Sobre el ensayo “La cultura como proceso de dominación política” de Ménthor Sánchez Gambóa.

El texto sigue la línea crítica del proceso de dominación sufrido por los países americanos desde la Colonia española en el siglo XVI. La estrategia de dominación de los imperialistas europeos –españoles en este caso- no dista mucho de la aplicada por los Estados Unidos, Japón, Francia o cualquiera de los otros países poderosos integrantes del G7.

La Corona española vio en América una mina de oro (en más de un sentido) de la que podía servirse a su antojo. Para ello impuso su ley por medio de la sangre y la religión, una vez concretada la conquista comenzó la colonización que en palabras de Sánchez Gambóa fue un proceso de aculturación forzada que incluyó la imposición de un lenguaje, la destrucción de las antiguas ciudades prehispánicas y el asentamiento de ciudades hechas a imagen y semejanza de las ibéricas.

La empatía con la situación contemporánea es interesante. Ahora las armas no disparan necesariamente balas, hoy la pólvora está hecha de billetes y monedas ofrecidos para que algún país en vías de desarrollo libre algún escollo, financie alguna obra pública o comience a construir capital. Los países ricos “colonizan” cualquier territorio donde han invertido o prestado dinero, imponen su cultura, dictan el orden social, político y mercantil.

Es el intercambio al que nos han orillado nuestros gobiernos sin preguntarnos siquiera. Los dueños del mundo decidieron que para poder generar más riqueza y de paso ayudarnos un poquitín debemos someternos al modelo neoliberal propuesto por ellos. Es la supra cultura de la que habla el autor, nos han dicho que es el único camino correcto y si nos ponemos rejegos nos envían amenazas que devienen en represión, persecución de disidentes y hasta guerra para que nos dejemos de payasadas. Tenemos lo que necesitamos y cosas superfluas también, aceptamos las reglas del juego de la nueva colonización mundial en la que la participación del cuarto poder ha sido fundamental. Como menciona el autor (tomando una idea de Marshall McLuhan), la vida en el planeta seguirá por el mismo rumbo hasta que todos usemos la misma moneda, hablemos el mismo idioma, profesemos la misma religión y tengamos una misma forma de gobierno. Será el último nivel de la gran aldea global en la que habitamos desde hace mucho tiempo.

 

Advertisements

About Israel Nungaray

Observador miope
This entry was posted in Opinión, Reseñas and tagged , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s