Final de la UEFA Champions League 2012 (Análisis táctico)

        Buen día. El esperado 19 de mayo llegó y el estadio Alianz Arena de Munich estaba presto y pletórico para recibir a ambos contendientes. Uno de ellos el conjunto local y el otro el sorprendente Chelsea inglés. La historia de la Copa de Europa indica que de los cuatro clubes que han disputado la gran final en el inmueble donde son locales solo Inter Milan en 1965 y Real Madrid en 1957 han levantado la copa. En esta ocasión el equipo bávaro tenía la oportunidad de festejar la obtención de la orejona en su cancha y con su gente, era amplio favorito a pesar de que ambas escuadras llegaban emparejadas en ausencias. Meireles, Terry y Ramires los suspendidos de Chelsea, y Alaba, Luiz Gustavo y Badstuber no estaban disponibles en el Bayern. Chelsea llegó a Munich contra todos los pronósticos, practicando un fútbol acertado en ataque y con un sistema defensivo eficiente, casi indescifrable para escuadras que se cruzaron en su camino como Napoli y Barcelona.

Primer tiempo

El parado inicial de ambos combinados fue 4-5-1 ó 4-2-3-1. El Chelsea salió con David Luiz y Gary Cahill como defensas centrales, como laterales alinearon Bosingwa y Ashley Cole. El centro del campo fue cubierto por John Obi Mikel y Frank Lampard, Juan Mata como media punta, mientras que por las bandas se ubicaron Salomon Kalou y Ryan Bertrand. En punta actuó Didier Drogba. El Bayern Munchen incluyó al capitán Philip Lahm en la lateral derecha, por la izquierda estuvo Diego Contento y como centrales Jerome Boateng y Anatoly Tymoschuk. En el medio centro colaboraron Toni Kroos y Bastian Schweinsteiger, como extremos Arjen Roben y Frank Ribéry. En la delantera Thomas Müller y Mario Gómez, el primero más retrasado. La variación más notable fue un 4-4-1-1 cuando defendían.

Durante los primeros minutos el trámite del encuentro era conforme a lo esperado. El Chelsea bien posicionado en sector defensivo y el cuadro teutón proponiendo ataque. Los pocos lanzamientos hacia el frente de la visita eran rompiendo líneas con pelotazos buscando a Drogba o a cualquiera de los wingers. Bosingwa y Cole jugaban muy adelantados de su lugar combinando juego con Bertrand y Kalou, mientras que los centrales Cahill y Luiz permanecían en el fondo. Con dicho mecanismo lograron contener los arribos de Ribéry y Robben, provocando que dejaran su zona de influencia y retrasaran el balón o se ahogaran en el centro donde generalmente eran marcados por un bloque de tres jugadores blues. La presión de la primera línea ejercida por Mata y Drogba pretendía ganar tiempo para que la muralla azul quedara bien construida. Las triangulaciones de Kroos, Müller y Ribéry o de Gómez, Robben y Bastian fueron poco o nada efectivas durante los primeros 30 minutos.

Exactamente a la media hora la estrategia de Chelsea mutó. Los dirigidos por Roberto Di Matteo aguantaron los embates del local pero ahora atacaban en mayor número y aunque no con claridad, si con la confianza de desplegar sus líneas sin perder el orden. Finalizando la primera mitad los ingleses lucían más enteros y fuertes, el Bayern tuvo un acercamiento claro en una descolgada por derecha en la que Thomas Müller le entregó un balón a Mario Gómez que con pierna derecha recortó a Cahill pero su definición con pierna izquierda fue equivocada mandando el esférico a la tribuna.

Segundo tiempo

El Bayern salió a tambor batiente y al ’46 tuvo su primer arribo por conducto de Ribéry que junto al holandés Robben por fin pudo desplazarse con soltura por las bandas. La postura del huésped era la misma, el cero atrás y contragolpes escasos (Drogba tiró a gol en el primer balón que le quedó a modo aunque su lanzamiento salió a dos metros del poste derecho de Manuel Neuer). Al ’54 Robben disparó desde media distancia y tras el rebote Ribéry mandó la pelota al fondo de la red estando en posición adelantada. Los intentos rojos continuaron aunque siempre encontrando a cinco o seis azules dentro de su área que hacían imposible que algún disparo tuviera consecuencias. Petr Cech se lanzó en vano varias veces porque el balón era bloqueado antes por uno de sus compañeros.

