Final de la Copa América 2011: ganó el fútbol

Previo

Buen día. Esta película ya la he visto varias veces. Semifinales de la UEFA Champions League 2011, FC Barcelona clasifica a la final del torneo de clubes más importante del mundo venciendo a Real Madrid con una propuesta futbolística que antepone la creación y el hambre de triunfo por encima de la resistencia del oponente que destruye, golpea y anula a un rival cuya superioridad es admitida. Mundial de Futbol Sudáfrica 2010, España llega como gran favorito al campeonato de selecciones más importante y esperado del planeta, al principio le cuesta trabajo sostener su idea de fútbol agradable con pases cortos y engranaje colectivo por momentos sublime, inspirado en parte por la forma en que concursa el Barcelona. Transcurren los encuentros y cada vez le es más difícil imponerse porque los combinados que enfrenta sobrellevan el partido con tesón, precaución, orden defensivo y también con faltas. Llegada la final la selección holandesa recurre a la fórmula antes descrita recrudeciendo el renglón de juego brusco, traicionando su escuela de ‘fútbol total’ con tal de arrebatarle el sueño de ser campeón al conjunto más atractivo del certamen. Copa América 2011, Uruguay mantiene la base del plantel que terminó como cuarto lugar mundial en Sudáfrica el año anterior, la mayoría de sus jugadores viene con una sobrecarga de juegos con sus clubes pero con el deseo intacto de jugar para su país. En la final compitieron contra Paraguay, equipo que llegó a esa instancia sin ganar ningún juego en los 90 minutos reglamentarios y con una aplicación defensiva por lapsos magistral que no alcanzó en su intento por coronarse. Si, esta película la hemos visto en distintos momentos y se llama “Al final el fútbol siempre gana”.

El camino

La escuadra charrúa sorteó el evento continental congregando el compromiso de sus futbolistas, la experiencia de su director técnico Óscar Tabárez y una combinación de valores clave que le posibilitaron la conquista del título: humildad, esfuerzo, valentía y unión. Esta última característica es quizá la principal porque se notaba que los suplentes asumían su rol y apoyaban a los compañeros que estaban en la cancha mientras que estos mantenían la concentración jugando como marca el libro, en equipo, sin dependencia total de individualidades y sin la presión de saberse favoritos como si padecieron Argentina y Brasil. Uruguay es un histórico del fútbol internacional pues ganó el primer mundial en 1930 obteniendo antes dos medallas de oro en Juegos Olímpicos, el único termómetro del fútbol a nivel de selecciones existente en el periodo entre guerras. En 1950 ganarían otra copa Jules Rimet en territorio brasileño derrotando al anfitrión en Rio de Janeiro (el famoso ‘Maracanazo’). Un país con poco más de 3 millones de habitantes (una tercera parte son personas mayores de 50 años) que ha dado al mundo a futbolistas de primer nivel como Scarone, Suárez, Schiaffino, Forlán, Lugano, Giggia o el Príncipe Enzo Francescoli. Durante muchos años sufrieron para clasificarse al mundial y desde 1990 han conseguido su boleto en apenas tres justas del torneo organizado por FIFA.

