La épica del Leicester City

   Como salido de una novela fantástica o una épica griega, el desempeño del Leicester City en la Premier League durante el ciclo 2015-2016 ha sorprendido gratamente a los aficionados al futbol y a los corredores de apuestas que han tenido que modificar la escala de posibilidad de triunfo y ofrecer una mayor cantidad por los puntos obtenidos por un modesto club británico que hace 7 años disputaba la 3ª división inglesa.

Muchos han comentado que la mejor competición liguera en Europa es la liga española porque los dos equipos grandes de ese país acaparan a varios de los mejores jugadores –o por lo menos los más cotizados- del mundo. La opinión de otros –me incluyo- es que la Bundesliga y la Premier inglesa son las mejores del mundo por competitividad en la clasificación, disputa de la pelota, juego veloz, asistencia al estadio y emociones constantes en los arcos.Leicester_City_crest.svg

El año del Leicester City ha sido favorecido por la coyuntura de que los conjuntos fuertes de la Premier League (Arsenal, Chelsea, Liverpool, Manchester City, Manchester United) han tenido una campaña entre irregular y mala, sobre todo el campeón londinense y los red devils; sin embargo, eso no serviría de nada si los dirigidos por Claudio Ranieri no hicieran su parte. Los ‘foxes’, al más puro estilo británico, practican un fútbol muy vertical con intercambio posicional entre sus atacantes quienes, por cierto, también su ubican en la parte alta de la tabla de goleadores. Sin apenas salirse del 4-4-2, Ranieri (ex técnico de Chelsea, Juventus y Roma) no solo ha logrado ocupar el primer sitio de la clasificación con una gran regularidad, además ha superado –futbolísticamente o en el marcador- con calidad a los equipos “top” antes referidos en los enfrentamientos directos de liga.

Su plantilla está constituida por jóvenes formados en sus categorías inferiores, elementos foráneos como el argentino Ulloa, el danés Schmeichel, el suizo Inler, el francés Kanté, el alemán Huth, el japonés Okazaki y el argelino Mahrez; además de jugadores “desechados” por otros clubes como Drinkwater, James y Simpson, formados en el Manchester United, Albrighton, canterano del Aston Villa y Dyer, desarrollado por el Southampton y cedido por el Swansea City esta temporada. Con estos recursos a su disposición, Ranieri ha sacado el mayor “jugo” posible a sus futbolistas, convenciéndolos de respetar un estilo práctico, consistente y a la vez valiente porque normalmente no ceden espacios y atacan convencidos de hacer daño. La formación habitual es: Schmeichel en la portería, defensa con Morgan, Huth (centrales), Simpson y Fuchs (laterales), Drinkwater y Kanté (centrocampistas), Albrighton y Mahrez (wingers) y en la delantera Okazaki y Vardy. Este último con un olfato de ‘killer’ pocas veces visto en el futbol actual, característica que le ha permitido encabezar la tabla de goleo hasta la jornada 30.

La alineación regular

La alineación regular

Dos momentos clave en la temporada: las victorias ante Liverpool (2-0) el 2 de febrero de 2016 en casa y de visita contra Manchester City (1-3) 4 días después. En el duelo contra los reds mostraron todos los elementos que los han caracterizado a lo largo del curso. Ese día Leicester traía una confianza bárbara, con trazos largos, contragolpe, descolgadas veloces por las bandas y hasta una jugada en la banda derecha que dejó a Liverpool observando cómo el rival encadenaba 15 pases y se regodeaba en su cara. James Vardy marcó ambos goles, el primero luego de un pase de más de 30 metros cortesía de Mahrez. El atacante inglés controló antes de entrar al área y desde allí mandó la pelota al ángulo izquierdo, haciendo inútil el vuelo de Mignolet. El segundo llegó luego de un tiro fallido de Okazaki que cayó en los pies del ‘9’ y que este mandó a las redes ante la salida del portero.

En el segundo partido hubo menos dominio por parte de los foxes pero la contundencia y el buen estado de forma fueron demostrados otra vez. Los goles fueron obra de Mahrez (terminando una acción iniciada por Kanté al recuperar un balón en propio campo) y dos de Robert Huth, ambos en jugada de pelota detenida. Por el City descontó Agüero. El resultado de ambos encuentros confirmó dos cosas: la solidez del equipo en el liderato general y que su extraordinario ejercicio debía ser tomado en consideración por propios y extraños. Como dato adicional agrego que las probabilidades de ganar la liga en Betcris y en el Soccer Power Index se quintuplicaron pues antes del partido contra Liverpool tenían un 18% de probabilidad y después del triunfo en casa del City terminaron en 83%

Vardy celebrando su gol ante Manchester United

Vardy celebrando su gol ante Manchester United

Estamos presenciando algo insólito, una batalla al estilo David vs Goliat que trae una carretada de aire fresco a la liga inglesa –que reconfirma su competitividad- y al futbol en general. Lo que ha hecho Leicester City hasta el momento ya es épico, memorable, un bello sueño. Sea cual sea el lugar en el que terminen la temporada, sus aficionados quedarán agradecidos de por vida. Cheers.

 

Escribió: Israel Nungaray González (28 de marzo de 2016 en Ciudad Juárez, México)

Advertisements

About Israel Nungaray

Observador miope
This entry was posted in Football, Artículo and tagged , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s