Las noches de Ciudad Juárez

Eran las 7 de la noche, yo aguardaba en el auto de mi madre. Ese día había prometido llevarnos a cenar a mí y a mi hermano Bibi. Nuestro sitio preferido de entonces era el restaurante de hamburguesas “Gely”, la calidad del sándwich no le pedía nada a la de una franquicia, costaban menos y el ambiente era familiar. En esa ocasión permanecimos más tiempo de lo acostumbrado, Bibi y yo nos divertimos de lo lindo en el área de juegos aledaña al estacionamiento. Llegamos a casa después de las 21 horas, sería aquella una de las noches más bellas de mi infancia.

Aprecio la época en que crecí. Tengo presente que el salinismo fue un revulsivo notable para la frontera además de que el auge de la industria maquiladora colaboraba a la estabilidad económica y social de Juárez. Hace 20 años mi ciudad era distinta, al menos la percibo diferente al revisar los registros y la historia, aunados a mis vivencias personales. Tal vez hoy sea igual en el fondo porque el corazón de una ciudad es su gente y a pesar de la descomposición social que padecemos y a la que hemos contribuido, el corazón sigue latiendo. Las personas productivas y pujantes somos mayoría, luchamos todos los días contra la adversidad sin más armas que las del esfuerzo y el amor propio.

Las noches en Ciudad Juárez eran vida, la gente solía trabajar durante el tiempo de sol y divertirse en horario nocturno. Juárez era una comunidad activa las 24 horas del día. Siempre había a donde ir y que hacer en cualquier momento. En los últimos años no ha sido así, la crisis económica mundial golpeó fuerte en Juárez por ser una región fronteriza dividida por un Río que separa no solo a dos ciudades sino a dos condiciones socioeconómica distintas puesto que El Paso, Texas pertenece a los Estados Unidos, país de primer mundo y a México se le cataloga como nación en vías de desarrollo o tercermundista.

Aunque mi ciudad no sea bella, a pesar de que haya poco espacio y aceptación de manifestaciones culturales, aunque haya sido mal planeada y construida, aunque estemos pagando con creces los errores políticos y sociales de antaño, aunque parezca que la ciudad morirá de un momento a otro… a pesar de todo eso la amo, la valoro todos los días porque me vio nacer y la llevo conmigo cuando viajo a otro sitio, es parte de mi. Soy juarense y me duele tanta indiferencia de parte nuestra hacia la polarización de la sociedad, la cual es cada día más notoria. Hay pocos ricos, muchos pobres y las acciones gubernamentales no han fructificado, y el no ver resultados favorables o mejoras nos lleva a la idea de que en realidad no les importa porque pertenecen al sector global como decía Bauman, es decir, pueden trasladarse a donde quieran porque cuentan con los recursos. Los que no podemos hacerlo somos locales, estancados en un solo sitio y resistiendo lo que venga.

El asunto en cuestión es una responsabilidad compartida. En primer lugar debemos asumir que la situación actual tiene raíces en la historia de México, en la creación de la patria, en todo aquello que nos identifica como nación antes y después de la independencia. La herencia cultural dejada por los españoles no se trata solamente del lenguaje y la religión sino además de costumbres y malos hábitos de organización, optimización de recursos y también la idea de que somos víctimas de nuestra mala fortuna, que todo es culpa de los extranjeros que han saqueado al país durante siglos y que los problemas deben ser resueltos por los representantes del Estado pues para eso los hemos elegido, en teoría. Otra directriz sería la aceptación de que nos hemos visto rebasados por la circunstancia y el punto de partida está en uno mismo, buscar el mejoramiento individual para luego extenderlo a nuestros allegados y después propagarlo a una escala mayor. La propuesta de inculcar valores es muy buena pero antes debemos comprender cada una de esas cualidades y ponerlas en práctica en corto, no soltarlas en un panfleto o en algún medio de comunicación masiva dando por hecho que la gente las conoce y las comprende. Una vez entendidos y aplicados, los valores deben reafirmarse a diario, nunca debemos confiarnos. El conflicto es de una magnitud enorme y ha revelado deficiencias en el sector educativo, principal vía para el desarrollo apropiado de una sociedad. Tenemos una educación deficiente de acuerdo a los intereses del sistema imperante, si conocemos otras opciones es mediante el aprendizaje adicional, y eso hablando de quienes hemos tenido la fortuna de acudir a la escuela y que no nos conformamos únicamente con lo que allí se imparte.

Ciudad Juárez no ha muerto y tampoco México. De nosotros depende que el deseo se convierta en realidad, siendo conscientes de que los resultados no los veremos a corto plazo. Es necesario un largo periodo de trabajo y una subsecuente reordenación de la estructura, empezando por el jefe del ejecutivo, pasando por el sector burocrático, los aparatos del estado y terminando con el ciudadano común. Esta historia, ¿continuará?

Israel Nungaray González

Ciudad Juárez, México, 2 de junio de 2011

Advertisements

About Israel Nungaray

Observador miope
This entry was posted in Artículo, Opinión. Bookmark the permalink.

2 Responses to Las noches de Ciudad Juárez

  1. eli nungaray says:

    asi se habla (escribe) carajo. yo amo mi ciudad odio a los gobernantes y la gente que en lugar de venir a trabajar vienen a desmadrar lo que queda de esta ciudad

  2. Israel Nungaray González says:

    Exacto, nos corresponde hacer bien lo nuestro e instruir a nuestros allegados a que también hagan lo propio. Empezando por conceptos básicos: no des mordida, no tires basura en la calle, no compres cosas robadas, no te pases el alto, ayuda a quien lo necesita siempre y cuando no dejes desamparado a alguien más, en fin. Thanx.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s