La disciplina escolar y el uso de las TIC en relación con el modelo humanista

Introducción

El presente documento relaciona la manera en la que el docente imparte conocimiento dentro y fuera del aula con la forma en que los estudiantes de secundaria reciben el concepto de disciplina. En ocasiones el rechazo a la misma va de la mano con la rebeldía propia del adolescente pero yo considero que también tiene que ver con el empeño personal del maestro o maestra y con su didáctica. El modelo humanista enfatiza al estudiante como principal eje del aprendizaje al considerar sus particularidades y estilos para adquirir conocimiento (Cohen, 1999). Quiero resaltar ese aspecto porque considero necesaria su comprensión antes de imponerle al alumno reglas y directrices dentro de su trayecto educativo. Además, es necesario iniciar con la regulación disciplinar si la pretensión es trabajar con recursos tecnológicos-informativos como instrumentos educativos porque en el contexto histórico social de nuestro país es muy probable que muchas escuelas utilicen dispositivos donados o prestados, por lo que es importante clarificar con los estudiantes la importancia de cuidar los elementos que les ayudarán a mejorar su desempeño atendiendo a la formación iniciada en casa y reforzada por su andar en la escuela.

Planteamiento

La institución educativa que referiré es una escuela secundaria (nivel medio básico). Los participantes serán alumnos, directivos, personal de apoyo y dos maestros que manejan el modelo humanista en su práctica docente. A continuación incluyo los apartados de visión del mundo, teoría del aprendizaje, justificación con los tiempos actuales, valores, era del conocimiento, misión y visión de la institución educativa, rol del maestro en el modelo propuesto y el uso de las TIC como procedimiento esencial de la estrategia.disciplina-escolar-1-638

Misión: proporcionar a los estudiantes una educación cimentada en la transmisión de valores que les permitan apreciar mejor los aprendizajes para la vida. Asimismo, fortalecer sus habilidades para que puedan desenvolverse de manera apropiada en cualquier espacio que elijan.

Visión: que los aprendizajes sean significativos, acordes con los deseos y vivencias de los alumnos para que con su sistema de valores bien dirigido y los conocimientos en el uso de la tecnología, la información y la comunicación sean capaces de brindar aportaciones útiles a la sociedad.

Visión del mundo: de proceso. Los alumnos serán llevados a reconocerse como individuos capaces de acceder a información y procesarla partiendo de la noción humanista que resalta su importancia dentro del binomio enseñanza-aprendizaje con recursos como la comprensión, el cariño y el respeto a sus sentimientos. Al respecto Emerencia y Díaz (2007, p. 76) aseguran que “en el organismo humano no se puede separar lo emocional de lo cognitivo. El niño piensa porque siente y experimenta emociones”. Por lo tanto, será conveniente llevar un balance de ambos elementos para que el chico (a) sepa que aprende gracias a que recibe apoyo de sus mentores y vale tanto como cualquiera de sus pares.

Teoría del aprendizaje: es constructiva porque constituye una guía para el estudiante en la que el maestro ha de proporcionar las herramientas necesarias para la construcción del conocimiento de manera deductiva, en este caso, reguladas por el manejo prudente y control de dispositivos tecnológicos que faciliten el aprendizaje.

Justificación de acuerdo a los tiempos actuales: Bauman (2013, pp. 157-158.) dice que la educación y el aprendizaje deben ser continuos en un proceso que dura toda la vida. La formación y reformación de las personas es constante y eternamente inacabada. Por ese motivo es importante que tanto estudiantes como docentes adquieran conciencia de la necesidad de una mejor preparación académica conforme a la vida cotidiana del momento y que les orientará hacia el futuro. Declara Gardner (2005, p. 262) que los estudiantes trabajan en proyectos que requieren un equipo de individuos con tipos y grados de habilidades complementarias. Por ende es necesario el manejo de las TIC y la escuela deberá contar con la infraestructura necesaria en telecomunicaciones, capacitación en recursos humanos y tecnológicos de su personal para satisfacer la demanda de la nueva era del conocimiento.

Valores: autorrealización, solidaridad, respeto, libertad, autogestión, creatividad honestidad.

Era del conocimiento: la educación es un derecho humano básico que armoniza los factores culturares, políticos y sociales, posibilita la lucha por el progreso, por mejorar el nivel de vida, por estimular una libertad plena en el camino de la solidaridad y los valores fundamentales (Lárez, 2013, p. 104.). En esta época el saber no se transmite directamente de maestro a alumno (al menos no de la manera tradicional en la que el catedrático explica la lección y el estudiante solo escucha mientras toma nota sin tener derecho a preguntar u objetar), hoy día el docente requiere la integración del alfabetismo tecnológico a su capital cultural si no quiere verse rebasado por jovencitos que no conciben la vida sin el acceso a internet porque nacieron cuando la red global de comunicación era ya una herramienta de uso común.

Es así que el maestro (a) de la actualidad será el facilitador del aprendizaje apoyando al estudiante que tenderá a ejercer una autonomía didáctica en el mayor grado posible.

