Asalto literario

Un estudiante universitario está en una esquina esperando el autobús. Usa anteojos, pantalón de poliéster y un suéter con cuello en forma de ‘V’. Carga una mochila grande y de vez en cuando observa su reloj y al horizonte para ver si se acerca el camión. Hace un gesto de desesperación y decide sentarse un momento en la banqueta. Algunos segundos después se incorpora y exclama:

Estudiante: ¡Demonios! El camión no aparece y llegaré tarde a Latín II.

(De pronto, un tipo alto y delgado de aspecto desaliñado se acerca muy sigilosamente. El estudiante sigue atento a la calle, buscando el autobús con la mirada. El tipo desaliñado le hace conversación)

Tipo: ¿Vas a la escuela?

Estudiante: si

Tipo: qué bien (dice mecánicamente)

(El joven no le presta atención al tipo y maldice su suerte porque llegará tarde a clases. El tipo aguarda un momento antes de proceder).

Tipo (verifica que no haya personas cerca y toma al joven por un brazo, amenazándolo con una navaja): ¡Ahora sí, puto. Suelta el celular y toda la feria que traigas!

(El joven muestra sorpresa y temor)

Estudiante: Este… si (se busca en sus bolsillos y recuerda que había guardado dinero en una bolsa de su mochila)

Tipo: ¡Rápido, que no tengo todo el día!asalto

(El universitario pone la mochila sobre el piso, busca en su interior y saca unas cuantas monedas y un billete de 20 que en conjunto no alcanzaban los 50 pesos. Saca además una Tablet de marca comercial. El tipo advierte algunos libros que el muchacho llevaba).

Tipo: ¿Qué es eso?

Estudiante: libros.

Tipo: ya lo sé pero ¿de qué son?

Estudiante: de filosofía, poemas, sociología, una novela negra…

Tipo: dámelos. ¡Rápido!

(El estudiante reacciona contrariado)

Estudiante: este… es que algunos son de la universidad, no puedo…

Tipo: ¡Que me los des, chingada madre!

Estudiante: espera. ¿No prefieres llevarte la Tablet? Te darían más dinero por ella y la memoria tiene varios libros electrónicos que…

Tipo: ¡Ni madre! Quiero los libros.

(El joven lo mira con más extrañez que antes y accede a entregarle los textos impresos)

Estudiante: aquí tienes pero, no entiendo.

Tipo: excelente. (Comienza a revisar los libros mientras guarda su navaja). Qué tenemos aquí ¡Wow! Eagleton, Benedetti, Foucault, Wittgenstein, Neruda, Rulfo… ¡Kant! ¡Por fin tendré algo suyo! Gracias, chavo. Y no intentes seguirme porque… (Saca otra vez la navaja y se aleja a paso regular).

Estudiante: pero, pero la Tablet. Es Apple y…

Tipo: ya, ya. Dámela pues. No seas nena, deja de llorar.

(El ladrón cruza al otro extremo de la calle y el asaltado lo observa haciendo muecas y ademanes de frustración y tristeza al tiempo que el autobús que tanto esperaba ha llegado pero el chico no alcanza a subirse).

 

FIN

 

Escribió: Israel Nungaray González (3 de enero de 2015 en Ciudad Juárez, México).

Advertisements

About Israel Nungaray

Observador miope
This entry was posted in Sketch and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s