El Barça de Cruyff

El desempeño que muestra hoy día el Fútbol Club Barcelona, tan exacto y preciosista tiene su origen en el trabajo realizado en La Masía, cantera de la organización catalana en donde son forjados los jóvenes que abastecen al primer equipo. A estos chicos se les inculca una filosofía de juego inspirada en las aportaciones de Johan Cruyff, el mejor futbolista holandés de todos los tiempos, mismo que estuvo en las filas del Barça como jugador entre 1973 y 1978, y más tarde como director técnico en el periodo 1988-1996. El Tulipán de Oro había participado en el ensamble de Fútbol Total utilizado primero en el Ajax de Amsterdam y después en la selección nacional de Holanda bajo el mando de Rinus Michels, entrenador que aprendió del inglés Jack Reynolds, ex técnico de Watford, Sheffield Wednesday y Grimsby Town. Reynolds se mudó a Holanda en 1945 y trabajó en el Ajax estableciendo una tendencia de futbol ofensivo y se aseguró que todas las categorías del club practicaran de la misma forma. Otro iniciador fue Vic Buckingham (1959) que inculcó en el estilo holandés las ideas de posesión de pelota, traslado a ras de pasto y movilidad constante de los jugadores.

El Ajax fundamentó su ideología futbolística a través de la combinación de las enseñanzas de los entrenadores antes mencionados así como también por el deseo de figurar en el panorama del fútbol europeo de una vez y –sin saberlo por entonces- para siempre. Comenzaron ganando varios torneos domésticos aunque no sería reconocido su andar hasta la final de la Copa de Europa de 1969, misma que perdieron ante el AC Milan. Los hombres de Michels ganarían ese trofeo en tres ocasiones consecutivas entre 1971 y 1973, la segunda y la tercera bajo la dirección técnica del rumano Stefan Kovács quien le dio continuidad a la labor de Michels. Ese equipo sería la base del seleccionado neerlandés que obtendría el subcampeonato en la Copa Mundial de 1974. Rinus Israel, Johan Neeskens, Ruud Krol, los hermanos van der Kerkhof y el capitán Johan Cruyff fueron bautizados como la Naranja Mecánica por el color del uniforme que portaban y por la precisión de su juego, bautizado como Futbol Total poco antes del torneo internacional jugado en Alemania.

El Dream Team en pleno

Johan Cruyff había conseguido el Balón de Oro y fue reconocido por una inmensa mayoría como el mejor futbolista de ese momento. En 1973 fue transferido al FC Barcelona donde ya se encontraba Rinus Michels como entrenador azulgrana. Poco después llegaría Johan Neeskens y aunque el trío de holandeses ayudó a que el Barça mejorara su nivel de juego (una liga y una Copa del Rey son prueba de ello) no fue posible trasladar en su totalidad la magia que había encumbrado al Ajax y al fútbol holandés. A nivel individual Cruyff siguió dando muestras de su calidad y mientras estuvo en la capital de Cataluña se sintió identificado con la causa social de los aficionados culés. El holandés sugirió que el FCB debía formar a sus propios jugadores a la usanza del Ajax, con una casa club donde los jóvenes pudieran residir y desarrollarse en cada una de las categorías de acuerdo a su edad y desempeño individual. Cruyff dejó al equipo en 1978 pero dejó sembrada la idea, misma que sería cristalizada con la edificación de La Masía en 1979 cuando el presidente barcelonista era Josep Lluis Núñez.