Rol de maestro en el modelo propuesto: es importante la guía adecuada del maestro para que los estudiantes encuentren su camino poco a poco, dentro de pautas de consenso que resuelvan desacuerdos si desean funcionar bien (Perkins, 2000, p. 150). El profesor (a) que entienda la importancia del respeto, la cordialidad y el manejo de la disciplina estimulará la convivencia al permitir a sus alumnos expresar sus puntos de vista basados en la reflexión, al tiempo que destacará los avances, logros, carencias y dificultades del grupo (Sánchez, 2013, p. 150) a su cargo.

Uso de TIC: las tecnologías eliminan el tiempo y el espacio… vuelven al capital verdaderamente global (Bauman, 2006, p. 100). De acuerdo a la referencia anterior puedo inferir que el empleo adecuado de las TIC facilitará tanto el aprendizaje de los estudiantes como su crecimiento personal. El progreso de los estudiantes, es, según Bruer (1997, p. 260), un objetivo alcanzable que demanda la reestructuración de las aulas y las escuelas para crear entornos donde los niños consideren que, si lo intentan, podrán aprender.

Objetivo y estrategias del modelo

Este modelo educativo tomará en cuenta el punto de vista del estudiante no solo como receptor de conocimiento sino como generador del mismo, facilitando la dinámica escolar porque las clases dejan de ser monólogos para convertirse en diálogos tanto verbales como ejecutivos una vez que el estudiante cuenta con las herramientas necesarias sean estas recursos bibliográficos, tecnológicos o material que permita realizar el trabajo de forma creativa (expresión artística); no obstante, habrá quienes prefieran la elaboración de textos que pudieran considerarse como tradicionalistas pero que tienen la misma validez mientras los alumnos ejerzan su derecho a realizarlos con entera libertad. Las limitantes las pondrá el tiempo pues los resultados se verían de forma paulatina; sin embargo es prudente hacerlo de esa manera para ser capaz de volver sobre nuestros propios pasos si es necesario.

La posible solución a un caso de indisciplina es la revisión de la historia personal del estudiante que así lo requiera. Una vez hecho lo anterior podríamos acercarnos a los docentes que le imparten clase para buscar su apoyo con la aplicación de estrategias enfocadas al desarrollo autónomo del estudiante (sin que por ello descuide sus responsabilidades) para que su proceso cognitivo sea completado sin apresuramientos innecesarios.

Antes de involucrar a los actores escolares en la utilización de las TIC como mecanismo de trabajo conviene desarrollar un plan estratégico que reduzca los problemas de conducta de aquellos estudiantes con problemas de autocontrol y autorregulación con la intención de que su comportamiento (Buxarrais, 1997, pp. 126-127) no entorpezca su trayecto educativo y social (las cursivas son mías).

Dice Perkins (2000, p. 150) que los estudiantes requieren una guía adecuada para encontrar poco a poco su camino. Dentro de pautas consensadas, deben ser capaces de resolver los desacuerdos y problemas similares, si quieren funcionar bien. Para ello el maestro habrá de fortalecer el vínculo con sus alumnos. Una forma de lograrlo es crear un ambiente escolar optimista en donde los alumnos gocen, disfruten la escuela (Emerencia y Díaz Marchant, 2007, p. 61). Otra es el diseño de estrategias de autorregulación de la conducta orientadas a ayudar al alumno a comportarse en función de criterios propios que provienen desde fuera, auxiliarle a equilibrar posibles discordancias de la propia conducta.Image9617

Las estrategias que podrían aplicarse en la escuela mencionada como ejemplo pueden separarse en dos segmentos:

  • El docente 1 tendrá actividades que promueven la práctica de la autorregulación por parte del alumnado. Suponen un alejamiento del profesor como protagonista hacia el alumno (a), de tal forma que este pueda alcanzar competencias autorreguladoras no solo frente a los problemas de tipo académico y social.
  • El docente 2 presenta actividades encaminadas a trabajar las condiciones indispensables al proceso de autorregulación con la presencia del maestro (a). Las labores procuran que el alumnado desarrolle habilidades y destrezas dirigidas a optimar y facilitar el autocontrol en los ámbitos escolar y social.

Al término de ambas prácticas pueden compararse resultados y mostrárselos al director para que apoye la idea de emplearlos con los demás grupos del plantel.

Ejemplos en el ámbito temático: relación entre iguales.

  • Reconocer que se encuentra en una posición problemática: aplicación de dilemas morales o ejercicios de comprensión crítica que evidencian la presencia de conflictos entre los niños en su cotidianeidad, asumiendo que necesitan darles solución por las consecuencias negativas que acarrean.
  • Darse cuenta que están rodeados de variables que pueden detonar conductas incontrolables: aquí lo importante es que los jóvenes descubran las causas, las variables que influyen en su comportamiento, que, también, pueden originar discusiones y problemas con sus compañeros. Tomando en consideración la edad de los infantes, el educador deberá ofrecer ayuda para el reconocimiento de las posibles causas de las disputas.
  • Formulación de un plan para prevenir la mala conducta: el plan deberá modificar el entorno, reduciendo al máximo la influencia de las variables que son el germen de la pauta no deseada. En esta tercera etapa hablamos de autodeterminación de objetivos porque se busca cambiar la conducta en función de criterios establecidos con anterioridad.

