Final de la Euro 2012 España vs Italia: análisis táctico

El día esperado llegó, la definición por la supremacía europea a nivel de selecciones sería disputada por el campeón reinante España contra la sorprendente y protagonista histórica, Italia. Ambos cuadros se enfrentaron en el encuentro inaugural del Grupo C con resultado de empate a 1. Los ibéricos navegaron desde el principio del torneo con bandera de candidatos al título, lo mismo que Alemania y Holanda. Los teutones llegaron invictos a la semifinal contra Italia y cayeron 2 a 1, mientras que los neerlandeses no superaron la primera ronda.

El camino a la final

A los españoles no les costó trabajo ganar tanto como hilvanar la mejor versión de su fútbol. Por todos es conocido que la posesión de pelota, asociaciones en espacio corto y diversas opciones de gol son los fundamentos que coronaron el empeño de los clubes españoles (principalmente Barcelona, Villarreal, Athletic de Bilbao, Real Madrid y Sevilla) por la implementación de un estilo distintivo cimentado en las fuerzas inferiores. Llegaron al último encuentro para intentar convertirse en la primera selección en la historia que consigue tres títulos mayores consecutivos: Euro 2008, Mundial 2010, Euro 2012.

He escuchado en canales de televisión como ESPN o TDN a comentaristas sorprendidos del cambio futbolístico de Italia. Dichos comunicadores han mencionado que los latinos atacan más que antes, que tienen una propuesta amena y no mezquina como la del viejo “catenaccio”. Me parece que quienes afirman eso no siguieron a los azzurri durante la eliminatoria rumbo a Polonia-Ucrania 2012. Desde que Cesare Prandelli tomó el timón de Italia ha realizado cambios justos, paulatinos pero respetando la esencia del “calcio”. Una de las reformas fue darle entrada a una camada de jugadores nóveles que tocaban a las puertas de la absoluta desde antes de Sudáfrica 2010. Marcelo Lippi convocó a algunos de ellos pero la base de su equipo estaba compuesta por varios de los campeones de 2006 que además de ser veteranos no pasaban por buen momento ni físico ni futbolístico. El resultado fue una eliminación temprana dejando muchas dudas y provocando una hecatombe en la opinión pública del país transalpino. Lippi dejó el cargo y llegó Prandelli. El ex entrenador de Parma y Fiorentina aceptó la renuncia a la selección de Gattuso, Cannavaro, Del Piero y otros emblemas, y les sustituyó con Giorgio Chiellini, Leonardo Bonucci, Thiago Motta, Riccardo Montolivo, Claudio Marchisio, Antonio Nocerino, Mario Balottelli y Sebastian Giovinco. Conservó en la oncena a una columna vertebral de experimentados: Gianluigi Buffon (capitán), Andrea Pirlo, Antonio Cassano y Antonio Di Natale. Efectuó un equilibrio entre sangre nueva y jugadores consagrados que redituó en el repunte del fútbol italiano. La manija del equipo la lleva Pirlo, un centrocampista completo que participa en labores de recuperación y en la distribución del juego. Gran parte del éxito de la “nazionale” en la competición continental se debe al estado del reciente campeón de liga con Juventus.

Primer Tiempo

     El encuentro inició con buen ritmo, Italia salió al frente con entusiasmo y sin precisión. España tardó en asentarse pero contuvo la intentona azul. El técnico Prandelli mandó una formación de 4-1-3-2 con Chiellini, Bonucci, Barzagli y Abate en el fondo, Pirlo como contención, una segunda línea de mediocampistas con Montolivo, De Rossi y Marchissio, y finalmente dos atacantes, Balotelli y Cassano, el segundo más retrasado, botándose afuera del área. Del Bosque puso el ya tradicional 4-3-3 con Ramos, Piqué, Arbeloa y Alba en defensa, Busquets, Xavi y Alonso en la cintura; en la delantera juegan tres medios, Iniesta, Silva y Fábregas. No hay centro delantero fijo.

