Fleetwood Mac ‘Rumours’: El disco eterno

 De vez en cuando aparecen grabaciones que de inmediato se convierten en clásicos instantáneos. Este es el caso. En 1974 la banda inglesa Fleetwood Mac buscaba un nuevo guitarrista que reemplazara a Bob Welch, quien había partido a principios de ese año. En una visita al estudio de grabación Sound City en Van Nuys, California el baterista Mick Fleetwood escuchó a Lindsay Buckingham mientras este grababa unos demos y quedó impresionado con su ejecución. Habló con él y le propuso ingresar a Fleetwood Mac, Buckingham aceptó gustoso aunque con la condición de que también consideraran a su compañera sentimental, la cantante Stevie Nicks. Fleetwood fue renuente al principio y finalmente aceptó porque sabía del potencial de Buckingham y además el grupo deseaba grabar su nuevo álbum[1] lo más pronto posible.

Antes de la llegada de la pareja norteamericana la composición de las canciones corría a cargo de Welch, el bajista John McVie y su esposa Christine quien además era tecladista. Tanto Buckingham como Nicks contribuyeron con piezas propias y refrescaron el sonido de la banda que había transitado del blues rock al pop rock con las aportaciones de Christine McVie. Esa tendencia al pop se acentuó con la incorporación de Stevie y Lindsay. El primer opus con la banda renovada salió en 1975 con título homónimo y resultó un éxito en la radio y en ventas con rolas como “Landslide”, “Crystal”, “Say You Love Me”, “World Turning” “Rhiannon” y “Monday Morning”. La aceptación de la nueva propuesta fue casi total, lo que provocó que el grupo regresara al estudio en 1976 una vez terminada la gira de promoción de Fleetwood Mac.

Para ese momento el conjunto se trasladó definitivamente a California, sitio donde ganaron la reputación de ser uno de los combos musicales más populares del planeta. Habían pasado de tener un éxito mediano a ser superestrellas de “multiplatino”[2]. El álbum Rumours fue grabado en medio de tensiones creativas y de las relaciones personales entre los miembros del grupo. Tanto el matrimonio McVie como la pareja de Buckingham y Nicks estaban en proceso de separación[3], lo cual se vio reflejado en las canciones que entraron a la edición final del álbum. El escucha puede percibir como los integrantes de la banda cantan verdades dolorosas, esparciendo rumores y mentiras sobre su relación amorosa y regodeándose porque la persona que les causó la pena es testigo del desahogo sentimental[4] de piezas como “Go Your Own Way” (Buckingham), “I Don’t Wanna Know” (Nicks), “The Chain” (composición colectiva), “Don’t Stop” (McVie), “Never Going Back Again” (Buckingham) “Oh Daddy” (McVie)  y “Dreams” (Nicks). En esta última, la canción más conocida del disco, es notable que a pesar de las indirectas líricas de Stevie Nicks hacia Lindsay Buckingham él no perdió un ápice de su profesionalismo y realizó un estupendo trabajo en la guitarra que magnífica la composición. La placa ha vendido 18 millones de copias en Estados Unidos y 26 millones en todo el orbe desde su lanzamiento el 4 de febrero de 1977.

Rumours es un álbum que trasciende su origen y cuenta con una gran reputación. Es un disco legendario que captura perfectamente el ambiente de su era y sin embargo subsiste la prueba del tiempo. Su premisa era un simple disco de rock y la resultante fue que el dolor privado se transformó en algo universal[5], es el trabajo cumbre de Fleetwood Mac en la era de Buckingham y Nicks. Es Pop de alta calidad con canciones melódicas, suaves, críticas, graciosas y hasta viscerales. Un record cuyas pistas siguen vigentes, se escuchan todos los días en las estaciones FM de Estados Unidos y varias partes del mundo. Del rompimiento amoroso surgió inspiración para ese monstruo llamado Rumours, un hito que el grupo jamás superó.

Escribió: Israel Nungaray González (30 de marzo de 2012)


[1] Para más información favor de consultar las notas históricas del disco Fleetwood Mac (1975) escritas por Parke Puterbaugh en la edición de CD (2004).

[2] Por las altas ventas de sus grabaciones

[3] Stevie Nicks y Mick Fleetwood tuvieron un breve affaire en 1976 pero decidieron terminar por el bien de la banda

[4] Stephen Thomas Erlewine, “Rumours. Fleetwood Mac” en: http://www.allmusic.com/album/rumours-r7402/review, 30 de marzo de 2012.

[5] Ibídem

Advertisements

About Israel Nungaray

Observador miope
This entry was posted in Música, Opinión, Reseñas and tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s