La importancia de la ética y la moral en la vida cotidiana

Introducción

El presente documento parte de la distinción entre ética y moral para comprender el fundamento legal que rige a las sociedades y la práctica cotidiana de las normas jurídicas y morales. También incluye la clasificación esquemática del juicio moral, la impronta de la ética en la mejoría individual y social, la relevancia de la misma en la toma de decisiones y el papel que juega la educación en la formación ciudadana en valores, espíritu crítico y actitudes favorables al colectivo.

Desarrollo

En principio, conviene establecer el significado de ética y moral antes de avanzar. De acuerdo a Savater (1991), «Moral» es el conjunto de comportamientos y normas que se aceptan como válidos; «ética» es la reflexión sobre por qué esas normas se consideran válidas y la comparación con otras “morales”. Dicho esto, queda establecer los ámbitos en los que se ponen en práctica tales principios. En la vida pública, el principio moral debe ser “garantía de cualquier ordenamiento externo” (Rodríguez, 2001, p. 75). Es decir, es el precepto cívico que tienen las personas desde su formación familiar y escolar que les ayuda a conducirse correctamente y obedecer las normas y reglas de la sociedad.presentacion1

Así, las personas son capaces de imponerse a sí mismas aquellas leyes morales y jurídicas que guían su conducta. La diferencia entre normas jurídicas y morales es que aunque ambas emanan de la moral, son expresadas externamente y tienen valor luego de una coerción pública legítima y por el contrato social que obliga a los ciudadanos a obedecer las leyes de la sociedad. Para Kant, citado por Rodríguez (2001), el Estado no tenía la obligación de garantizar la felicidad de los ciudadanos sino que debía establecer lineamientos que “garanticen la libertad e igualdad de todos los hombres en términos legales” (Rodríguez, 2001, p. 76). Ese equilibrio entre el orden moral y el jurídico es el “imperativo categórico” que fundamentará el ejercicio de libertades básicas.

La moral es el acto mental que determina si una cierta conducta o situación es de índole ética o no. Para sacar tal conclusión es importante partir del sentido que cada individuo tenga como moral, entendida esta como el conjunto de normas y reglas adquiridas a lo largo de la vida. De esta forma, no solo sirve para actuar en un momento puntual, como cuando deseamos fabricar un objeto o conseguir un efecto determinado del mismo, situación en la que recurrimos al saber técnico o artístico. Por tanto, el juicio moral es el que nos orienta para actuar racionalmente en el conjunto de nuestra vida, obteniendo de ella el mayor provecho posible; para ello, es obligatorio saber ordenar inteligentemente las metas y objetivos que perseguimos (Cortina, 1998) antes de cantar victoria o lamentarnos de nuestro fracaso.

Zerpa (2007), habla de una composición esquemática del juicio moral y la clasifica de la siguiente manera:

  1. a) Esquemas de Intereses Primarios: los planteamientos acerca de la cooperación social se formulan considerando solo relaciones “micro-morales”. Una decisión se considera correcta recurriendo al interés personal que el individuo tiene de acuerdo a las consecuencias de una acción.
  2. b) Esquemas de Mantenimiento de Normas: aquí se destaca una perspectiva socio céntrica en la que la persona pasa a considerar la forma, mientras que otra, que no es su par, su amigo o su socio, puede cooperar con ella.
  3. c) Esquema Post-convencional: destaca una ausencia de parcialización hacia alguna idea de filosofía moral particular, apelándose a ideales y coherencia lógica. Las obligaciones morales están basadas en ideales compartidos, congruentes y recíprocos.etica

También es importante considerar que la ética sirve para intentar mejorarse uno mismo, no para reprender elocuentemente al vecino. Quien desee llevar una buena vida, de acuerdo a un proyecto ético, tiene también que desear que la comunidad política de sus semejantes se base en la asistencia, la libertad y la justicia. (Savater, 1991). Eso sí, para lograr el bienestar colectivo es menester considerar la posición del otro. Sternberg (1997) decía que los individuos no sólo difieren en el ímpetu absoluto de sus preferencias, sino también en el alcance de las mismas. Por eso la existencia y aplicación de normas que en teoría nivelan e igualan a las personas en sus relaciones y en su andar cotidiano (las cursivas son mías).

