SOS: la actualidad milanista

En el presente varios equipos europeos atraviesan por una crisis que los ha relegado a la zona intrascendente de su respectivo campeonato liguero. Entre ellos aparece Borussia Dortmund que navega en la parte baja de la Bundesliga y corre el riesgo de perder la categoría. También está el Liverpool que regresó a la Champions de la mano de Brendan Rodgers pero no supo mantener el nivel para acceder a la ronda de octavos de final y ahora compite por salir de la media tabla en la Premier League.

Los casos más representativos son los de Manchester United y AC Milan. Los red devils sufrieron un duro golpe de alcance emocional, mediático y deportivo tras el retiro de Alex Ferguson en 2013; tan fuerte fue el impacto que apresuró una metamorfosis de manera atropellada[1] en 2013-2014. Los cambios eran necesarios y el presente del equipo de Van Gaal es el tercer lugar general de la Premier con un futbol que no ha convencido del todo a medios y afición pero que mantiene firme el objetivo de regresar a Europa en el mes de agosto.Milanu1lxt

No obstante, el club que no ha podido recuperar el brillo de hace algunos años es el AC Milan. En parte porque el fin de la era Ancelotti no fue bien interpretado por la dirigencia que retrasó la renovación de una plantilla campeona de Europa en 2007 y de la liga número 18 en 2011. Gattusso, Pirlo, Nesta, Inzaghi, Zambrotta, Maldini, Seedorf, Ambrosini, Kaká… quizás permanecieron más de lo debido porque la nostalgia provocó en los hinchas y en los directivos la idea de que podrían trascender tan solo exprimiendo sus últimas gotas de fútbol sobre la grama de San Siro. Descontando a Kaká y Pirlo, los demás se han retirado. El regista sigue en buena forma, acudió a su tercer mundial en 2014 y ha tenido una gran responsabilidad en las tres ligas consecutivas conquistadas por Juventus desde 2012.

Es verdad que con la partida de las figuras mencionadas llegaron otros a darle lustre a sus carreras perteneciendo al equipo rossonero. Me refiero a hombres como Robinho, Ibrahimovic, Ballotelli, Ronaldinho, Aquilani, Matri, Yepes, Honda y Montolivo. Varios de ellos brillan por su ausencia; Ibra y Ballotelli por ejemplo, estuvieron un par de años y se marcharon sin que Berlusconi o Galliani pudieran impedirlo[2]. Tal parece que solo utilizan al club como trampolín hacia un equipo más importante y una liga más fuerte que la Serie A, competición que ha perdido el protagonismo de otrora. Ya no resulta tan atractiva para los jugadores top del mundo.Milan away

La plantilla actual del AC Milan está balanceada entre futbolistas neófitos (El Shaarawy, Albertazzi, Suso, De Sciglio, van Ginkel), experimentados de bajo perfil (Muntari, Zapata, Ménez, Pazzini, Abate, Poli, De Jong) y veteranos venidos a menos como Diego López, Christian Abbiati, Daniele Bonera, Michael Essien, Alex, Cristian Zaccardo y Philippe Mexès.

Los dos grandes rivales del Milan viven situaciones opuestas. La Juve tiene un romance con el scudetto que podría prolongarse por un año más mientras completa cuatro títulos seguidos. Si bien no ha podido destacar en Champions, mantiene su prestigio local con treinta campeonatos de Serie A y una plantilla sólida con hombres como Tevez, Pogba, Buffon, Marchisio, Vidal y el ya mencionado Pirlo. El Inter por su parte tampoco ha retomado el vuelo desde la partida de Mourinho en 2010 pero a diferencia de su vecino rossonero ha vivido una transición gradual y calculada. Hoy ya no tiene a consagrados como Cambiasso, Zanetti o Eto’o pero ha armado un equipo joven que poco a poco va tomando forma con elementos de la talla de Ranocchia, Medel, Palacio, Guarín, Kovačić y Hernanes.

La apuesta de Berlusconi para sustituir a Massimiliano Allegri (técnico campeón de liga y súper copa  en 2011 que hoy entrena al líder Juventus) fue Clarence Seedorf. El surinamés apresuró su retiro y dejó al Botafogo brasileño para retornar a “casa”. La franca mejoría del equipo sobre el terreno de juego no fue suficiente para terminar en los peldaños superiores, objetivo anual imprescindible para el club lombardo. Así las cosas, el Milan quedó fuera de competiciones europeas (primera vez desde 1997) y Seedorf, ídolo rossonero cuando futbolista, salió del club en el verano de 2014.