Un primer paso para cambiar el ambiente es la siguiente rúbrica con preguntas para los alumnos:

  • Piensa en alguna cosa que hagas y causa molestia a tus amigos.
  • ¿Por qué crees que ocurre esto? ¿Por qué lo haces?
  • ¿Crees que podrías hacer algo para que esto no pasara? ¿Qué?
  • ¿Cómo te gustaría que estuvieran tus amigos, contentos o enojados? ¿Por qué?
  • ¿Qué cosas haces que les agraden a tus compañeros?

El objetivo es que los alumnos reflexionen sobre su conducta y sobre las consecuencias de ella en relación con sus pares. El siguiente paso es descrito a continuación.

  • Realización del plan y autoevaluación: en una ficha, apunta las cosas que haces para que no se molesten tus amigos contigo y los resultados obtenidos, después haz un cuadro para cada día de la semana.

Tercer paso: La conducta registrada en las fichas puede comentarse en clase para contrastar experiencias y opiniones, además de recibir el refuerzo afectivo y social de los compañeros y del profesor/a, tan importante en edades tempranas (Buxarrais, 1997, pp. 127-129). Una vez obtenido lo anterior entonces es prudente proseguir con la optimización de recursos reparando en que el profesor debería poner al alcance de sus pupilos elementos y herramientas suficientes para que ellos mismos vayan construyendo su conocimiento, participando de forma activa en sus procedimientos de aprendizaje (Fernández, 2003, p. 6).

Conclusiones

Es claro que el docente será el piloto principal de las estrategias pero es importante que el resto del personal de la escuela secundaria sepa de qué se tratan y pueda aplicarlas en distintos momentos si fuera necesario, como cuando un prefecto atiende a un grupo que no tuvo maestro por una o varias horas. El espacio ideal ocurre en las reuniones de Consejo Técnico Escolar porque allí el formato de trabajo es en estilo de taller, allí se ponen sobre la mesa comentarios y propuestas para fortalecer la ruta de mejora continua.

El rasgo principal que debe tener la escuela referida o cualquiera que desee utilizar el modelo es el trabajo desde la perspectiva humanista que anteponga el derecho del estudiante a ser próspero, cambiando usos y costumbres, buscando el autocontrol, la autorregulación y el autodidactismo en el mayor grado factible. Como vimos en el curso, la apertura de centros escolares y organizaciones reguladoras de la educación pública hacia nuevas formas en el proceso de enseñanza-aprendizaje traerá como consecuencia una instalación en la vanguardia tanto al sistema educativo como al país. La teoría humanista del aprendizaje reforzada con la filosofía del progresivismo resalta al estudiante como agente principal del conocimiento, enfocándose a sus áreas de interés llevadas en su propio ritmo con la guía moderada del docente que se convierte en un ente facultativo de la educación constructivista.

Desde luego que la tarea es titánica y falta mucho tiempo para pensar en que existan diseños semejantes o inclusivos en la mayor parte del sistema educativo nacional pero es importante poner los cimientos para que la estructura sufra los cambios necesarios y esperados con planes de trabajo en constante evolución que tienen como objetivo brindar a la sociedad individuos competitivos cada vez mejor preparados en la nueva era del conocimiento.

Referencias bibliográficas:

Bauman, Z. (2006). La Globalización. Consecuencias humanas. México: Fondo de Cultura Económica.

Bauman, Z. (2013). Vida líquida. México: Paidós.

Buxarrais, M. R. (1997). La educación moral en primaria y secundaria. Una experiencia española. Zaragoza: SEP/Luis Vives.

Cohen, L. M. (1999). Philosophical Perspectives in Education. Oregon State University. Recuperado de http://oregonstate.edu/instruct/ed416/PP1.html

Emerencia, L. y Díaz Marchant, C. (2007). Por una escuela cariñosa. Santiago: Olejnik.

Fernández, R. (2003). Competencias Profesionales del Docente en la Sociedad del Siglo XXI. Organización y Gestión Educativa, Revista del Fórum Europeo de Administradores de la Educación. Praxis. nº 1, enero-febrero 2003: pp. 4-8. Recuperado de: http://www.uclm.es/profesorado/ricardo/cursos/competenciaprofesionales.pdf

Gardner, H. (2005). Inteligencias múltiples. Barcelona: Paidós.

Lárez, R. (2013). Una reflexión sobre la educación y la praxis del saber social en el porvenir en Díaz C. (2013). A refundar la escuela. México: Barandal.

Perkins, D. (2000). La escuela inteligente. Del adiestramiento de la memoria a la educación de la mente. México: SEP/Gedisa.

 

 

Advertisements

About Israel Nungaray

Observador miope
This entry was posted in Educación, Ensayos and tagged , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s