Al minuto 60 hubo un reacomodo de piezas. El Bayern soltó a Lahm por la extrema derecha quedando el esquema en 3-4-3 con Ribéry, Gómez, Robben, Müller y Kroos en la última línea. En esta fracción de tiempo el equilibrio mental jugó un papel preponderante en la historia del partido. Hasta aquí el Bayern Munich sabía que la empresa era complicada pero no perdían la calma y conservaban el equilibrio. Chelsea lucía cómodo con el empate porque físicamente se sabían superiores como para enfrentar la prórroga. Poco a poco el ritmo del encuentro aumentó, el Bayern sumaba esfuerzos buscando el gol pero no todos los jugadores estaban concentrados en el objetivo. Robben se animó en un tiro de media distancia al ’72. Nada de peligro.

Cuando Chelsea recuperaba el balón lo trasladaba muy lentamente, en diagonales o de plano regresándolo, no tenían prisa. Malouda entró al 73 por Bertrand, un cambio de hombre en la misma posición para jugar en un parado táctico ficticio de 6-3-1. El juego en general fue sordo, tosco, con una oncena que proponía sin concretar las llegadas que generó; mientras que la otra seguía en lo suyo sabiendo que el guión escrito por Roberto Di Matteo le daría un final feliz a la película, siempre y cuando la suerte estuviera de su lado.

A Thomas Müller lo noté nervioso y falto de confianza  (al ’36 desperdició  una gran oportunidad de anotar de volea después de un centro de Diego Contento) Así permaneció hasta el ’83 cuando recibió una asistencia de Schweinsteiger al segundo palo desde el ala siniestra. El golpe de cabeza picado del 25 fue enviado a la red luego de que el alemán se anticipara a David Luiz, el balón entró besando el poste cercano de Cech. El estadio estalló en júbilo, la ansiada quinta Copa de Europa estaba cerca.

Al ’86 otro movimiento clave: salió Müller y entró Van Buyten a guardar el resultado. Quizás Jupp Heynckes pensó que un gol era suficiente y que Chelsea bajaría los brazos, vio la copa más cerca que nunca y creyó que sumando otro defensa podría contrarrestar la ofensiva blue. Chelsea había ingresado a Fernando Torres por Salomon Kalou al ’84, desde allí Di Matteo dejó en claro que quería el empate, antes el cero a cero, ahora la igualada a un gol era urgente. Lo consiguieron al ’88 en un tiro de esquina ejecutado por Juan Mata que un muy hábil Drogba mandó al ángulo izquierdo en un certero testarazo a primer poste después de ganarle a Boateng. Finalizó el tiempo regular.

Primer tiempo extra  

Otra vez la colocación de los londinenses dejó a un solo hombre adelante, Torres, un atacante que viene saliendo de una crisis deportiva que ha ido superando con humildad y sacrificio, virtudes que sus compañeros tienen de sobra, en especial Didier Drogba. Apenas arrancando las hostilidades en tiempo adicional Ribéry recibió una infracción por parte del marfileño. El árbitro Pedro Proenca decretó la pena máxima y amonestó a Drogba. El francés salió de cambio al ’96 y su lugar fue ocupado por el croata Ivica Olić.

El penalti fue cobrado por Arjen Robben con un tiro sin potencia, casi al centro y aunque Cech se había vencido a su izquierda logró quedarse con el balón entre sus piernas. Después del grave error del holandés el factor mental cobró importancia, las ilusiones de los bávaros se iban por la borda al tiempo que Chelsea permanecía entero física y emocionalmente. Todavía hubo otra chance para el Bayern en un tiro libre tapado por el hombre de la noche: Drogba.

Segundo tiempo extra 

Apenas transcurrían tres minutos cuando Bayern Munich tuvo otra posibilidad cuando Olić envió un centro que Daniel Van Buyten no alcanzó. Cabe decir que el pase no fue tan preciso y que el belga llegó tarde a la cita. En este momento no había disciplina táctica que valiera, el punto era conseguir la anotación del campeonato para eludir la tanda de penaltis. El Chelsea estaba mentalizado en esa instancia desde que emparejó el marcador en tiempo regular. Una última aproximación para los locales cuando Mikel (quien dio un partido excelso) cometió falta a Schweinsteiger. El tiro de castigo fue otro regalo de Robben para el arquero checo.

