Dualidad

Y de pronto comprendí que la noche ya no me pasma

La noche me reconforta, me inyecta bríos nuevos

El día en cambio, me pesa, me aturde, me inhibe

Peor es cuando todo corre y yo apenas camino

La noche es apacible, controlable, parsimoniosa

Allí nacen mis proyectos, mis anhelos, mis ideas

De día soy autómata, pocas veces me altero

De noche soy yo otra vez, vuelvo a la vida

dualidad

De noche ando despierto, alcanzó grandes alturas

De noche puedo con todo, aunque haga malabares

De día el tedio me arruina, me arrebata el aliento

De día el tiempo no es mío, escapa sin que pueda evitarlo

De noche lo atrapo, lo encapsulo, lo moldeo como plastilina

De día soy un esclavo de las responsabilidades

De noche soy capaz de volar, sin prisa pero preciso

La noche ya no me sorprende, la noche es mi fiel compañera

 

Escribió Israel Nungaray González (28 de agosto de 2016 en Ciudad Juárez, México)

Advertisements

About Israel Nungaray

Observador miope
This entry was posted in Poemas and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s