La revalorización del ‘4’

Inmaculado se fue y consagrado volvió. Un hijo que abandonó el hogar siendo un proyecto en ciernes para probar suerte en Inglaterra con el Arsenal de Wenger. Allí levantaría pocos trofeos pero terminaría por graduarse como futbolista. Francesc Fàbregas Soler creció tratando de emular a su ídolo Josep Guardiola, medio centro, capitán del FC Barcelona y emblema del cuadro en los años 90’s. Llegó al club catalán a los 10 años en 1997 y se fue a London a los 15 en 2003 con la ilusión de debutar en primera división. En las inferiores del Barça compartió vestidor con Lionel Messi, Víctor Vázquez y Gerard Piqué, quien a la postre también emigraría a tierras británicas contratado por el Manchester United.

Cesc aprendió mucho con los gunners al lado de legendarios como Henry, Bergkamp, Campbell, Pirès, Vieira y Gilberto Silva. Era un diamante en bruto que Arsène Wenger supo pulir con cuidado y paciencia. Tras la salida de esos monstruos que encumbraron al Arsenal en la era de la Premier League, a Cesc le tocó comandar a la nueva generación. Con España ganó la Eurocopa 2 veces (2008 y 2012) y el mundial en 2010, siendo pieza clave en el entramado de La Roja, sobre todo por la asistencia que le dio a Iniesta en la final contra Holanda. Desde ese verano aumentó la especulación de que el oriundo de Arenys de Mar regresaría a casa para cumplir su sueño de jugar con el primer equipo del Barça, situación que se concretaría hasta 2011. Fàbregas, formado como ‘cuatro’ en La Masía, mataba tres pájaros de un tiro: jugar en el equipo de sus amores, ser dirigido por Guardiola y utilizar el icónico dorsal 4 que antes usaron Ronald Koeman, Rafa Márquez y el mismo Pep.

Tres años en Cataluña y retorno a London

Su llegada al mejor club del mundo en ese momento fue criticada por muchos por el costo del fichaje (29 millones de euros, precio de risa comparado con lo pagado por Neymar durante la era Rosell) y por la sobrepoblación de centrocampistas que tenía Barcelona: Iniesta, Thiago, Dos Santos, Keita, Xavi, Mascherano y Busquets. Guardiola echó mano de Cesc y lo hizo encajar en la rica plantilla que había ganado su tercera Champions League en 5 años, segunda en la etapa del entrenador nacido en Santpedor. Cesc rindió de manera más que aceptable en tres temporadas con el FCB, anotando 42 goles y asistiendo en otros 36. Su adaptación dentro y fuera de la cancha durante el primer año hizo augurar grandes gestas para el ‘4’ por parte de la parcialidad barcelonista.Cesc stats

La decisión de Guardiola que al principio no acarreó consecuencias fue colocar a Cesc como media punta, segundo delantero o hasta falso 9 en lugar de dejarlo ocupar un espacio en la media cancha como interior. Si bien ese puesto le pertenecía a Xavi (Iniesta es más versátil y ha jugado como winger, contención o segundo delantero), el hecho de que Fàbregas arribara a Can Barça indicaba que era el momento del relevo generacional en esa zona del campo. Guardiola nunca lo entendió o mejor dicho, no se atrevió a sacar a Xavi del once para darle entrada a un jugador con características similares pero con un techo más alto por alcanzar debido a su juventud. Ese fue el motivo que por jugar más adelantado dentro del campo su producción goleadora aumentara, jamás había marcado tantos goles y a pesar de que participó en la fabricación de los mismos, algo que le agrada más que firmarlos, no se sentía a gusto por no ocupar el lugar en el que mejor rinde y para el que fue formado, como mediocampista organizador en el centro de la cancha o como interior derecho en línea de tres. De cualquier manera sus números no fueron suficientes para animarlo a continuar, solicitó ser transferido en el mercado de fichajes de 2014 y la directiva del Barça no se lo impidió.

