Reseña del libro: “Las contradicciones culturales del capitalismo”

Este libro, escrito por un sociólogo, atañe tanto a sus colegas como a historiadores. Daniel Bell no hace un recuento cronológico del sistema capitalista sino que habla de él desde adentro, es decir, da por hecho que el lector tiene conciencia que vive en y del capitalismo; además de que el autor es estadounidense y habla con conocimiento de causa de la nación capitalista por excelencia.

Estados Unidos ejemplifica muy bien la premisa encontrada en el título. Bell dice que “…el capitalismo sirve de base a la libertad, a la elevación del nivel de vida y la superación de la miseria”[2]. Una vez que alcanzan tales objetivos los humanos entran en una fase de persecución hedonista, una búsqueda constante de placer validada por la adquisición de productos novedosos: autos, artículos electrónicos, ropa, y todas las comodidades al alcance. El modo de vida ideal promovido por la cultura gringa, especialmente a partir de la década de los cincuenta. Sin embargo, la contradicción surge porque “una sociedad en rápido cambio inevitablemente engendra confusión con respecto a los modos apropiados de conducta, los gustos y la vestimenta”[3]. Periódicamente aparecen nuevas pautas, usos y costumbres, por lo que el hedonismo nunca es satisfecho por completo; más bien el placer es sosegado precisamente por su imperfección, por su no-concretud.

Capi

También hay una mención de lo que aconteció en el ámbito artístico. Los artistas pasaron de atender en sus obras cuestiones netamente humanas a inmiscuirse en la dinámica capitalista. La intención del arte debía corresponder al modo de vida hedonista imperante. La producción era barata y desechable (arte pop en los años sesenta), muy acorde con la constante movilidad cultural que exige al público consumir lo que muchas veces no necesita o del cual no comprende su utilidad. Elementos de reciente creación que deben distribuirse rápidamente ponen en entredicho a los individuos al enfrentarlos constantemente a dificultades de elección [4]. Asimismo, estos cambios acarrean problemas de inestabilidad económica y política difíciles de controlar para los gobiernos [5].

La vorágine con la que se desenvuelve el capitalismo no da tiempo para detenerse a contemplar las modificaciones acaecidas hasta cuando ya es demasiado tarde y no hay marcha atrás. Daniel Bell comenta que esta modalidad tendría alrededor de cuarenta años más de vigencia (el book fue publicado en 1973), al tiempo que advierte sobre un posible colapso económico muy similar al del tiempo presente.

 

[1] Bell, Daniel/Las contradicciones culturales del capitalismo/Alianza/Madrid/2004.

[2] Ídem/p. 33

[3] Ídem/p. 75

[4] Ídem/p. 113

[5] Ídem/p. 230.

Advertisements

About Israel Nungaray

Observador miope
This entry was posted in Reseñas and tagged , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s