Paolo Maldini: el eterno rossonero

En el fútbol existe una estirpe de jugador que va en declive, aquel que permanece fiel a unos colores y a un equipo durante toda su carrera o al menos durante gran parte de la misma. Entre los que permanecen en activo están Francesco Totti, capitán y emblema de la Roma, Steven Gerrard, alma y también capitán del Liverpool FC, Alessandro Del Piero, il Capitano de La Juventus de Turín que inició en el Padova en 1988 pero juega en la Juve desde hace casi 19 años, el inglés John Terry que comanda al Chelsea FC donde inició desde las fuerzas inferiores, el brasileño naturalizado mexicano Antonio Naelson ‘Sinha’ que jugó un par de años en el Saltillo y el Monterrey respectivamente para después recalar en el Toluca donde participa desde 1999, el galés Ryan Giggs, red devil desde la cantera, debutó en 1991 en el primer equipo del Manchester United y sigue formando parte de su nómina; y más recientemente estaba el español Raúl González Blanco quien debutó en el Real Madrid en 1994 y salió de la Casa Blanca hasta 2010. Bien, pues el defensor italiano Paolo Maldini es de esa clase de futbolistas fieles, él capitano jugó para el AC Milan desde 1985 hasta 2009.

Paolo Cesare Maldini nació en Milano, capital de Lombardía el 26 de junio de 1968. Es hijo de otra leyenda rossonera, Cesare Maldini, ganador de 4 scudetti y de la Copa de Europa de 1963. De adolescente Paolo admiraba a los héroes italianos que obtuvieron la Copa del Mundo de 1982 en España, en especial a aquellos que pertenecían a la Juventus de Turín como Claudio Gentile, Gaetano Scirea, Marco Tardelli o Paolo Rossi. Su padre no le obligó a que siguiera sus pasos aunque llegado el momento Paolo decidió que sería futbolista. Le comunicó a su progenitor que deseaba mudarse a las fuerzas básicas de Juventus (ingresó a la escuela del Milan en 1978). Cesare se opuso de manera tajante diciéndole que debía honrar a su ciudad y que si no quería quedarse en el AC Milan entonces debería probarse con el Inter, el otro club de Milano pero jamás con los bianconeros, rivales históricos de la causa milanista.

(Arriba: Paolo diciendo adiós en San Siro)

Así pues, el joven Maldini permaneció en el Milan y debutó en la Serie A el 20 de enero de 1985 a los 16 años de edad, contra el Udinese. En ese tiempo el AC Milan atravesaba por una crisis institucional por el endeudamiento financiero acompañado de una sequía de títulos y un descenso en 1980 por el escándalo Totonero referido a arreglos de partidos en el fútbol italiano. En esa polémica también estuvieron envueltos clubes como Lazio, Palermo, Bologna, y Avellino. En 1986 apareció Silvio Berlusconi, magnate de los medios de comunicación en Italia y compró la entidad rossonera para salvarla de la bancarrota. Berlusconi era un hincha declarado del Milan y llegó dispuesto a invertir lo que fuera necesario para devolver al club de sus amores a los primeros planos. Al año siguiente fue contratado Arrigo Sacchi como entrenador, iniciaba una nueva era para el Milan con la adquisición de las figuras holandesas Ruud Gullit, Marco Van Basten y Frank Rijkaard. Esa generación milanista incluyó también a Mauro Tassotti, Roberto Donadoni, Franco Baresi, Carlo Ancelotti y Alessandro Costacurta. Juntos marcaron una época gracias a los conocimientos de Sacchi y a la disposición de sus pupilos para llevarlos a cabo. El pressing desde el área contraria y la recuperación rápida del esférico son un par de tareas que el técnico demandaba. En 4 años obtuvieron un Escudeto, dos Copas de Europa y dos Copas Intercontinentales entre otros trofeos.

Maldini se desempeñaba en todos los sectores de la defensa aunque preferentemente jugaba de lateral izquierdo. Tuvo en el capitán Baresi a un gran maestro cuyo ejemplo ayudó a la consolidación de Paolo en Serie A y en la selección azzurra en la que debutó en marzo de 1988. Tras el retiro de Franco Baresi del Milan y el equipo nacional, Maldini cambió su demarcación a la defensa central. Jugó un partido en los Juegos Olímpicos de Seúl y fue convocado al equipo mayor para la disputa del Mundial Italia 1990. Participó en los siete compromisos del combinado italiano y se ganó el respeto de mucha gente. Aparte, Paolo estuvo en el representativo que compitió en los mundiales de 1994, 1998 y 2002, además de las Eurocopas de 1988, 1996 y 2000.

(Arriba: en el Mundial Estados Unidos ’94)

Paolo Maldini es el futbolista emblema de una institución tanto por su pulcritud en el juego como en su fidelidad a un solo equipo. Además fue un modelo de constancia y trabajo arduo, ejemplo a seguir para sus compañeros de profesión. A lo largo de su carrera fue tentado por grandes clubes como Real Madrid y Manchester United que le invitaban a unirse a sus filas. Con facilidad habría brillado en cualquier otro club pero jamás abandonó Milanello, prefirió forjar su leyenda respetando los valores humanos y deportivos que le acompañaron desde la infancia. El capitán italiano es uno de los pocos futbolistas que ha jugado más de mil partidos entre los disputados con el Milan y en los que defendió la casaca nacional, asistió a 4 Copas del Mundo y a diferencia de los “cinco copas” Lothar Matthäus y Antonio Carbajal participó en todos los cotejos de su selección sin ser sustituido, jugó los 90 minutos de cada partido más los tiempos extra de las fases eliminatorias que así lo requirieron. Por tal motivo posee el record de más minutos en cancha. Fue expulsado en una ocasión -y por acumulación de tarjetas amarillas-, todo un logro tomando en cuenta su puesto. Su mejor cualidad era guardar la posición, pocas veces era vencido en el uno contra uno y cuando se barría lo hacía limpiamente.