Ese verano las especulaciones acerca de su futuro apuntaban hacia Paris, München, Estados Unidos, Milano y London. Un equipo de la capital inglesa le esperaba con los brazos abiertos: Chelsea. Sería su técnico José Mourinho quien terminaría por convencer a Cesc de no seguir su corazón y regresar al Arsenal sino a uno de sus grandes rivales. El portugués le garantizó que su nuevo proyecto sería encabezado por él, le daría el mando del medio campo y le colocaría en la zona donde se sintiera más cómodo. Eso y la jugosa oferta económica, conquistaron la voluntad del ‘4’ que llegó al equipo azul en agosto del año pasado.Chelsea s

Desempeño individual y colectivo

No obstante que Chelsea cuenta con varios jugadores de primer nivel como Hazard, Falcao, Rémy, Oscar, Cahill y Willian, ninguno tiene las facultades de Fàbregas para crear el juego desde la cintura. Durante los últimos 10 años los mediocampistas que han vestido de azul han sido más destructivos que ofensivos (Mikel, Essien, Matić, Diarra, Makélélé), apoyados en volantes mixtos como Lampard, Ramires y Deco, entre otros. El crecimiento del equipo desde la primera etapa de Mourinho estuvo fundamentado en la fortaleza y resistencia física de sus futbolistas. Así les alcanzó para ganar cuatro ligas, siete copas domésticas y los dos trofeos UEFA en 2012 y 2013 con Roberto Di Matteo y Rafa Benítez al mando.

La segunda aventura del “Special One” en el equipo de Roman Abramovich ha contado con elementos conocidos de sobra por Mou en su paso por la liga española, cuando fue “jefe” del Real Madrid. Hablo de hombres como Diego Costa, Filipe Luis, el mismo Cesc, Thibaut Courtois y para esta campaña, Pedro Rodríguez. Ellos, junto a establecidos como John Terry, Hazard, Oscar y compañía, han conformado un equipo sólido –acotando que en lo que va de la presente temporada no les ha ido bien- con las características ya mencionadas pero con la enorme diferencia que marca Fàbregas Soler, armador que dicta los tiempos del juego blue.cesc-fabregas-spain_3376690

Chelsea juega con la formación más en boga en el futbol europeo hoy día: 4-5-1. Ese parado puede variar a 4-3-3, 3-4-3 (posesión de pelota y ataque por las bandas) y 4-4-2 (equilibrio y control de partido). Cuando alinea el serbio Nemanja Matić, Cesc es una especie de enlace con un ataque de hasta cinco elementos. Matić ocupa bastante espacio por su capacidad defensiva y velocidad en las transiciones, brindando la seguridad suficiente a sus compañeros. Pongo de ejemplo un partido de liga: Arsenal-Chelsea en el Emirates Stadium. El regreso del hijo pródigo a la que fue su casa, a enfrentar el escarnio de muchos aficionados que, iracundos, le abuchearon cada vez que tocó el balón. El movimiento ofensivo de los visitantes fue limitado por la presión en campo contrario de los gunners. No obstante, Fábregas manejó los hilos de su escuadra y en varias ocasiones sus finos pases pusieron en aprietos a la defensa contraria. Tal como lo hizo en la ida –Chelsea ganó 2 a 0 con asistencia del ‘4’-, Cesc dejó en claro lo importante que es para el equipo en términos de orden, serenidad y dinamismo. Si bien en Champions League no les fue tan bien, pues perdieron en octavos de final frente a PSG, la fortaleza futbolística con la que afrontaron la parte final de la temporada les permitió erigirse como campeones de liga por primera vez desde 2010. Obtuvieron 87 puntos, 8 más que el segundo clasificado Manchester City, anotaron 73 goles y recibieron 32.

Highlights de la temporada 2014-2015: https://www.youtube.com/watch?v=ejVHLv0PREA

Cierre

Cesc contribuyó con 5 goles y 23 asistencias en cuatro competencias. Su trabajo es esencial en el plan de Mourinho porque le da brillo y equilibrio a un medio campo que también tiene hombres ‘box to box’, extremos, enganches y defensivos, tan apreciados por el técnico portugués. El ciclo actual ha sido terrible para los todavía campeones de Inglaterra y Fábregas ha sido blanco de ataques por parte de detractores y periodistas que buscan hacer leña del árbol caído pero la verdad es que el título y los números positivos de compañeros como Diego Costa y Eden Hazard le deben bastante al catalán, que ha evolucionado jugando siempre igual, como le enseñaron desde niño: tocar, habilitarse y buscar siempre el beneficio colectivo antes que el propio. Esos fundamentos le han convertido en uno de los mejores mediocampistas del mundo. Cheers.

Advertisements

About Israel Nungaray

Observador miope
This entry was posted in Artículo, Football and tagged , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s