Jordi Alba celebrando el segundo tanto

En los primeros minutos Italia abordó por la izquierda y los españoles al sentirse presionados incurrieron en desorden, mientras que la “squadra azzurra” reagrupaba a sus hombres con eficacia. Para el minuto 7 España adelantó líneas y si bien no tiró a gol, hilvanó llegadas por las bandas creando peligro en la meta de Buffon. Ya para el ’12 el bloque español era compacto y los circuitos de pase del rival estaban copados. La consecuencia de ello fue que al ’14 Iniesta recibió un pase corto de Xavi y enseguida mandó un trazo en profundidad a Cesc por la derecha. El catalán buscó la bola con la marca de Chiellini y antes de que el balón saliera envió una diagonal retrasada a media altura que el Chino Silva remató con la cabeza. Gol.

Varias de las aproximaciones italianas ocurrieron mediante balones detenidos. Al minuto 16 Pirlo cobró un tiro de esquina venenoso que Casillas desvió antes de que De Rossi lo tocara. Entre el ‘20 y el ‘22 la contienda era de ida y vuelta, Italia se acercaba pero sin claridad. La Roja recuperaba la posesión del esférico y aunque bajó la intensidad estaba más cerca su segundo tanto que el del empate. Hubo un par de disparos de Cassano (dentro y fuera del área) que el portero del Real Madrid detuvo sin problemas. También probaron con pelotazos de Pirlo y Montolivo buscando a Balotelli pero Ramos y Piqué no le dejaron ni un metro libre al jugador del Manchester City, una marcación excelsa.

Pirlo y Xavi

Aquí surge un detalle llamativo. Durante 10 minutos -entre el minuto 24 y 34- España descansó, aguantó con un trabajo defensivo ejemplar y sin perder la concentración. Pasado ese tiempo regresaron a la práctica de arrollar al contrario circulando la pelota como saben hacerlo, con triangulaciones, cambios de juego y balones a ras de piso que dejaron a Italia con sus líneas rotas. El caos y la incertidumbre regresaron al lado “azzurri”. Al ’41 un contragolpe español confirmó la inexistencia de la defensa italiana. El lateral izquierdo Jordi Alba se acompañó con Xavi buscando una pared, el 8 le filtró el balón para  que definiera entrando al área ante la salida de Buffon. El segundo llegó antes del descanso.

Segundo Tiempo

Prandelli necesitaba hacer ajustes, ya en el primer tiempo había perdido a Chiellini por lesión, en su lugar entró Balzaretti. Por tal motivo sacó a Cassano y dio entrada a otro delantero, Antonio Di Natale, hombre gol del Udinese. La intención era darle más potencia al ataque. En principio parecía que le daría resultado porque al ‘47 Abate centró por la diestra y Totó remató con la cabeza por encima del marco ibérico. Las siguientes llegadas fueron españolas: Xavi, Cesc y Silva probaron a Gigi con tiros lejanos.

Al ’51 una jugada clave. Di Natale recibió una asistencia de Montolivo que lo dejó solo, con la mesa puesta. Disparó con izquierda sin fuerza, otro regalo para Iker. Cinco minutos más tarde Montolivo le cedió su lugar a Thiago Motta. La lectura de tal movimiento era evidente: darle fuerza al medio terreno para evitar una goleada y buscando el descuento en algún contra ataque. En la otra banca Pedro ingresó por Silva (’59), la idea era darle velocidad y desborde a España, además de extender el juego por todo el frente ofensivo gracias a la movilidad del canterano del Barça.

Alba y Marchisio

Por mala fortuna o por azares del destino Motta salió lesionado luego de recibir una patada de Busquets. Italia quedó con 10 hombres y España aprovechó para retomar el control del partido.Los azules jugaban de espaldas a su portería, sin respeto por las líneas porque no les quedaba de otra, los rojos dormían el esférico maniobrando con maestría, como una orquesta bien afinada. Cesc salió al ’75 y Fernando Torres le sustituyó, el técnico salmantino quería más goles.

El factor emocional fue importante en el último tramo. Los italianos no tenían capacidad de respuesta, estaban exhaustos y mentalmente vencidos. España se daba un festín intentando desde fuera del área, en diagonales, por los costados, en descolgadas y mediante acompañamiento múltiple. Otra vez aplicaron la estrategia de descanso, ahora con un dominio notable y la disminución anímica del adversario.

