Gracias, Ronaldo

    Las palabras faltan para describirlo, hemos agotado halagos y adjetivos para valorarlo con justicia. Cuando anunció su retiro no me sorprendió, sabía que ese momento llegaría tarde o temprano. Lo que no pude evitar fue la tristeza causada por su partida, pocas veces me ha dolido tanto el adiós de un futbolista (antes sucedió con Maldini, Zidane y Cantona) como con Ronaldo, para mi gusto el mejor centro delantero, striker o rematador que ha pisado una cancha de futbol.

Dejó de calzarse para siempre las botas y ponerse el pantalón corto a principios de 2011, estaba gordo, cansado y enfermo. Nada de eso importa para quienes fuimos testigos de su fútbol por televisión e internet o los que tuvieron el privilegio de verlo en el Bernabeú, San Siro, Yokohama, el Camp Nou o el Mineirão. Ronnie no perdió el olfato goleador a pesar de que sus habilidades y velocidad mermaron con el tiempo. Sufrió numerosas lesiones[1]y siempre regresó, nunca se dio por vencido. Ese tesón aunado al talento suyo y de dos generaciones brillantes de brasileños le permitió erigirse como campeón mundial del deporte más popular del orbe (1994 y 2002). Dejó atónitos a millones de espectadores y es el ídolo de varios futbolistas profesionales, como Karim Benzema, Wayne Rooney, Radamel Falcao y Lionel Messi.

Inicios

Estados Unidos, verano de 1994. Aquel jovencito enclenque de 17 años que abrazaba a sus compañeros de la verdeamarelha aquella tarde en Pasadena, California cuando fueron campeones del mundo, -él también recibió medalla por formar parte de la plantilla aunque no haya pisado la cancha en ningún partido de aquel evento-, jamás imaginaría lo que le deparaba la vida, solo quería cumplir su sueño de consagrarse en el futbol profesional.

En aquel tiempo Ronaldo jugaba en el Cruzeiro, escuadra con la que consiguió una Copa de Brasil y anotó una veintena de goles. Terminando la copa del mundo fue traspasado al PSV Eindhoven de Holanda donde obtuvo otro título copero y marcó en 40 ocasiones. El siguiente paso fue el definitivo hacia su consagración como estrella internacional pues ficharía por el FC Barcelona y aunque solo jugó entre 1996 y 1997 (Copa del Rey, Recopa de Europa y Supercopa española de por medio) dejó una huella profunda en los hinchas blaugranas y en los amantes del buen fútbol. Ronaldo significó mucho para quienes éramos adolescentes por aquella época, en lo personal le considero el delantero más peligroso y potente que he visto, reconozco y admiro a otros grandes atacantes del pasado como Pelé, Best, Puskás y Müller pero la diferencia es que a Ronnie lo viví, no me lo contaron, no lo conocí en videos compilatorios de sus mejores jugadas como los mencionados.

Llegó a Francia ’98 con los ojos del mundo encima de él, principalmente de los medios de comunicación quienes habían testificado como rompía cinturas en Italia enfundado en la casaca del Inter. Acoto aquí que para entonces Ronaldo había embarnecido un poco, a su llegada a Europa a mediados de la década estaba muy delgado y desnutrido, como tantos otros futbolistas brasileños que han vivido en la pobreza durante sus primeros años de vida. En el tiempo que militaba en el PSV recibió tratamiento hormonal para que su cuerpo tomara fuerza y pudiera adaptarse mejor al ritmo de juego en el viejo continente. Cuando volvió a lastimarse la rodilla en 2008 algunos especialistas deportivos insinuaron que el posible origen de sus problemas recurrentes con dicha lesión era que su organismo no había respondido correctamente al tratamiento médico al que fue sometido durante la última etapa de su adolescencia.

Presentación con el FC Barcelona (1996)

El conjunto amazónico revalidó su condición de favorito en 1998 llegando hasta la final, no sin antes recibir críticas a su desempeño, muchas de ellas referidas a la falta de espectacularidad. Los tetracampeones dirigidos por Mário Lobo Zagallo golearon a Marruecos y Chile, derrotaron a Escocia y Dinamarca con marcadores apretados, vencieron a Holanda en semifinales mediante serie de penales, incluso en la primera ronda perdieron ante Noruega. Eso dio pie al cuestionamiento de Brasil como equipo y a la capacidad del número ‘9’ de marcar diferencia en una escuadra plagada de campeones del mundo como Dunga, Bebeto, Aldair, Taffarel, Leonardo y Cafu. Ronaldo anotó tres goles durante la justa y el subcampeonato no mermó su hambre de triunfo. Regresó al Inter a seguir creciendo y demostrando su enorme capacidad.