(Arriba: Maldini sigue de cerca a Maradona)

Era respetuoso con los rivales, mismos que hacían lo propio con el ‘3’. Paolo dijo alguna vez que el delantero más peligroso que le tocó enfrentar fue Ronaldo Luis Nazario de Lima, curiosamente el brasileño también pondera a Maldini como el defensa impasable que le hacía ver su suerte. El francés Zinedine Zidane jugó para Juventus durante la segunda mitad de los 90′s  y en los clásicos contra el Milan prefería cambiarse a la banda izquierda (siendo diestro) con tal de no toparse con ‘Il Bello’ en la parcela derecha, donde el zaguero era una muralla casi infranqueable. A lo largo de casi 25 años compartió vestidor con figuras como Gennaro Gattuso, Roberto Baggio, Andrea Pirlo, Rui Costa, Daniele Massaro, Clarence Seedorf, Kaká, George Weah, Cafu, Andriy Shevchenko, Rivaldo, Massimo Ambrosini, Gianfranco Zola, Philipo Inzaghi, Ronaldinho, Alessandro Nesta, Gianluigi Buffon, entre muchos otros. Fue dirigido por el ya señalado Arrigo Sacchi, Carlo Ancelotti, Nils Liedholm, Fabio Capello, por su padre Cesare Maldini en la selección y por Dino Zoff también en la squadra azzurra, todos estos directores técnicos confiaron en él por su regularidad, entrega y liderazgo en cada uno de losmatches en los que participaba.

Como anécdota llamativa apunto la del último derby que Maldini jugó contra el Inter. Los hinchas nerazurros colocaron una manta en la tribuna que decía: “en la cancha nuestro rival, en la vida siempre leal”. Ese detalle contrasta con algunos hinchas milanistas que el día del partido final de Paolo en San Siro mostraron pancartas demeritándolo y aduciendo que el verdadero estandarte del equipo es el anterior comandante rossonero: Franco Baresi.

(Arriba: El Capitano)

Obtuvo muchos triunfos dentro de la cancha, jugó más de un millar de cotejos como profesional y supo separar su carrera deportiva de su vida personal. Está casado con Adriana Fossa con quien procreó dos hijos, Christian y Daniel. Tras su retiro en mayo de 2009 a los 41 años de edad el Milan retiró el dorsal 3 y quedó establecido por el propio Maldini que el número sería reactivado únicamente si alguno de sus hijos llega al fútbol profesional y si el hipotético futbolista decide utilizarlo, desde luego jugando para el AC Milan. De cualquier forma sería un acto de nostalgia para Paolo y para los hinchas, además de un intento de continuar la dinastía de los Maldini. Simon Kuper comentó en su libro “Football Men” (2007): “si alguna vez Maldini decide retirarse, el Milan Lab seguramente lo clonará”. Algo imposible de repetir pero no podríamos culpar al club lombardo si lo intentara.

Paolo Maldini es uno de los jugadores más exitosos del fútbol italiano, a nivel de clubes lo ganó todo y aunque capitaneó a su selección en diversos torneos (quedando subcampeón en un Mundial y una Eurocopa) no contó con la fortuna de levantar un trofeo internacional. No obstante sigue siendo uno de los jugadores con más partidos como seleccionado (126 en 14 años con la azzurra, solo superado por Fabio Cannavaro que completó 136 en 2010) y una de sus figuras históricas.

Es visitante asiduo de los encuentros del Diabolo como local -en la zona VIP, desde luego- y a los 44 años conserva una condición física envidiable por futbolistas más jóvenes que aún juegan. Todavía se le permite entrenar en Milanello y podría regresar a la actividad profesional en cualquier momento si se lo propusiera. Por lo pronto aguarda que su amado Milan le brinde la oportunidad de trabajar en el club en algún puesto directivo o de asesoría.

Siempre fiel, siempre profesional, el eterno gran capitano. Cheers.

(Arriba: Paolo con su amigo Alex Del Piero dentro del Derby Milan-Juventus)

Palmarés:

7 títulos de liga (Serie A: 1988, 1992, 1993, 1994, 1996, 1999 y 2004)

1 Coppa Italia (2003)

2 Copas Intercontinentales (1989, 1990)

5 Supercoppas Italianas (1988, 1992, 1993, 1994, 2004)

1 Mundial de Clubes de la FIFA (2007)

5 Súper Copas de la UEFA (1989, 1990, 1994, 2003, 2007)

5 trofeos de la European Cup/Champions League (1989, 1990, 1994, 2003, 2007)

A nivel individual:

2 Balones de Bronce (1994, 2003)

Defensa del año en la Serie A (2004)

Equipo ideal de la UEFA (2003, 2005)

Jugador con el mayor número de partidos con la camiseta del AC Milan (902)

Equipo ideal de la Copa del Mundo de la FIFA (1990, 1994)

Equipo ideal de la Euro (1988, 1996, 2000)

 

Escribió Israel Nungaray González (publicado originalmente en futboldecafe.com el 23 de junio de 2012).

Advertisements

About Israel Nungaray

Observador miope
This entry was posted in Artículo, Football and tagged , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s