Letras y pelotas: escritores aficionados al futbol

“Como en cualquier otra profesión, en el fútbol hay jugadores que leen y otros que no. A veces escucho a varios de ellos en reportajes haciendo mención a distintos libros. No tienen por qué no leer. Otro lugar común es que a los escritores no les interesa el fútbol. Y a mí me ha gustado mucho desde siempre” Mario Benedetti, 2009.

 

Sin duda el deporte rey tiene sus detractores entre los escritores, sean o no de corte intelectual. Sin embargo hay varios que gustan del fútbol ya sea como aficionados ocasionales o constantes. Algunos de ellos han plasmado su pasión dentro de su obra y otros la mantienen en reserva por diversos motivos. Entre los literatos que han declarado su amor por el beautiful game se encuentran Mario Benedetti, Albert Camus, Roberto Fontanarrosa, Eduardo Galeano, Nick Hornby, Roberto Bolaño, Juan Villoro y Mario Vargas Llosa.

A continuación incluiré una breve semblanza de cada autor incluyendo las obras publicadas con tema futbolístico, sus datos biográficos sobresalientes y en algunos casos el equipo al que siguen o apoyaron en vida:

Mario Benedetti (1920-2009): Don Mario ha sido uno de los más grandes cuentistas de habla hispana, autor de numerosos poemas y algunas novelas. Una de sus historias cortas que hablan del tema es “Puntero Izquierdo”, misma que sigue la trayectoria de un extremo zurdo muy habilidoso que por culpa de una lesión pierde oportunidades para afianzarse en el fútbol profesional. Escribió varios poemas con contenido futbolero y refirió al juego en más de una ocasión dentro de su narrativa.

mario-benedetti_grande

Benedetti

El uruguayo fue aficionado del Nacional de Montevideo y de la selección charrúa. Seguidor del balompié hasta el fin de sus días, llegó a comentar que le entristecía el hecho de que el aspecto comercial  pesara más que la parte lúdica, la esencia original del deporte rey. También se mostraba inconforme con que varios estadistas utilizaran al fútbol con fines políticos e invitaba a los aficionados a informarse para evitar la enajenación y la indiferencia al respecto.

Roberto Bolaño (1953-2003): escritor chileno responsable de novelas como La pista de hieloAmuleto y 2666, así como de cuentos y colecciones de poesía como Tres y Los perros románticos. En su obra ha incluido poco sobre futbol pero en numerosas entrevistas fue cuestionado al respecto y demostró un amplio conocimiento de la materia. No tenía predilección por alguna escuadra, más bien era un aficionado neutral.

Un cuento de Bolaño que habla de fútbol es “Buba”, incluido en la colección Putas Asesinas. El texto, escrito en primera persona y ubicado entre Sudamérica y Barcelona, describe las andanzas de un extremo izquierdo chileno de apellido Acevedo que por razones de indisciplina es obligado por su club a compartir un departamento con el nuevo jugador del equipo, el africano Buba.

Albert Camus (1913-1960): el autor francés de origen argelino no solo fue seguidor del fútbol sino que en sus años mozos jugó como portero en el equipo juvenil del Racing Universitario en Argelia. Camus trabajó en el terreno del existencialismo, corriente del pensamiento presente en novelas como El Extranjero (con la que obtuvo el Nobel de Literatura), La caída y La peste.

Su obra póstuma, El primer hombre, es una novela donde retrata la dureza de su infancia y adolescencia, situación que era maniatada por la práctica del fútbol. También elaboró un ensayo llamado Lo que debo al fútbol y en él incluye la siguiente frase: “Lo que más sé, a la larga, sobre la moral y los deberes de los hombres se lo debo al fútbol”.[1] Fue mediante esa manifestación que Camus englobó su postura respecto a la ética, eje fundamental de su trabajo filosófico.

Roberto Fontanarrosa (1944-2007): el humorista y escritor argentino alabó al fútbol a lo largo de su vida. Hincha de Rosario Central, Fontanarrosa creó personajes de historieta famosos en América Latina y otras partes del mundo como SpermanBoogieel aceitoso e Inodoro Pereyra. El Negro publicó libros de chistes y cuentos en los cuales dejó clara su afición como Puro fútbolEl fútbol es sagrado y Nada del otro mundo, recopilación de 1987 que incluye el cuento 19 de diciembre de 1971, fecha de un partido real entre Rosario Central y Newell’s Old Boys que definía el campeonato local.