Cruyff jugó algunos años en la North American Soccer League en los Estados Unidos para finalmente retirarse en Holanda jugando para su amado Ajax y también para el rival de estos, el Feyenoord de Rotterdam (1984). Al año siguiente era Director Técnico de los Joden en un periodo en el que desfilaron nombres como Dennis Bergkamp, Marco van Basten y Frank Rijkaard. Obtuvieron una Recopa de Europa y dos Copas de Holanda implementando una base similar a la de Rinus Michels con un parado de 3-4-3 y cuando era necesario los formaba en 4-3-3. El flaco retornó a Barcelona a trabajar desde el banquillo y a dar el visto bueno a las primeras evidencias de la fábrica culé a la vez que esparcía el sello que patentó durante su etapa en la cancha. Entre los primeros alumnos destacados de La Masía están Guillermo Amor, Albert Ferrer, Luis Milla y Josep Guardiola. Tales elementos fueron parte de un equipo cuyos refuerzos también contribuyeron a la formación de un conjunto sólido. Hombres como José Mari Bakero, Michael Laudrup, Hristo Stoichkov, Ronald Koeman, Andoni Zubizarreta, Julio Salinas, Romário, Txiki Begiristain y Miguel Ángel Nadal. Cruyff tenía claro el sistema y táctica que debía ponderar en el Barça, dominio del partido y del rival a partir de la posesión de la pelota, recuperación del esférico en poco tiempo, en toda la cancha y de parte de todos los jugadores, movilidad constante, pases cortos, triangulaciones, rompimiento del fuera de lugar aplicado por el adversario e intercambio de posiciones dentro de un esquema de 3 defensores, 4 mediocampistas y tres delanteros (dos por los costados sin llegar a ser extremos puros y un centro delantero). La modalidad notoria es la presencia del ‘4’, el primer mediocampista que se ubicaba delante de la defensa y por detrás del círculo central repartiendo el balón como primera referencia de los defensores y pivote de apoyo de sus compañeros de línea ofensiva. Dicho puesto era ocupado por Pep Guardiola, estandarte de una posición que se ha convertido en la especialidad de la cantera barcelonista, el mediocentro organizador o 4 ejemplificado hoy día con futbolistas en activo con la etiqueta Made In Barça como Mikel Arteta, Xavi Hernández, Cesc Fábregas, Thiago Alcántara, Jonathan Dos Santos, Andrés Iniesta y Sergio Busquets, este último con mayor vocación defensiva. Según Juan Villoro Guardiola era un “atacante tan rezagado que inventó la ofensiva en la defensa. El capitán del barcelonismo ejerció un liderazgo templado y racional, como las tersas diagonales que salieron de sus botines”.

Cruyff en charla con Guardiola

Aquella escuadra marcó un antes y un después en la historia del Fútbol Club Barcelona, fueron dominadores de su época y mostraron al mundo una forma distinta e innovadora de jugar a la pelota. Cruyff consiguió que sus muchachos disputaran los encuentros como él los imaginaba y como hubiera deseado que brillara el Barça de sus años como jugador. Lo principal era el trabajo constante y la unificación de los criterios futbolísticos en todas las categorías del club. Esos lineamientos que surgieron desde los años 80’s del siglo pasado y que entregaron las primeras cuentas positivas en el también llamado Dream Team. La calidad de los jugadores era extraordinaria, Guardiola, Bakero, Amor, Eusebio y Laudrup en el centro del campo distribuyendo el juego, una defensa sólida comandada por el holandés Koeman con Nadal, Muñoz y Ferrer en los lados, un tridente ofensivo que incluía a Stoichkov, Romário, Salinas y Begiristain y por supuesto la seguridad que Andoni Zubizarreta otorgaba en el arco. En aquel momento (primeros años de la década de los 90’s) el Barça destacaba sobre los demás clubes por la velocidad con la que tocaban el esférico, el recobro y posesión del mismo, la propuesta de ataque constante y la rotación de posiciones. La efectividad de aquel cuadro dirigido por el señor Cruyff fue muy alta, a nivel internacional obtuvieron un par de títulos –la Recopa de Europa en 1989 y la Copa de Europa en 1992-, en los campeonatos locales ganaron cuatro ligas consecutivas entre 1991 y 1994, además de la Copa del Rey en 1990. El punto más alto de aquella generación fue el triunfo contra la Sampdoria en la final de la Champions League/European Cup en el estadio de Wembley. La recompensa de cuatro años de trabajo era la orejona, entorchado que se le había negado al FCB en dos finales anteriores en 1961 y en 1986. Aparte significó la superación de una crisis que había entregado pocos títulos en las dos décadas pretéritas. El triunfo era del Barça y de Catalunya, país que ha vivido de forma independiente del Reino de España en cuanto a cultura, idioma y costumbres –como otras regiones ibéricas- pero que políticamente pertenece al territorio español. Era una victoria de los catalanes sobre el centralismo de la capital. Los héroes que consiguieron tal hazaña grabaron sus nombres con letras de oro en la historia del fútbol catalán. Fueron los primeros en ganar el máximo campeonato de clubes en Europa y la escuadra barcelonista actual que ha obtenido tantos éxitos le debe mucho a aquellos pioneros.