No obstante, siempre habrá quienes se aprovechen de la nobleza de algunos en la busca del beneficio propio. Eso tiene que ver con que la distribución adecuada de las acciones o consejos es ejemplo del uso de la inteligencia para manipular la realidad con éxito (Fromm, 2013) y también para adaptar los objetivos de la manera más conveniente a nuestros intereses (las cursivas son mías). De entrada eso parece injusto pero lo es menos cuando existe respeto por las normas y el derecho de los demás a buscar alguna ventaja dentro de los márgenes legales y sociológicos.

Conclusión

La formación moral y ética es la columna vertebral del desarrollo humanista y social de las personas, su diligencia conlleva una jerarquía de saberes que favorecen el conocimiento y cuidado de sí mismo, la autorregulación y el ejercicio responsable de la libertad, el sentido de pertenencia a una comunidad, a la nación y a la humanidad, el apego a la legalidad y el sentido de la justicia, el respeto y valoración de la diversidad y el manejo y resolución de conflictos (SEP, 2011). Una vez que la persona sube todos estos peldaños, está en posibilidad de establecer relaciones sociales y personales armónicas –en la medida de lo posible- que se traducen en creatividad e innovación, capacidad de comunicación y colaboración, pensamiento crítico y concreto, cooperación, investigación y manejo de la información y toma acertada de decisiones.

En el ámbito ciudadano, los individuos deben informarse, estar conscientes del contexto social donde se desenvuelven, de los problemas y situaciones que enfrentan y ser responsables de las acciones que emprenden. Cuando su formación es endeble, las personas demuestran actitudes y comportamientos incorrectos y dañinos hacia sus similares y el entorno. Vale entonces destacar el rol tan importante que juega la educación en la adquisición de valores para la convivencia como libertad, pluralismo, solidaridad, justicia, honestidad, compromiso, responsabilidad y tolerancia. La congregación de la lista anterior le brinda al sujeto las herramientas suficientes para transformar su realidad humana/individual y colectiva/social. Es ese un primer paso y el espacio áulico es el idóneo para promover entre los jóvenes tales actitudes en pequeñas dosis (Coll, 1999) aplicables en su ambiente y tiempo inmediatos, con miras a un futuro más armónico y justo.

Referencias:

Coll, C. (1999). Psicología de la instrucción: la enseñanza y el aprendizaje en la educación secundaria. España: ICE/HORSORI.

Cortina, A. (1998). El quehacer ético. Guía para la educación moral. México: Santillana.

Fromm, E. (2013). Psicoanálisis de la sociedad contemporánea. México: Fondo de Cultura Económica.

Rodríguez, J. (2001). Estado de Derecho y Democracia. Cuadernos de divulgación de la cultura democrática, Nº 12, México: Instituto Federal Electoral.

Savater, F. (1991). Ética para Amador. España: Ariel.

SEP (2011). Programas de estudios 2011Guía para el maestro. Educación Básica Secundaria. Formación Cívica y Ética. México: Secretaría de Educación Pública.

Sternberg R. J. (1997). Estilos de pensamiento. Claves para Identificar nuestro modo de pensar y enriquecer nuestra capacidad de reflexión. España: Paidós.

Zerpa, C. E. (2007). Tres teorías del desarrollo del juicio moral: Kholbert, Rest, Lind. Implicaciones para la formación moral. Laurus, vol. 13, núm. 23, pp. 137-157. Venezuela: Universidad Pedagógica Experimental Libertador. Recuperado de: http://www.redalyc.org/pdf/761/76102308.pdf

Advertisements

About Israel Nungaray

Observador miope
This entry was posted in Educación, Ensayos and tagged , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s