El FC Barcelona durante la gestión del “Tata” Martino (parte 2)

    Desde el principio de la temporada varios medios deportivos criticaron al club por no haber fichado un defensa central de garantías y a un portero que supliera a Víctor Valdés porque la información de que no renovaría venía gestándose desde hace más de un año. Si bien la directiva blaugrana hizo ofertas por zagueros de buen nivel como David Luiz, Thiago Silva y Matts Hummels, lo cierto es que no se concretó el arribo de un nuevo defensor a Can Barça.

El equipo registró a los mismos jugadores en zona defensiva menos Abidal para el ciclo que recién ha terminado. Un problema que tuvo Martino a lo largo del curso 2013-2014 fue la falta de solidez en las distintas combinaciones que utilizó, unas veces por lesiones, otras por juego endeble, el Barça perdió la organización que había ganado el Pep Team. Puyol, Mascherano, Adriano, Piqué, Alvés, Bartra, Montoya y Piqué: ninguno de ellos jugó tres partidos consecutivos junto a los mismos compañeros.fcb-mc

Segunda vuelta

La curva de rendimiento disminuyó en febrero y parte de marzo, una constante de las últimas 4 temporadas. Las derrotas se acumulaban y el rumor de la partida de Martino en mayo de 2014 parecía que solo requería confirmación. El trámite de la llave de octavos de Champions contra el Manchester City fue resuelto con apuros y las dudas respecto al segundo aire competitivo barcelonista persistieron durante los cuartos de final contra el sorprendente Atlético de Madrid. El equipo del Cholo Simeone tuvo una temporada de ensueño, estuvieron vivos en tres competencias durante buena parte del curso. Obtuvieron el título de liga superando a los dos gigantes en puntos, en espíritu y en varios duelos directos. Contra el Barça mostraron un rostro de guerra, valiente y arrojado. Los de Martino nunca se asentaron en el terreno de juego y fueron titubeantes en colectivo. En el aspecto individual destacaron Mascherano, Alexis Sánchez e Iniesta, mientras que Messi, Xavi y Piqué dejaron mucho que desear. Al astro argentino se le cargó la mano por su displicencia ya que en ocasiones anteriores había logrado apagar el incendio con un par de genialidades. En esta ocasión no fue así y su equipo quedó fuera en cuartos de final.

El equipo mantuvo la expectativa de triunfar en las competiciones domésticas, en la Copa del Rey alcanzó la final y conservó la esperanza de obtener la liga hasta la última jornada aprovechando los descalabros de los otros dos aspirantes; sin embargo, la hecatombe estaba señalada para estallar en cualquier momento. El Tata mandó disculpas anticipadas y dio a entender que el conjunto estaba desmoralizado y dolido por la amarga temporada. El técnico aceptó su responsabilidad para reducir el “castigo” por parte de quienes estuvieron al pendiente del fin de ciclo, mismo que ocurrió desde hace dos años, cuando Guardiola se bajó del barco.

El Tata Martino

El Tata Martino

Las derrotas se fueron acumulando y el triste final de la era Martino cerró con la caída en la Copa del Rey frente al Real Madrid y la coronación del Atlético de Madrid en la última jornada. El equipo culé peleó más con ahínco que con verdaderas armas futbolísticas. El argentino asumió la responsabilidad al declarar que no fue capaz de cumplir los objetivos ni de convencer a los futbolistas bajo su mando de que era posible revertir la tendencia negativa iniciada desde febrero.

El caos cundió en Can Barça, la prensa deportiva catalana atribuía el fracaso no solo a Martino sino a una perceptible anarquía en el vestuario. Ni Piqué, ni Xavi, ni Alves, ni Cesc, ni Messi fueron lo que habían sido otrora. En un momento de la campaña Neymar asumió la carga en el ataque y tuvo un gran nivel mientras Messi estuvo en el dique seco. La lesión de Valdés dos meses previos a la Copa del Mundo parecía un anticipo del desastre, Pinto entró en su lugar y cumplió a secas porque sus compañeros parecían acostumbrarse cada vez más a dejar puntos en el camino como quien pierde calorías al caminar.

La última fecha definió al campeón de España: Atlético de Madrid

La última fecha definió al campeón de España: Atlético de Madrid

De salida

El balance de la era Martino fue negativo más por la parte psicológica-actitudinal que por la ausencia de títulos. El problema principal del Fútbol Club Barcelona parece ser la falta de motivación para rendir futbolísticamente porque la mayoría de sus jugadores han conocido la cima y no han procurado mantener un nivel óptimo. Es cierto que el entorno influye y que la crisis institucional (la dimisión de Rosell por la cantidad estratosférica por el fichaje de Neymar es la punta del iceberg) cimbró al club desde los cimientos y dejó tocada la estructura en su totalidad; sin embargo, en cuanto a la parte estrictamente deportiva los jugadores han mermado su calidad por una cuestión natural y también porque -como he dicho antes- el ciclo de oro se cerró hace un par de años y ni la institución ni los futbolistas parecían dar crédito de ello. El técnico rosarino llegó a un sitio donde no parecía tener cabida desde un principio, los medios barcelonistas en general veían con recelo los métodos de Martino y ante el mal desempeño y los resultados tan magros, aprovecharon para crucificarlo y protegieron en exceso a los hombres de pantalón corto que también fueron responsables de la debacle.

Con la llegada de Luis Enrique Martínez el club blaugrana tiene una nueva oportunidad de levantar el vuelo. El primer paso ya está dado porque el entrenador asturiano ha hecho su presentación con un código disciplinario ejemplar que de aplicarse con rigor pondrá en su lugar a varios jugadores que han pasado los últimos años durmiendo en sus laureles por distintos motivos (Alves, Piqué, Messi y Pedro) y pondrá en alerta a los demás, dejando en claro que el nuevo “míster” no se andará con rodeos. Otro punto importante será ajustarse mental y físicamente a la realidad porque aunque el club será visto como protagonista en los torneos donde participe, no partirá como favorito por primera vez desde hace muchos años. Quizás sea lo más conveniente mientras el conjunto consolida un estilo de juego, la piedra de toque sobre la que el Barça ha construido los mayores éxitos a lo largo de su historia. Cheers.

Escribió: Israel Nungaray González (Ciudad Juárez, México, 12 de agosto de 2014).

Advertisements

About Israel Nungaray

Observador miope
This entry was posted in Artículo, Football and tagged , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s