La pasión de Galeano

Cuán difícil resulta escribir de algo que te gusta sin dejarte llevar por la pasión, y cuán complicado es para el lector no dejarse arrastrar por la excitante forma en que Eduardo Galeano habla del mejor deporte sobre la tierra en El Fútbol a Sol y Sombra[1]. En dicho texto, el escritor uruguayo hace un recorrido por la historia del fútbol y sus principales jugadores. También incluye una crónica de los campeonatos mundiales desde el primero en Uruguay (1930) hasta el decimoquinto en Estados Unidos (1994), esto en la edición de 1995[2].

Anécdotas sobre clubes, goles memorables, información sobre estrellas de varias épocas, crónicas de partidos… todo inmiscuido en una narrativa de alcance tanto fantástico como solemne. También se incluye la cara oscura del fútbol (de ahí el título). La muerte de fanáticos en el partido Juventus-Liverpool en la final de la Copa Europea de Clubes en 1985, las lesiones que han cortado súbitamente la carrera de varios futbolistas, la cada vez más común utilización de estupefacientes ó la intervención del estado en este deporte (Hitler ordenó el fusilamiento de los jugadores del Dynamo Kiev luego de que vencieron con gallardía a la selección nacional de Alemania. La historia reveló más tarde que la matanza de los futbolistas ucranianos fue un mito patrocinado por el gobierno soviético para bañar de heroísmo a sus deportistas; así mismo, Mussolini fue acusado de haber “allanado” el camino para que Italia se coronara en los mundiales de 1934 y 1938).

Este librito es muy ameno y contiene información fundamental para todo aquel que se precie de ser aficionado al futbol, y a los que no lo son les sirve para entender el porque de dicha afición. Galeano habla con soltura de muchos temas. De los cambios en la forma de jugar: “la tecnocracia del deporte profesional ha ido imponiendo un fútbol de pura velocidad y mucha fuerza, que renuncia a la alegría, atrofia la fantasía y prohíbe la osadía” (p. 2), menciona a la naranja mecánica (Holanda): “todos atacaban y todos defendían, desplegándose y replegándose vertiginosamente en abanico y el adversario perdía las huellas ante un equipo donde cada uno era once” (p. 164); y desde luego al rey Pelé: “cuando ejecutaba un tiro libre, los rivales que formaban la barrera querían ponerse al revés, de cara a la meta, por no perderse el golazo” (p. 152). El texto está dividido en capítulos cortos, lo cual facilita la lectura y por supuesto la comprensión de la misma. Altamente recomendable.

 

Revisión por Israel Nungaray González en 2007


[1] Galeano, Eduardo. El Fútbol a Sol y Sombra, Siglo XXI, México, 2002.

[2] La edición de 2002 incluye el Mundial de Francia 1998.

Advertisements

About Israel Nungaray

Observador miope
This entry was posted in Football, Reseñas and tagged , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s