A continuación un fragmento de aquel relato:

“Que había tenido un infarto en no sé qué partido, en un partido de mierda después que una pelota pegó en un palo, que había estado muerto como media hora y lo habían salvado entre los indios con respiración artificial y masajes en el cuore, que no había clavado la guampa de puro pedo y que le había quedado tal cagazo que no había vuelto a ir a la cancha desde hacía ya, mirá lo que te digo, dos años”[2]

Argentine cartoonist and writer Roberto

Fontanarrosa

Lo curioso es que Fontanarrosa no acudió aquel día al Estadio Gigante de Arroyito porque no aguantó la tensión emanada del partido y prefirió quedarse en casa a verlo por televisión.

Eduardo Galeano (1940): el uruguayo es una figura de la literatura latinoamericana y un aficionado empedernido del beautiful game. Entre sus mejores trabajos se cuentan Las venas abiertas de América LatinaVagamundo, Memoria del fuego y El libro de los abrazos. La mayor parte de su obra es de corte socio político aunque también ha redactado artículos sobre futbol y los ensayos Su majestad el fútbol y  El Fútbol a Sol y Sombra, texto donde trata varios aspectos del juego como historia, desarrollo, popularidad, escándalos, estrellas, aficionados, comercialización, arbitraje, tragedias y hasta la pelota.

Su amor por el fútbol no le impide hacer críticas puntuales en asuntos que considera vergonzosos como las exorbitantes cantidades de dinero que se mueven en el Planeta Fútbol, el fichaje de niños con pinta de prodigio por parte de clubes poderosos y la tendencia resultadista con prioridad defensiva que algunos entrenadores manejan.

Como Benedetti, Galeano es seguidor del Nacional de su país y es junto con Villoro el autor que hace las descripciones más precisas, balanceadas entre el ojo crítico y el ojo del aficionado. Es un defensor del buen juego, así lo manifestó en entrevista para la BBC en 2009: “sobre todo soy hincha del buen fútbol, y cuando ese milagro ocurre, lo agradezco sin mirar el color de la camiseta. Y si el buen fútbol proviene de un club chiquito, casi desconocido, pues mucho mejor todavía”[3].solysombra

Juan Villoro (1956): el novelista y periodista mexicano ha publicado material futbolero intercalado con sus obras de ficción y de crónica. Entre sus textos destacan El testigoEl profesor Zíper y la fabulosa guitarra eléctrica y Los culpables. Los que tratan sobre fútbol son Dios es RedondoLos once de la Tribu e Ida y vuelta, coescrito con el argentino Martín Caparrós. Villoro es un capitalino con sangre catalana-española. Fue educado en un colegio alemán en la Ciudad de México, sus equipos predilectos son el Necaxa y el FC Barcelona, le gustan la música rock y el cine, facetas culturales en las que también ha participado como crítico, letrista y guionista.

Juan_Villoro

Juan Villoro

Villoro jugó en las fuerzas básicas de los Pumas de la UNAM hasta los 16 años. Abandonó su sueño de ser futbolista para estudiar sociología en esa misma institución en la que también ha fungido como catedrático. Ha sido cronista de cuatro Mundiales (1990, 1998, 2006 y 2010) y en su sitio web coloca textos sobre futbol de forma regular (recomiendo los que hizo sobre Ronaldo y Josep Guardiola). Uno de sus grandes conceptos es la consideración de que un partido de fútbol sucede tres veces, primero en la mente del seguidor o comentarista, luego ocurre la acción real dentro de la cancha y finalmente en las charlas posteriores a la disputa. Los tres escenarios representan la importancia del fútbol para todos los involucrados.

De salida

He realizado este texto con la intención de recordar el vínculo existente entre la literatura y el fútbol. Si bien no son muchos los escritores que han manifestado su preferencia por un deporte en particular, los hay en cantidad suficiente para que aficionados de ambas disciplinas nos adentremos en la obra de los autores mencionados, enriquezcamos nuestro acervo y podamos tener puntos de referencia útiles si llegáramos a necesitarlos. Cheers.

Escribió: Israel Nungaray González (Ciudad Juárez, México, 18 de marzo de 2014).

 


[1] Julián García Candau, “Albert Camus, el Nobel que ennobleció el fútbol” en: http://www.levante-emv.com/deportes/2013/11/10/albert-camus-nobel-ennoblecio-futbol/1049494.html, 17 de marzo de 2014.

[2] Roberto Fontanarrosa, “19 de diciembre de 1971” en: http://descontexto.blogspot.mx/2009/12/19-de-diciembre-de-1971-de-roberto.html, 18 de marzo de 2014.

[3] —, “Galeano: ‘Aún tenemos capacidad de locura’” en: http://www.bbc.co.uk/mundo/participe/2009/12/091217_entrevista_eduardo_galeano_sao.shtml, 17 de marzo de 2014.

Advertisements

About Israel Nungaray

Observador miope
This entry was posted in Artículo, Football and tagged , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s