El periodo de Cruyff al frente del FC Barcelona fue de 8 temporadas aunque puede decirse que los títulos coincidieron con los cuatro años en los que el equipo jugó mejor y dejó escuela. Desde la obtención de la Copa del Rey contra el Real Madrid en 1990 hasta la final de la UEFA Champions League de 1994 que perdieron por 4 a 0 ante el AC Milan. Esa noche de mayo comenzó a escribirse el final de la época más exitosa del Barça en su centenaria trayectoria. Cruyff ganaría la liga de aquel año con goleada de 5 a 0 sobre el Madrid incluida y aunque en las dos temporadas postreras no habría títulos pudo despedirse del banquillo azulgrana llevándose el respeto de sus jugadores, de la directiva y de los millones de aficionados que disfrutaron de su Dream Team, de su Barça soñado, del hambre de triunfo imperante y sobre todo de la creación de un estilo de juego propio enraizado en la escuela holandesa. Dicho estilo se perdió un poco con los timoneles que sucederían a Cruyff –Robson, Van Gaal- aunque en realidad permanecía en las entrañas del club sin el protagonismo de antes. Prueba de ello fue que al primer equipo llegaban jóvenes procedentes de La Masía que habían aprendido a jugar por nota y casi con el mismo molde (Luis García, Xavi Hernández, Gabri, Iván de la Peña, Carles Puyol), no obstante si querían consolidarse debían acatar las instrucciones del técnico en turno.

La recuperación de la esencia barcelonista fundada por Cruyff inició con Frank Rijkaard, situación que le llevaría a ganar dos ligas y una Champions con un equipo de lujo que tuvo a Ronaldinho, Juliano Belleti, Rafael Márquez, Henrik Larsson, Samuel Eto’o y Deco como principales referentes. Sin embargo sería hasta la llegada de Josep Guardiola que los especialistas, nostálgicos, periodistas y público harían una referencia directa entre el Pep Team y el Dream Team en el que Guardiola fue pieza clave como futbolista. El mismo Pep ha admitido que su estrategia es una continuación de la obra de su maestro Johan Cruyff y del trabajo realizado en La Masía en los últimos 30 años. Un fútbol que sorprendió en su momento y que adaptado por Guardiola al presente resulta aún más espectacular. Lo que Johan sembró está rindiendo frutos en los resultados del que para muchos es el mejor Barça de todos los tiempos.

Romário

Palmarés de Johan Cruyff como DT del FC Barcelona:

Ligas españolas: 4 (1991. 1992. 1993, 1994)

Copa del Rey: 1 (1990)

Súper Copa de la UEFA: 1 (1992)

Copa de Europa/Champions League:  1 (1992)

Súpercopa de España: 3 (1991, 1992, 1994)

Para mayor información consultar los siguientes documentos:

(Libros)

Cubeiro, Juan Carlos y Gallardo, Leonor. Mourinho versus Guardiola. Dos métodos para un mismo objetivo, Alienta, Barcelona, 2010.

Villoro, Juan. Dios es redondo, Planeta, México, 2006.

Wilson, Jonathan. Inverting the Pyramid: the history of football tactics, Orion Books, London, 2009.

(Revista)

Graham Hunter. “Shhh…genious at work” en: FourFourTwo, n° 206, Agosto 2011, pp. 48-55.

Advertisements

About Israel Nungaray

Observador miope
This entry was posted in Ensayos, Football and tagged , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s