En Italia tuvo una etapa gloriosa a nivel individual vestido de nerazurro, lució sus numerosas virtudes con el balón en los pies y marcó 71 goles en 115 partidos en una  liga donde el trabajo defensivo es un arte. Si bien no pudo jugar tanto durante las cinco temporadas de su contrato debido a las dos lesiones sufridas en 1999 y 2000, fue siempre muy querido por los interistas y respetado por rivales como Paolo Maldini, quien dijo que Ronaldo era el delantero más peligroso que le tocó enfrentar a lo largo de su carrera. Agrego aquí que el brasileño elogió de la misma manera a su homólogo italiano.

Consagración

Llegó 2002 y otra vez las dudas respecto a Brasil y sobre todo, al estado de forma del 9, en lo futbolístico (recién recuperado de su dolencia, jugó poco antes del mundial) y en lo físico, ya que había aumentado de peso considerablemente. Esta vez no se trataba de un desajuste hormonal sino de una dieta alta en carbohidratos combinada con inactividad[2]. No obstante, mejoró en los rubros antes mencionados y para mayo estaba listo. Brasil cargaba con los fantasmas de 1970 y 1982, momentos que los “expertos” catalogan como los puntos más altos del jogo bonito. El técnico Luis Felipe Scolari cerró filas, restringió el acceso a los medios y permitió que sus pupilos tuvieran ratos de esparcimiento en los días de descanso, hacían asados y convivían de forma jovial. El equipo sudamericano contaba con figuras como Rivaldo, Cafu, Roberto Carlos, Denilson, Gilberto Silva, Lucio y un joven Ronaldinho. La base de esta misma selección ganó la Copa América en 1997 y 1999, había tenido tiempo suficiente para culminar el ciclo mundialista obteniendo la quinta estrella.

El equipo caminó con soltura durante el torneo, ganó los siete encuentros marcando 18 goles y permitiendo apenas 4. Ronaldo destacó como líder de goleo con 8 tantos, dos de ellos ante la siempre poderosa Alemania en la final de Yokohama el 30 de junio. Terminado el evento el Real Madrid contrató a Ronaldo de último momento, al cierre de los fichajes de verano. Con el equipo blanco ganó dos ligas, la Copa Intercontinental y la Supercopa de España. Conquistó a los hinchas de la capital española que pronto olvidaron su pasado barcelonista. En 2003 recibió un segundo Balón de Oro que lo acreditaba como el mejor del mundo en ese momento.

Hizo más de 100 goles como merengue y formó parte de una generación conocida como “Los Galácticos”, plantilla que tuvo entre otros a Luis Figo, Raúl González, Roberto Carlos, Iker Casillas, Claude Makélélé, David Beckham, Guti, Michael Owen y Zinedine Zidane. Esa época se tradujo para los madridistas en venta de camisetas y marketing a cambio de pocos títulos y destellos individuales en el terreno de juego, jamás trasladaron a la cancha la grandeza teórica que brindaban los nombres de sus futbolistas. Entre los destacados estuvo Ronaldo, un tipo que había ganado casi todo y seguía celebrando sus goles con una sonrisa de oreja a oreja, seguía loco por el fútbol. Afirmación que fue confirmada en 2006. En el mayor evento del fútbol celebrado en Alemania rompió el record de Gerd Müller como máximo anotador en la historia de los mundiales, llegando a 14 dianas conseguidas en tres certámenes. El alemán realizó 13 en las copas de 1970 y 1974.

