Democracia: límites y alcances

 Introducción

      El ejercicio de la democracia tiene diversas interpretaciones teóricas y prácticas. Entre ellas están las que buscan la inclusión de la mayor cantidad de hombres y mujeres, la socialización de la educación y la distribución igualitaria de conocimiento. El presente documento desglosará esas vertientes no sin antes aterrizar el concepto de democracia. Así mismo se enfocará al caso mexicano para contemplar la posibilidad de aplicación o descarte de las propuestas de Giddens, Innerarity, Rosanvallon, Ruiz Amado y Rodríguez Alonso. Finalmente presentará una conclusión personal sustentada en la diversidad social y en el papel de la educación como propulsora de una cultura democrática de alcance multi generacional.

Concepto y propósito

Si entendemos el concepto “democracia” estamos dando un primer paso, el segundo consiste en buscar los mecanismos que devengan en acciones concretas que colaboren al desarrollo social y humano dentro de un espacio democrático.

La democracia proviene del griego y se expresa así:

Demos “pueblo”, kratos “gobierno”.

Giddens la cataloga como un sistema político en el que gobierna el pueblo y no los monarcas o la aristocracia[1].

Por lo tanto se define como una forma de gobierno emanada del pueblo que debe velar por los intereses de este aunque no siempre de forma absoluta o justa. El límite de la democracia lo pone quien la ejecuta y quien la promueve en cualquier ámbito de acción social: política, escuela, instituciones oficiales, familia, grupo comunitario, etc.democracia

Democracia del conocimiento

La democracia incluye no solo el ejercicio del voto, también se refiere a la igualdad de oportunidades para adquirir y compartir el conocimiento ya que “la sociedad del conocimiento es aquella en la que se han institucionalizado mecanismos reflexivos en todos los ámbitos funcionales”[2]. Es decir, antes de aplicar cualquier modificación al status quo es necesario un proceso de análisis y reflexión acerca de la conveniencia de las decisiones que atañen al colectivo.

El objetivo de la democracia es formar una sociedad con relaciones humanas solidarias y sólidas, con las condiciones que requiere la dignidad humana, una sociedad capaz de un desarrollo sostenible para las generaciones futuras y para su propia conservación. Un ejemplo de una democracia funcional según Innerarity es aquella en la que la representación democrática va ligada a la racionalidad científica[3]. Para el filósofo vasco el nivel más alto de una democracia es el del conocimiento compartido en todos los estratos sociales.

Aquí entra una controversia interesante: el control de la información -y por ende del conocimiento alcanzado por el grueso de la población en naciones con cualquier tipo de modelo económico- es el sostén ideológico-político de los grupos instalados en el poder. La apertura (parcial, nunca total) implicaría una serie de reajustes en todos los niveles sociales. A fin de cuentas el Estado educa a sus ciudadanos para que sirvan al sistema, al todo[4], sin dejar cabos sueltos. Por esa razón la democracia del conocimiento se vislumbra lejana en nuestro país.

Límites, alcances y riesgos

La democracia abarca cuatro aspectos: concepción, entendimiento, aplicación y la vigilancia constante de dicha aplicación. En este sentido la participación ciudadana es necesaria para que las prácticas democráticas tengan sentido. Esta participación debe hacerse dentro de la ley, debe ser pacífica y ajena a toda forma de violencia. Los individuos involucrados deben estar informados, conscientes del contexto social donde se desenvuelven, los problemas y situaciones que enfrentan, además deben ser responsables de las acciones que emprenden.

El siguiente paso es garantizar su ejecución y eficacia, mismas que solo tendrán efecto si antes fue inculcada una formación cívica-ética entre la ciudadanía, de lo contrario surgirán desvaríos y vicios como clientelismo, exclusión, nepotismo, corrupción, intolerancia y manipulación; entendiendo que la democracia no es de orden natural ni se reproduce de manera automática sino que es una construcción política fina y a la vez compleja que debe ser cultivada y afianzada tanto en el plano institucional y legal como en el de las actitudes y comportamientos.

Existen dos suposiciones históricas acerca de la democracia en la República Mexicana: “uno, México es una democracia electoral consolidada; y dos, aun con una democracia electoral fuerte, México se encuentra en un proceso de extensión de la democracia más allá de los ámbitos electorales”[5]. Ambas afirmaciones son premisas incompletas, por decir lo menos. La democracia es parcial en la práctica en parte porque el interés por las campañas electorales ha disminuido considerablemente en los últimos años[6], un porcentaje menor de los empadronados ejerce el voto y no existe una cultura del esfuerzo ni una planificación que ayude a extender la democracia más allá de las urnas en época de campaña.