En la serie de penales no hay mañana y sólo los grandes se sobreponen a la presión del ambiente y de lo que representa lo que está en disputa: en este caso la supremacía del continente europeo a nivel de clubes. Por Bayern Munich convirtieron el capitán Philip Lahm, Mario Gómez y el portero Manuel Neuer, fallaron Olić y Schweinsteiger. Por Chelsea Juan Mata erró su disparo y anotaron David Luiz, Frank Lampard, Ashley Cole y Didier Drogba. Marcador final en penales: FC Bayern Munchen 3-Chelsea Football Club 4. El equipo de una zona de alcurnia en la capital inglesa y que es propiedad del magnate ruso Roman Abramovich es el campeón de la UEFA Champions League 2011-2012.

Conclusiones

El fútbol es un deporte distinto a los demás en el sentido de que regala emociones en forma de espectáculo sobre el terreno de juego y también a través del factor sorpresa que rompe el equilibrio de fuerzas y decreta al triunfador (Norbert Elias dixit) La definición de un monarca va más allá de la simple regla de que gana quien anota más goles que el rival. También cuenta la capitalización de los errores del oponente, la confianza en la estrategia planteada por el director técnico y la concentración al máximo por parte de los jugadores para que dicha planeación surta efecto. Eso ocurrió con Chelsea, equipo que muchos dábamos por muerto desde los octavos de final pero que a partir de la destitución de Andrés Villas-Boas cambió su mentalidad y aunque no pudo mejorar su situación en la Premier League si capitalizó su ascenso de calidad con la FA Cup ganada al Liverpool y con la Champions obtenida en suelo germano, trofeo esquivo que durante años fue la obsesión de su dueño. Abramovich no escatimó en gastos, cinco entrenadores desde Mourinho y cientos de millones de euros en fichas de futbolistas estrellas o emergentes, todo con tal de hincharse el pecho de orgullo diciendo: “somos campeones de Europa”.

El Bayern Munich lo intentó, llegó 35 veces al marco opuesto por 8 de los ingleses pero no tuvo el tino suficiente ni la claridad mental para convertir sus avanzadas en gol. Creo que la localía y la presión de ganar a toda costa les jugaron en contra afectando en momentos idóneos como el penalti a favor en el tiempo suplementario y en el periodo posterior al tanto de Müller en que el técnico Heynckes confió en que conservarían el resultado. Chelsea funcionó casi a la perfección en defensa y si no atacó lo que podría esperarse de ellos de acuerdo al potencial de hombres como Mata, Torres, Lampard, Kalou y Malouda, fue porque el grupo se fortaleció siguiendo las indicaciones de Di Matteo que convenció a sus muchachos de que la estrategia “a la italiana” les daría el título. Es verdad que Chelsea no es el equipo fuerte y avasallador de antaño, tanto Barcelona como Bayern Munich parecían mejores en el papel y sin embargo fueron derrotados.

Para algunas personas la propuesta de los londinenses va en contra del juego armónico y propositivo, pierde el conjunto que circula bonito la pelota, que dibuja faenas increíbles sobre el rectángulo verde deleitando al espectador. El futbol no siempre premia al “mejor” o al que más lo merece, hay ocasiones en que los errores de uno y la solidificación del otro decretan el desenlace. Hemos visto a un par de  campeones de Europa jugar de manera similar ante idéntico adversario en los últimos dos años. También hemos atestiguado equipos precavidos y defensivos ante oponentes de mayor potencial en torneos de selecciones. El implemento es válido si al final se consigue la victoria y en lo personal me agrada. ¿Está el fútbol resultadista ganando terreno al fútbol estético que a muchos nos gusta? Dejo la pregunta en el aire. Cheers.

Israel Nungaray González

(Ciudad Juárez, México, 20 de mayo de 2012)

Publicado originalmente en futboldecafe.com/21 de mayo de 2012

Advertisements

About Israel Nungaray

Observador miope
This entry was posted in Artículo, Football and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s