Secretos de un Matrimonio: ¿un divertimento fílmico?

Por Israel Nungaray González 

     Obra imprescindible para comprender el legado del cineasta sueco Ingmar Bergman, quien al inicio de su carrera no pensaba ser realizador debido a su timidez; razón por la cual comenzó en el séptimo arte como asistente de director y guionista. Una vez que se percató de que sus historias no eran reflejadas en pantalla como el las había escrito decidió entonces que sólo él sería el encargado de filmar sus guiones.

Bergman había hecho la cinta Cries and Whispers (1971) y a pesar de que obtuvo buenos resultados con la crítica (película del año en Suecia y un Oscar a la mejor fotografía) fue un fracaso económico para su creador. Fue así como al año siguiente y con la intención de recabar fondos para el financiamiento de futuros filmes, decidió comprometerse en una serie de proyectos para televisión, siendo uno de ellos Scenes from a Marriage. Habla Bergman sobre esta película en el libro Imágenes (Tusquets, 2001, 185):

“Escribí Secretos de un matrimonio un verano, en seis semanas. Mi intención era hacer un hermoso producto cotidiano para televisión y prácticamente no teníamos presupuesto… cuando nos pusimos en marcha, todo fue mucho más rápido. A Erland Josephsson y Liv Ullmann les divertían sus papeles y se los aprendieron pronto. De repente nos encontramos con una película prácticamente sin gastos. Lo cual nos venía de perilla, pues no teníamos dinero.”

La cinta fue presentada en la televisión sueca en forma de miniserie con seis episodios de cincuenta minutos de duración cada uno, el 11 de abril de 1973. La versión cinematográfica fue editada en 163 minutos y lanzada mundialmente hasta 1974. Los personajes centrales de la historia son Johan y Marianne, interpretados por los actores antes mencionados. Una pareja que aparentemente tiene todo bajo control. Ambos son profesionistas exitosos, tienen dos hijas, una hermosa casa y para sus amistades son el matrimonio perfecto. Todo eso se desmorona por una infidelidad de Johan, la cual desencadena una línea de problemas y hostilidades entre ellos. Para Marianne es vergonzoso el haber sido traicionada por su marido pero le resulta peor la humillación que ante sus conocidos implica el hecho. Johann es un hombre huraño con claras tendencias misantrópicas que encuentra en su affaire el pretexto perfecto para escapar de una relación que lo asfixia. Detesta a Marianne por su candidez, su actitud de esposa incondicional de moral intachable y sobre todo por que le perdona el haberle sido infiel. Ella se reprocha a sí misma por los errores cometidos, aunque tiene dificultades para aceptar que los tiene. Marianne y Johann terminan divorciándose pero son incapaces de dejarse. Se reúnen y se separan, se aman y se odian con tal pasión que resulta impresionante que sean capaces de sostener por sí mismos la atención del espectador.

La falta de recursos orilló a Bergman a entregar un producto austero (la mayor parte de la filmación se hizo en interiores, se prescindió de la música y en varias escenas se utilizó una iluminación discreta) mas no por eso de inferior calidad artística. El director introdujo en el guión numerosas vivencias personales de sus anteriores matrimonios, sobre todo del último (había estado casado con la actriz Liv Ullmann y para la época de Scenes from a Marriage se encontraban en proceso de divorcio). El cine europeo tiene en Ingmar Bergman a uno de sus mejores representantes que desafortunadamente no ha sido reconocido como merece.

El talentoso realizador partió de este mundo el 30 de julio de 2007 en su casa de la isla Fårö, Suecia a la edad de 89 años. Había vivido allí la mayor parte de su vida. Entre su vasta filmografía de aproximadamente 60 filmes destacan: Wild Strawberries (1957), The Seventh Seal (1957), Persona (1965), Shame (1968), The Serpent’s Egg (1976), Autumn Sonata (1977), Fanny Och Alexander (1983) y la secuela de Secretos… Saraband (2003), de nueva cuenta hecha para la televisión y por insistencia de Erland Josephsson y Liv Ullmann. Fue la última vez que el afamado cineasta tomó una cámara en sus manos para contar una historia. Su legado es enorme y para muestra basta con ver la influencia que ha ejercido sobre otros grandes de la cinematografía como Woody Allen, Krzysztof Kieślowski, Stanley Kubrick, David Lynch y Lars Von Trier.

Secretos de un Matrimonio es una obra de un autor experimentado que enseña parte de lo que puede llegar a suceder en el vínculo más estrecho que puede existir entre dos seres humanos: el de marido y mujer. Si para Bergman y los actores se trató de un divertimento es algo que no entra en discusión, lo destacable sería más bien su vigencia y su frescura a pesar de no contar con un gran presupuesto ni artificios apabullantes. Hay miles de movies allá afuera pero como esta, pocas, realmente muy pocas.

Advertisements

About Israel Nungaray

Observador miope
This entry was posted in Reseñas. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s