La final

Los planteamientos de Gerardo Martino y el profe Tabárez no mostraron innovación en la gran final. Paraguay saltó a la cancha con su 4-4-2[1] habitual mientras que Uruguay usó el 4-4-1-1 con Diego Forlán fuera del área jalando marca, recibiendo la pelota y cobrando los balones quietos, mientras que Luis Suárez jugaría más libre en punta. Desde el principio Uruguay buscó ir al frente, habían ganado confianza partido a partido y al igual que Paraguay llegaba invicto a la última cita. Los guaraníes lucían desconcentrados, no se asentaban sobre el césped, me dio la impresión de que varios de ellos no comprendían lo que se disputaba y por el mismo motivo fueron superados por los celestes. El primer gol llegó luego de un rebote que Diego Pérez tomó en el sector diestro, pateó la pelota al área que Luis Suárez  bajó, recortó sobre Darío Verón y disparó de pierna izquierda al poste derecho del arquero Justo Villar. Paraguay tuvo un par de aproximaciones en el primer tiempo por cuenta de Pablo Zeballos y Nelson Valdez aunque sin peligro real para el arco de Fernando Muslera. En el minuto 39 cayó otro tanto cuando Egidio Arévalo, auténtico ‘ladrón’  y bastión de la media cancha le robó el balón a Néstor Ortigoza, lo entregó a Diego Forlán quien cruzó de izquierda venciendo a Villar. El segundo gol de la tarde y primero para  ‘Cachavacha’ luego de un año de sequía. La parte complementaria mostró a unos uruguayos con calma, sabedores de que era posible el manejo de la ventaja conseguida con ese par de goles. Los paraguayos salieron mejor y a pesar de los intentos por acoplarse en el tercer cuarto de cancha para buscar un gol que les acercara en el tanteador no lo lograron. Ingresaron Lucas Barrios y Marcelo Estigarribia por los rojiblancos y del lado azul celeste se les dio entrada a Edinson Cavani, Sebastián Eguren y Diego Godín. Fue después de que este último pisó la cancha que fue gestado el tercer gol: Edinson Cavani corría por la banda izquierda, mandó la bola hacia Luis Suárez quien sin pensarlo dos veces pasó de cabeza hacia Forlán que ya se enfilaba hacia el marco enemigo y ante la salida de Villar tocó de pierna izquierda para el gol definitivo.

De salida

La Copa América Argentina 2011 demostró una vez más que el fútbol de selecciones nacionales está en crisis ya que los jugadores que tanta expectativa habían generado por sus actuaciones en las ligas europeas quedaron a deber y los equipos con trabajo incipiente, poca competitividad o de mediocre organización (para muestra está México) quedaron fuera del torneo a las primeras de cambio. No solo son los futbolistas los responsables del pobre nivel exhibido durante tres semanas en suelo argentino, también está la consigna personal o impuesta que los directores técnicos tienen por una propuesta de juego que prioriza ante todo la no derrota antes que la victoria, peor aún cuando los dos equipos tienen la misma idea y el resultado reflejado es un empate que en los cálculos internos no está mal pero que para el espectador promedio no es más que un mal espectáculo, indigno de la inversión económica y de tiempo dedicados al fútbol. Los jugadores llegan cansados, algunos con más de 50 partidos en las piernas en el último año y no faltan los que participan arrastrando lesiones. En apariencia los clubes dueños de sus cartas y destinos laborales tienen la última palabra, parece que se cuidan de no sufrir lesiones que los marginen del equipo y no me extrañaría que las federaciones nacionales recibieran indicaciones en el mismo tenor. Por eso vemos menos florituras, por eso no hay golazos, por eso no hay partidos de antología o tal vez el futbol ha cambiado y no nos hemos dado cuenta.

Desde Sudáfrica ha ocurrido este fenómeno, pocos buenos partidos, la mayoría aburridos si no se conocen pormenores técnicos y como lo hizo España, en esta ocasión salió victorioso el equipo que respetó su estilo, jugó mejor que los demás y trabajó incansablemente por el objetivo culminante. Uruguay es justo campeón continental porque hizo bien las cosas, no inventó el hilo negro y tampoco lo soltó, esa es la actitud primordial, no dejar la lucha sacando la ‘garra charrúa’ cuando había que mostrarla. Hicieron buen fútbol confiando en el técnico Óscar Tabárez y en que hombres como Diego Lugano, Fernando Muslera, Álvaro González, Egidio Arévalo, Luis Suárez, Álvaro Pereira y Diego Forlán equilibrarían sus talentos en pro del equipo. Una vez logrado el balance requerido el triunfo fue una consecuencia y no una casualidad. Cheers.

 

Israel Nungaray González


[1] Los cuatro mediocampistas paraguayos son hombres de contención que jugaron en línea de cuatro. Cáceres y Riveros se ubicaron por los costados intentando detener a los dos Pereira y a Álvaro González.

 

Advertisements

About Israel Nungaray

Observador miope
This entry was posted in Football, Opinión. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s