Sobre elementos históricos que reflejan la identidad nacional

Las siguientes son consideraciones personales acerca de un tema que tiene mucha tela de donde cortar.

Territorio: desde el establecimiento de la Nueva España en el siglo XVI hasta la transferencia de la última porción del norte (La Mesilla) en el siglo XIX, la delimitación del territorio ha sufrido cambios que muchas veces han sido paralelos con la pérdida de la soberanía nacional, la hipoteca del capital y la legitimación constitucional de los acuerdos que llevaron a México a ceder las regiones mayas de lo que hoy es Guatemala y las que ocupan los actuales estados norteamericanos de California, Texas, Nuevo México, entre otros.meksika-na-karte-1

Bandera: es un elemento crucial para la conformación de la identidad nacional. Antes de la independencia las ciudades y regiones principales se distinguían con escudos y emblemas porque la tierra era propiedad de la corona española, a cuya bandera rendía pleitesía el alto pueblo novohispano en actos oficiales. La bandera mexicana primero fue un estandarte criollo con la imagen de la Virgen de Guadalupe, después fue trigarante, después imperial, después republicana, antes de llegar al diseño del escudo actual: águila con serpiente prisionera, nopal, hojas de laurel y encino, entre otros detalles que pasan desapercibidos a simple vista. Mientras conserve los colores blanco, rojo y verde, será digna de recibir el juramento que cada semana se escucha en casi todas las escuelas de nivel básico del país.

Religión: en México el catolicismo es el culto que rifa y controla. Si bien en otros lares como Reino Unido, algunos países asiáticos y algunas ciudades de Estados Unidos, la diversidad religiosa es respetada y defendida, en la república mexicana poco falta para que el no ser católico sea un impedimento para reclamar los derechos humanos y civiles. Algo todavía peor: para el sector tradicionalista e intolerante de la población, el ateísmo que muchos profesamos es tan mal visto como la adicción a las drogas, la soltería o la homosexualidad.Temppo

Himno nacional: durante el México Independiente no solo hubo disputas entre conservadores y liberales, invasiones extranjeras, la emisión de las primeras dos constituciones políticas y el comienzo de la deuda externa, también nació el himno nacional con una retórica belicista y combativa, apropiada para el contexto donde surgió. La obra, escrita por Jaime Nunó (música) y Francisco González Bocanegra (letra), ha sido considerada como una de las bellas de su tipo, según información publicada por el Diario de Juárez hace 22 años (ignoro si exista una comisión de la ONU encargada del “hit parade” de himnos nacionales). A título personal, pienso que el himno es obsoleto, debería ser reescrito o sustituirse por uno nuevo. Propongo la canción “Se Vende Mi País” de Óscar Chávez.

Gobierno: el gobierno mexicano ha sido, problemas y modelos económicos aparte, un ejemplo de maleabilidad y destreza política envidiable porque ha logrado encauzar con éxito las exigencias ideológicas de momentos históricos importantes como el fortalecimiento del Estado-Nación durante el porfiriato del siglo XIX, el truculento paso de la Revolución que derivó en una tercera constitución y el régimen de Plutarco Elías Calles, el establecimiento de un partido político hegemónico, el desarrollo estabilizador que ayudó a pacificar al pueblo y la adopción del neoliberalismo sin dejar de ser un país sub desarrollado a finales de la centuria anterior.

Reza el cliché que “cada país tiene el gobierno que se merece”, y, para ponerlo en duda, pregunto: ¿qué país SI tiene el gobierno que merece? Quizás sería conveniente no ser tan derrotistas pensando que no hay nada más qué hacer por nuestra causa y actuar en corto, modificando en el entorno inmediato todo aquello que sea susceptible de mejora en rubros como educación, hábitos, costumbres, civilidad y solidaridad.

Escribió: Israel Nungaray González (Ciudad Juárez, México, 24 de febrero de 2016)

Advertisements

About Israel Nungaray

Observador miope
This entry was posted in Artículo, Historia, Opinión and tagged , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s