la cabeza.

      Es posible que ese escenario catastrófico no llegue a suceder, aunque por el contrario son muchas las personas convencidas de que esta etapa es temporal y, por ende, lo mejor es “no bajar la guardia y seguir las indicaciones al pie de la letra”. De acuerdo en esto último, todos debemos cuidarnos, especialmente los enfermizos. Pero, ¿qué tal que el estado actual de las cosas fuera permanente? Muchos se están acostumbrando y eso es muy peligroso ahora mismo porque si el estándar es la vida virtual, todo a distancia para “protegernos”, porque “todo lo puedo hacer desde casa si tengo internet” (quienes no lo tengan o se opongan quedarían fuera de la jugada si son minoría) y que la interacción social directa sea mal vista por una mayoría acusadora e inquisidora. Para los poderosos es emocionante ver que todos hacen lo mismo sin cuestionar y creyendo todo ciegamente. Los contestatarios siempre lo hemos sido, no solo a partir de 2020 y cuando algo huele mal en una estrategia colectiva lo decimos con ideas y razones coherentes, no criticamos a lo tonto.

      Informarse, discutir con argumentos, reflexionar qué es lo que queremos de la vida son los primeros pasos para evitar que esa realidad nos alcance. Si todavía tienes miedo del virus te dejo esto: Desde junio de este año las celebridades y figuras de la industria del entretenimiento han vuelto a trabajar, los foros de cine y televisión reanudaron grabaciones, así como los deportistas y músicos han retomado sus actividades con la sana distancia, cubre bocas, limpieza y demás precauciones. De vez en cuando se anuncia el caso de un famoso/a que enfermó y resulta “asintomático” para que la gente de a pie sepa que ellos también son susceptibles de contraer el virus. Eso deja algunas preguntas retóricas: ¿de verdad crees que si la cosa fuera tan grave estos famosos se arriesgarían trabajando cuando sus contratos y sus vidas están valuados en -ciertos casos- decenas de millones de dólares? ¿Acaso son inmunes? ¿Será que ya están vacunados? ¿O el virus no es tan grande como lo pintan? ¿Cuántas epidemias como esta harán falta para que más personas comprendan que la política, el negocio y las malas intenciones no se pueden desligar de un problema de salud? ¿Por qué el miedo es tan poderoso que nubla la capacidad de razonar de algunas personas? ¿Por qué no exigir una vida sin miedos y sin manipulación? ¿Por qué la inocencia al creer que no existe el mal? El tiempo se agota y no luchar no es una opción para mí. Mucho menos vivir de rodillas y/o empinado, resignado y fingiendo que nada sucede. El virus es real, pero para mí es como un pez globo. Es demasiado sospechoso que la industria del entretenimiento (incluida la política) siga adelante como si nada. Creo que allí está la clave de todo.

      Aunque no tan letal, el bicho será lo de menos para los sobrevivientes. Las consecuencias que vienen son lo preocupante: menos población, sobre todo ancianos y personas enfermas para desinflar un sistema de pensiones que está a punto de reventar (y no es algo de 2020, esto tiene varios años); desaparición del papel moneda para que todo pago sea electrónico y porque la crisis económica será muy cabrona; si no se puede eliminar a decenas de millones, se puede simular que no existen con la idea que nos han vendido de que es mejor trabajar y estudiar desde casa (saca el virus de la ecuación y nadie en su sano juicio se encerraría voluntariamente) y habría menos gente en la calle; también Bill Gates y sus amigos han impuesto que es mejor comprar todo por internet incluidos víveres, ropa y hasta automóviles “para que no tengas que salir de casa” (después de un tiempo no será necesario un virus, pues la idea ha sido inoculada) y, finalmente, vigilancia de todos contra todos, aligerando el trabajo de la policía y empezando por las aplicaciones de celular para detectar si has estado cerca de alguien infectado con el virus ese. De allí a denunciarlo penalmente solo hay un paso.

      Por eso insto a aplicar el pensamiento crítico, pues este no debe limitarse al ámbito académico, la crítica es para la vida y esta es la oportunidad perfecta para pasar del discurso a la acción. Recuerdo que hace 4 meses alguien con acceso a información privilegiada me dijo en persona: “Todo esto es una farsa, compa. La enfermedad es el pretexto para cambiarlo todo”. Desde entonces le creí porque ya había investigado al respecto, hoy confirmo que sus palabras empatan con la realidad.

     Finalmente, sugiero que ante cualquier duda se puede buscar información sobre la Cuarta Revolución Industrial en la página del Banco Mundial, en la OMS, en canales alternativos de información y otros medios oficiales, así como en la bibliografía consultada. No es invento mío o de otros disidentes. Todo está documentado y si no empezamos por oponernos la vida como la conocíamos cesará para dar paso al control total del pensamiento y las acciones; por tanto, la existencia ya no tendrá sentido porque habremos hipotecado la libertad a cambio de “la salud”. El virus sigue y hay que cuidarse, pero si te dejas llevar por el miedo debilitas tu estado de ánimo y por ende las defensas de tu organismo, el que tiene la última palabra en este asunto. Cheers

Escribió: Israel Nungaray González (Ciudad Juárez, México, 18 de diciembre de 2020)

Fuentes de información

Bauman, Zygmunt. La Globalización. Consecuencias humanas. Fondo de Cultura Económica, México, 2006.