El mito de la sociedad igualitaria

Otro problema es la ambigüedad del concepto de igualdad en el valor del sufragio, ya que “la papeleta de voto se caracteriza por uniformizar los argumentos y las intenciones, y reducirlos a un dato objetivo y calculable. Proporciona un lenguaje común a expresiones totalmente heterogéneas y simplifica radicalmente el mundo social”[7]. La uniformización ignora la pluralidad y cancela la acción ciudadana o por lo menos la limita. La igualdad de oportunidades fluctúa entre dos polos: la mera igualdad social y la igualdad de derechos. Sirve para orientar políticas reformadoras puntuales, pero no para diseñar una verdadera filosofía social[8]. Bajo este criterio los funcionarios públicos ganan tiempo para atraer adeptos con intereses financieros en juego y enganchar a ciudadanos sin sentido crítico con miras al siguiente proceso de elección popular.optica-democratica-Democracia

Conclusión

La democracia se asocia con el capitalismo competitivo. Entre más globalizadas están las actividades sociales y las personas reciben influencia de acontecimientos de lugares lejanos, (comparan) y exigen democracia e información sobre la forma en que están siendo gobernados[9]. La gente delega en el gobernante la administración económica, cultural y social de los bienes humanos y materiales de la comunidad. Una vez que percibe fallas y reducción en su presupuesto voltea a su alrededor buscando soluciones y como dice Giddens, aprende que en otros latitudes las cosas son menos injustas y por lo tanto quiere equipararse con esa realidad alternativa.

La educación, en específico la educación social sería la encargada de luchar por una cultura democrática en todos los escenarios donde participan las personas. La naturaleza de este tipo de instrucción es democrática, toma en cuenta al individuo que ha nacido en sociedad, que ha sido educado y nutrido por ella, se debe a ella. Por lo tanto tiene derecho a recibir una educación social[10] verdadera. Debería entregarle las armas suficientes para transformar su realidad humana/individual y colectiva/social.

La enseñanza de la democracia adquiere importancia cuando se percibe no solo como una forma de gobierno sino como sistema de vida, como forma de convivencia social sustentada en la libertad, el pluralismo, la solidaridad, la responsabilidad y la tolerancia rumbo a un Estado de derecho con aspiraciones de justicia. Es ese el primer paso y el espacio áulico es el idóneo para promover entre los jóvenes actitudes democráticas en pequeñas dosis aplicables en su entorno inmediato, no venderle a los alumnos la mentira de que la democracia es una práctica tan consolidada como su origen etimológico, sino que está en sus manos el ayudar a construirla.

Si la democracia funcionara como corresponde la distribución sería justa, por lo tanto no habría oportunidades por tomar ni esfuerzos por realizar. Las clases sociales no serían más que leyendas del pasado encontradas en libros y la vida sería muy aburrida porque necesitamos aspiraciones materiales que satisfacer, derechos que reclamar, ricos de quienes burlarnos y sátira política que leer.

La carencia perenne es el combustible que nos levanta a trabajar todos los días.

 

Bibliografía

 

Internet:

 

http://www.colloqui.org

 

Libros:

 

Giddens, Anthony. Sociología, Alianza, Madrid, 2000.

Innerarity, Daniel. La democracia del conocimiento, Paidós, Barcelona, 2011.

Quintana Cabañas, José María. Educación social. Antología de textos clásicos, Narcea, Madrid, 1994.

Rodríguez Alonso, Jesús Alberto. Entre el cártel y la democracia: los partidos políticos en México, UACJ, Juárez, 2011.

Rosanvallon, Pierre. La sociedad de los iguales, RBA, Barcelona, 2012.

 

Referencias:


[1] Anthony Giddens. Sociología, Alianza, Madrid, 2000, p. 436.

[2] Daniel Innerarity. La democracia del conocimiento, Paidós, Barcelona, 2011, p. 61.

[3] Ibídem, p. 109.

[4] Edward Stanger, “Problemas de educación política popular” en: José María Quintana Cabañas, Educación social. Antología de textos clásicos, Narcea, Madrid, 1994, p. 123.

[5] Jesús Alberto Rodríguez Alonso. Entre el cártel y la democracia: los partidos políticos en México, UACJ, Juárez, 2011, p. 43.

[6] Para la elección de 2012 había 76 millones de empadronados y de ellos votó el 55% del total. En 2000 la participación en los comicios fue del 64%. (Información tomada de: http://www.colloqui.org/colloqui/2012/8/7/cuantos-votaron.html, 7 de marzo de 2014.

[7] Pierre Rosanvallon. La sociedad de los iguales, RBA, Barcelona, 2012, p. 50.

[8] Ibídem, p. 305.

[9] Giddens. Op. Cit, p. 439.

[10] Ramón Ruiz Amado. “Educación social” en: Op. Cit., p. 178.

Advertisements

About Israel Nungaray

Observador miope
This entry was posted in Ensayos and tagged , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s