Salió del Madrid porque Capello no le tenía confianza, lo veía muy gordo y por eso lo condenó a la suplencia. Al respecto Juan Villoro comentó: “Mezcla de corpulencia y habilidad, el estilo de Ronaldo fue el de un gladiador de diseño. Su estatura de 1,83 aconsejaba una musculatura de 83 kilos. Pero no es fácil vivir del cuerpo sin padecer sus tentaciones, sobre todo en un mundo con espaguetis tan sabrosos: varias veces Ronaldo fue un genio de 100 kilos”[3]. Llegó al AC Milan en 2007 y permaneció poco más de un año con el club lombardo. En 2008 volvió a resentirse de su eterna rodilla lastimada y otra vez pasó un año fuera de las canchas. Retornó a Brasil en 2009  para jugar con el Corinthians de São Paulo. Quería sacarle provecho a sus últimos años y perseguía el objetivo de ganar la liga en su país y la Copa Libertadores, dos de los trofeos que faltaban en su vitrina. Obtendría el título liguero y la copa en 2009, la Libertadores le fue esquiva hasta el final, situación que Ronnie ha lamentado en varias ocasiones. Sin embargo contribuyó en su equipo con goles y chispazos de virtuosismo que deleitaron a los hinchas del Timão. Para entonces era gordo y lento, eso era lo de menos, seguía presente y era ejemplo de constancia para muchas personas, fueran o no deportistas.

Fue un ídolo de los madridistas

De salida

Ronaldo Luís Nazário de Lima será recordado como “El Fenómeno” y desde mi punto de vista hay dos sentidos emanados de tal apodo: su increíble talento para el deporte más hermoso que hay y su sorprendente capacidad de levantarse una y otra vez, de resurgir de entre las cenizas y alcanzar la cima. Cierto que no mantuvo su nivel, las lesiones y el sobrepeso lastraron su progresión que parecía encaminarse hacia el “cielo” futbolístico habitado por Pelé, Cruyff y Maradona. En términos generales fue profesional en su desempeño deportivo y a pesar de que incurrió en indisciplinas (consumo de alcohol y escándalos con prostitutas) logró hacerlas olvidar dentro de la cancha. The Unstoppable fue detenido por su propio organismo, el día de su retirada confesó con lágrimas en los ojos que en su cabeza pensaba la jugada que debía ejecutar pero el cuerpo no le respondía.

Ronaldo fue único a pesar de haber nacido en Brasil, tierra que ha brindado varios semidioses del balompié. “Un tal Ronaldo de Assis Moreira recogió el diminutivo que su tocayo había tirado a la basura y aceptó triunfar como ‘Ronaldinho’. Por su parte, el portugués Cristiano Ronaldo dos Santos Aveiro ha podido llamarse como un cyborg (CR7 o CR9), pero nunca podrá ser Ronaldo”[4]. La alegría del fútbol es el gol, y Ronaldo fue un alegre empedernido, repartiendo la dicha entre la concurrencia. Gracias, Ronaldo. Cheers.

Israel Nungaray González (Ciudad Juárez, México, 15 de enero de 2013)

Palmarés:

Cruzeiro (Campeonato Mineiro, 1994 y Copa de Brasil, 1995).

PSV Eindhoven (Copa Holandesa, 1996).

FC Barcelona (Copa del Rey, 1997; Recopa de Europa, 1997 y Supercopa de España, 1996).

Inter de Milan (Copa UEFA, 1998)

Real Madrid (Liga Española, 2003 y 2007; Supercopa de España, 2003 y Copa Intercontinental, 2002).

Corinthians (Copa de Brasil y Campeonato Paulista, 2009)

Brasil (Copa América, 1997 y 1999; Copa Confederaciones, 1997 y Copa del Mundo, 1994 y 2002).

Reconocimientos individuales (Bota de Oro Europea, 1997; FIFA World Player, 1996, 1997 y 2002; Balón de Oro de la Copa Mundial y Mejor Jugador del Mundial de la FIFA, 1998; Trofeo Pichichi, 1997 y 2004; Bota de Oro del Mundial 2002 y Balón de Oro de France Football en 1997 en 2002, entre otros).


[1] Las más graves le ocurrieron mientras defendía los colores del Inter de Milan. Fue operado dos veces por una lesión de rodilla: ruptura del tendón rotuliano. La segunda lesión (2000) le dejó fuera de actividad durante más de un año.

[2] Ronaldo dijo en febrero de 2011 que su tendencia a engordar era debido a problemas con la glándula tiroides.

[3] Juan Villoro. “Ronaldo: las razones del cuerpo” en: http://www.clubcultura.com/clubliteratura/clubescritores/villoro/cancha/ronaldo01.html, 15 de enero de 2013.

[4] Ibídem., 15 de enero de 2013.

Advertisements

About Israel Nungaray

Observador miope
This entry was posted in Artículo, Football and tagged , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s