Fernando Torres colaboró con el tercero de la noche

Corría el ’84 y Andrea Pirlo pretendía una salida, perdió el balón en media cancha al dar un mal pase que fue interceptado por Xavi Hernández. El de Tarrasa observó el desprendimiento de Torres y le dio un pase de primera para que “El Niño” hiciera su trabajo enviando el balón a la base del poste izquierdo. Tres goles a cero. Faltando un par de minutos para el tiempo reglamentario sucedió otra contra. Sergio Busquets mandó otro filtrado a Torres, el madrileño observó a su compañero Juan Mata –entró supliendo a Andrés Iniesta- que seguía la jugada y le cedió el honor. El mediocampista del Chelsea definió con el marco abierto porque Buffon salió de su zona una vez más.

Conclusiones

La Euro 2012 terminó, fue un buen torneo en términos generales. España es campeón por segunda ocasión consecutiva, tercera en su historia, empata el record de Alemania y despeja cualquier indicio de duda sobre su hegemonía en el fútbol internacional. Italia lucía fuerte, algunos medios lo veían como el conjunto ideal para darle pelea a España, sobre todo tomando en cuenta que en la semifinal vencieron con categoría a los germanos. Anotaron cuando tenían que hacerlo y se defendieron como expertos que son en la materia. A España le costó trabajo echar a Portugal, en realidad no pudo marcarle y el cotejo se definió en serie de penaltis.

Hace tiempo que una selección no ganaba el título con semejante superioridad, tanto en el marcador como en las acciones de juego. Aunque  Prandelli cambió la táctica buscando poblar la media cancha no consiguió el objetivo porque si bien sus dirigidos tuvieron el balón el tiempo suficiente, poco o nada pudieron conseguir. Cuando quiso implementar el 4-4-2 ya era tarde, tenía desventaja numérica y un rival agrandado. España fue mejor en todos los niveles y sectores de la grama verde. Tiene jugadores tiempistas como Alonso y Silva, velocistas como Alba, Pedro y Navas, magos como Iniesta, Cesc y Xavi y obreros como Busquets, Piqué y Ramos. El balance entre los titulares y los suplentes impresiona porque el estilo no varía, puede mutar el parado mas la idea permanece.

La transición por la que atraviesa Italia la permite ilusionarse en próximas incursiones (han calificado a la Copa Confederaciones porque España ya tenía su puesto asegurado desde la corona conseguida en Sudáfrica 2010), tiene elementos jóvenes y talentosos que le garantizan buena salud al calcio. España en cambio ha demostrado al mundo una vez más que ningún  combinado nacional es mejor que ellos, el título europeo con Del Bosque al mando no sólo representa un golpe de autoridad sino que invita a los aficionados al fútbol a reflexionar sobre el estado de forma del deporte y a un análisis a conciencia del cómo, el por qué, el cuándo el mejor fútbol se comenzó a practicar en la Madre Patria.

La unión española

Otra pregunta sería ¿hasta cuándo durará el sueño? Difícil dar una respuesta, es obvio que terminará algún día y lo mejor que podemos hacer es disfrutarlo mientras dure. La garantía de que no será pronto la encontramos en el hecho de que todas las selecciones españolas desde la primera categoría juegan a lo mismo, inspiradas en gran medida en el modelo del FC Barcelona han logrado subsanar el cambio generacional por que tanto los clubes como La Roja incorporan varios chicos que han probado la fórmula desde la infancia y llevan una progresión palpable y calculada. Por eso vemos ese dejo de alegría y al mismo tiempo de humildad en Casillas y sus capitaneados: han sido preparados para el éxito sabiendo que no es fácil lograrlo y que debido a su esfuerzo merecen el reconocimiento del que gozan.

 

Escribió: Israel Nungaray González

 

Ciudad Juárez, México (2 de julio de 2012)

Advertisements

About Israel Nungaray

Observador miope
This entry was posted in Football, Artículo and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s