Bauman, Zygmunt. Vida líquida. Paidós, México, 2013.

Beck, Ulrich. ¿Qué es la globalización? Falacias del globalismo, respuestas a la globalización. Paidós, México, 2004.

DW. “Yuval Noah Harari on COVID-19: ‘The biggest danger is not the virus itself’”. Disponible en https://www.dw.com/en/virus-itself-is-not-the-biggest-danger-says-yuval-noah-harari/a-53195552, 22 de mayo de 2020.

Martín Jiménez, Cristina. La verdad de la pandemia: Quién ha sido y por qué. Martínez Roca/Planeta, México, 2020.

McLuhan, Marshall. Comprender los medios de comunicación. Las extensiones del ser humano. Paidós, México, 1996.

Parker, Ceri. (2017). “Ocho predicciones para el mundo en 2030”. Disponible en: https://es.weforum.org/agenda/2017/02/ocho-predicciones-para-el-mundo-en-2030/, 1 de octubre de 2020.

Ramonet, Ignacio. La catástrofe perfecta. Icaria, Barcelona, 2009.

Ramonet, Ignacio. “La pandemia y el sistema-mundo”. Disponible en: https://www.jornada.com.mx/ultimas/mundo/2020/04/25/ante-lo-desconocido-la-pandemia-y-el-sistema-mundo-7878.html, 11 de julio de 2020.

The Rockefeller Foundation and The Global Business Network. Scenarios for the future of Technology and International Development, May 2010. Disponible en https://www.nommeraadio.ee/meedia/pdf/RRS/Rockefeller%20Foundation.pdf, 14 de abril de 2020.

El Universal. “México ha perdido ya 500 mil empleos formales por coronavirus”. Disponible en https://www.eluniversal.com.mx/nacion/mexico-ha-perdido-ya-500-mil-empleos-formales-por-coronvirus-0, 23 de mayo de 2020.


[1] “El medidor Worldometers publicó que, entre el 1 de enero y el 16 de abril de 2020, la primera causa de muerte en el mundo había sido el aborto, seguido por el hambre. En octavo lugar estaba el suicidio. La gripe estacional ocupaba el décimo primer puesto y la COVID-19 era el siguiente. Pero los medios de comunicación solo promocionaban este último” Cristina Martín Jiménez. La verdad de la pandemia. Quién ha sido y por qué. Martínez Roca/Planeta, México, 2020, p. 58.

[2] En Estados Unidos ya hay concesionarios de autos que ofrecen a sus clientes la entrega del vehículo a domicilio “para que no tengan que salir de casa a exponerse”. La forma en la que la persona interesada selecciona el auto es por medio de videos, pero no lo prueba. Por ende, la compra sería arriesgada.

[3] Puede ver la entrevista aquí: https://www.youtube.com/watch?v=Ki7l2p8WuAs

[4] Es notoria la censura sobre cualquier opinión que cuestione la situación actual o invite a reflexionar al respecto. En julio publiqué un documental en YouTube y me lo bloquearon, pero está disponible aquí: https://www.dailymotion.com/video/x7v6q01

[5] En entrevista con el Diario de Juárez en noviembre de 2020, el estudiante de la UACH Fernando Hernández comentó que se enfermó de COVID-19 a pesar de que seguía todas las indicaciones, principalmente quedarse en casa y usar tapabocas.

[6] Más información aquí: “En CdMx, ampliarán registro con Código QR a supermercados y farmacias” https://www.youtube.com/watch?v=c58FFjQsF_0

Posted in Ensayos | Tagged , , , , , , , | Leave a comment

Bloqueo

Y por querer olvidarte me lo paso lamentando

El esfuerzo ha sido en vano, pues voy recordando…

Tu mirada evasiva y a la vez coqueta

Esa voz tuya incisiva y también discreta

Tus anchas caderas, tu cintura… invaden mis pensamientos

Y esas grandiosas nalgas que tienes bloquean mis sentimientos

Tanto tiempo de no verte se ha vuelto un martirio

Y es que pensarte, bella mujer, es un gran delirio

Tranquilo estaba, sin aspavientos, sin tu presencia

Luego llegaste a mi vida causando un alboroto

Ahora debo dejarte de lado con gran paciencia

Paso a paso o corro el riesgo de acabar roto

Siempre recordaré nuestras charlas casuales

Tu franca nobleza, tu hermosa cara, tu risa rasposa…

Quizás algún día vuelva a mis cabales

Comenzando por borrar el deseo de hacerte mi esposa.

Escribió: Israel Nungaray González (Ciudad Juárez, México, 31 de octubre de 2020)

Posted in Poemas | Tagged , , , , , , | Leave a comment