El siguiente y actual entrenador es un hombre de confianza para dirigentes y aficionados por igual: Filippo Inzaghi, goleador histórico que ganó todo como “diavolo”. La hoja de vida de Pippo como timonel solo incluía haber dirigido al Milan Primavera, categoría sub 18 de las fuerzas inferiores de la institución. La oportunidad le llegó de sorpresa y no dudó en aprovecharla.filippo-inzaghi-new-coach-ac-milan-2014-2015-1124x660-cover1

A principio de la temporada el equipo jugaba lo bastante bien como para estar en los primeros cinco lugares de la clasificación producto de cuatro victorias, cinco empates y dos derrotas luego de 11 fechas. A partir de la igualada contra Inter en la 12ª jornada la irregularidad del equipo se hizo latente. El equipo parecía no saber cómo conservar una ventaja (sobre todo de local) y los planteamientos de Inzaghi eran titubeantes. Las quejas públicas de jugadores como Armero y Torres por la falta de minutos provocaron que el entorno milanista y los medios de comunicación especularan acerca de la falta de garantías y carácter que ofrecía un técnico novato. Desde el Derby della Madonnina (23 de noviembre de 2014) el equipo solo ha vuelto a ganar 3 partidos en Serie A mientras las derrotas han alcanzado la cifra de 7 con 8 empates que complementan las 22 fechas hasta el 15 de febrero del presente. Por si fuera poco, el remanso que suponía la Coppa Italia ha terminado pues el Milan cayó en cuartos de final contra Lazio.

Es cierto que la renovación incluyó reajustes económicos para solventar la crisis que ha golpeado en los últimos años a los clubes italianos; motivo por el que han vendido jugadores cuyos sueldos eran incosteables para contratar figuras emergentes y en declive que aligeren el peso de la nómina. El fundamento de esta política concuerda con el plan de construir un estadio nuevo que estaría listo en 2018[3]. El AC Milan seguiría los pasos de otros grandes europeos que han invertido en instalaciones propias con todas las comodidades del primer mundo para revitalizarse, crecer y posicionar con fuerza al equipo como marca en el mercado global.

En cuanto a términos estrictamente deportivos conviene resaltar que la apuesta por Inzaghi es al mismo tiempo justa y arriesgada. El primer adjetivo encuentra justificación en la carrera de Pippo sobre el césped. El delantero que nació en fuera de lugar, según Alex Ferguson, es un hombre que está aprendiendo sobre la marcha con jugadores aminorados en lo anímico por los resultados pero ávidos de triunfo. Solo necesitan apoyo de los fanáticos y el respaldo de la directiva para salir del bache por el que atraviesan porque ahora mismo las alturas hegemónicas en las que los aficionados están acostumbrados a ver a su equipo lucen muy remotas. Por otra parte, el riesgo de mantener a Inzaghi en el banquillo estriba en que su poca experiencia podría derivar en falta de control en el vestidor.

Como ejemplo último de la debacle queda la terrible exhibición en el Olímpico de Roma contra Lazio (3-1 a favor de los locales con expulsión de Mexès incluida). Los rossoneri jugaron sin alma, sin pasión y sin la pelota que es lo principal para buscar el camino a la victoria. El fútbol práctico y preciso de los Biancocelesti  dejó al Milan desconcertado y maltratado, tanto, que aumentaron los rumores de un posible cambio de DT apenas iniciada la segunda vuelta del campeonato. Entre los candidatos a la sucesión está Alejandro Sabella, ex entrenador de Estudiantes de La Plata y la selección argentina.

La actualidad milanista es preocupante, ocupan el lugar 10 de la tabla general en la primera división italiana y es probable que vuelvan a quedarse fuera de torneos UEFA para 2015-2016. El proyecto debe contemplar visión hacia el futuro porque en el presente solo hay cimientos. A los jugadores y cuerpo técnico de hoy día les toca iniciar la edificación para que otra generación la encumbre y termine la fachada. La paciencia y el trabajo colaborativo son las dos herramientas fundamentales de la enorme empresa que se avecina en Millanello. Por el momento, el AC Milan es un grande en receso. Cheers.

Escribió: Israel Nungaray González (Ciudad Juárez, México, 17 de febrero de 2015)

[1] El equipo ha tenido tres entrenadores desde entonces: David Moyes, Ryan Giggs y Louis van Gaal. Actualmente lucha por regresar a competiciones europeas ya que no clasificó para las mismas en el curso 2014-2015.

[2] Desde luego que la venta de figuras pretende hacer caja pero merma las posibilidades de trascendencia de un gigante que ahora mismo luce chico comparado con otros monstruos europeos como Real Madrid y Bayern Múnich.

[3] Ver “AC Milan looks to the future” en: http://www.acmilan.com/en/news/show/155940, 17 de febrero de 2015.

Advertisements

About Israel Nungaray

Observador miope
This entry was posted in Artículo, Football and tagged , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s