Desventura blaugrana: entre el cansancio asturiano y los “buenos aires” rosarinos

A estas alturas de la temporada antepasada (marzo de 2015), numerosos periodistas deportivos y aficionados optimistas atisbaban la confirmación de un año futbolístico de ensueño para el Fútbol Club Barcelona. Esa sospecha se convertiría en el segundo triplete de la historia para la entidad catalana, esta vez con un estilo renovado y fresco, más vertical y potente, casi endemoniado, con tres atacantes –Messi, Neymar, Suárez- que anotaban goles por racimos pero que principalmente hacían magia con los pies porque después de la caída en Anoeta frente a la Real Sociedad en enero, habían decidido cerrar filas en torno al club y a su entrenador, Luis Enrique Martínez, con tal de evitar que el barco se hundiera. Sus compañeros, los Iniesta, Busquets, Piqué, Bravo, Xavi, Alves, Rakitić, les hicieron segunda y juntos enarbolaron un futbol vertiginoso que volvió a sorprender al mundo tanto como aquel conjunto que ganó 14 títulos con Josep Guardiola entre 2008 y 2012.  

A estas alturas de la temporada 2016-2017 el triplete sigue siendo una posibilidad, aunque bastante remota. Muchos aficionados barcelonistas son conscientes de que si levantan un trofeo al finalizar el curso será suficiente y acorde con el desastre que ha supuesto el magro andar en liga en la que varias veces ha ocupado el tercer lugar detrás de Sevilla y Real Madrid. En copa el trayecto ha sido menos complicado (disputará la final contra el Alavés) pero en Champions el derrotero es distinto. A pesar de que el Barça cerró la fase de grupos como líder de su sector –el grupo C- con 15 puntos, anotando 20 goles y recibiendo 4, no parecía convencer del todo ni a sus aficionados ni a los que le colocaron la medalla de favorito desde el principio de la campaña. Los dirigidos por Luis Enrique cerraron la primera vuelta de la liga en segundo lugar y sembrando dudas cuando se supo que el cruce de octavos de la UCL los había emparejado con el Paris St. Germain, escuadra francesa venida a más y con figuras de clase mundial. Como es costumbre, esa etapa de la temporada es la más crítica para los equipos top porque es el momento en que se vislumbran o se empañan sus expectativas de obtener títulos.

El futbol colectivo ha brillado por su ausencia en Can Barça esta temporada, más bien ha dependido de momentos brillantes pero esporádicos, de capitalizar errores del rival y, sobre todo, de la magia de Lionel Messi, segundo capitán azulgrana que a medida que aumenta en edad es mejor futbolista todavía pues está al servicio del equipo y además le alcanza para ser líder de goleo, de asistencias y de ocasiones creadas. Ante la falta de garantías de un medio campo sin la solidez de antaño, una defensa frágil y transiciones titubeantes entre líneas, el trabajo de Lio haciendo de 9, de extremo, de lateral, de 10 y hasta de ‘Xavi’ (cómo extraña el fútbol de élite al Motor de Terrassa) en varios encuentros, ha sido fundamental para mantener vivas las esperanzas de su equipo.

Llegó febrero y también el partido de ida contra el PSG y Luis Enrique, harto de críticas hacia sus rotaciones y a su dependencia de la MSN, asumió la responsabilidad de la derrota no sin antes despotricar en directo contra un periodista catalán que lo entrevistaba. El asturiano reclamaba el por qué no escucha loas y cantos melodiosos acerca de su planteamiento táctico cuando el equipo gana y si escucha cuestionamientos cuando pierde. Tal letanía estaba fuera de lugar porque el FC Barcelona fue borrado del campo por un PSG que además de marcar 4 goles, lució muy superior a los visitantes quienes, sin anotar de visitante, ven reducidas sus opciones para la vuelta en el Camp Nou.

Un par de semanas después se dio el anuncio que circulaba como rumor desde el comienzo de 2017: Luis Enrique Martínez abandonaría el barco y no renovaría su contrato con el FC Barcelona al concluir la temporada actual. El ex compañero y amigo de Pep Guardiola alegó los mismos motivos que el técnico catalán para marcharse, es decir, agotamiento mental y emocional, “necesito descansar”, dijo en conferencia de prensa al terminar el partido de liga contra el Sporting de Gijón el 1 de marzo. El momento no podía ser más oportuno porque el triunfo por 6 a 1 colocaba al FC Barcelona a un paso de arrebatarle la punta de la liga al Real Madrid.

Por otra parte, la renovación de Messi es un pendiente de la directiva que, de no consumarse, podría costarle el puesto a Bartomeu porque socios y fans le armarían un escándalo por todos los frentes si acaso dejara ir al mejor del mundo sin negociar o, mejor dicho, sin ceder ante las peticiones del 10. El orgullo del segundo capitán fue mancillado en París junto con el resto de la plantilla; no obstante, ante el clima enrarecido por las tensiones con Luis Enrique, los rumores de un cambio de aires y la mención de los ‘candidatos’ al banquillo blaugrana (Koeman, Valverde, Eusebio, Sampaoli), el rosarino condujo al equipo a una renovación mental que por lo pronto les ha valido ser líderes del campeonato doméstico, reducir los comentarios negativos por la pobre exhibición en el certamen europeo y generar confianza en analistas e hinchas de que la remontada no es un sueño inalcanzable.

Escribo este artículo a unas cuantas horas del partido de vuelta entre catalanes y franceses. Personalmente considero que la hazaña es casi imposible y que el mejor escenario sería una derrota decorosa, aunque dolorosa. De cualquier manera, los buenos aires de marzo que de manera indirecta e indistinta han traído el asturiano y el rosarino, hacen pensar en un mejor mañana para el FC Barcelona en la era posterior al segundo trébol conseguido por Luis Enrique y sus muchachos. Cheers.

 

Escribió: Israel Nungaray González (Ciudad Juárez, México, 8 de marzo de 2017)

Advertisements

About Israel Nungaray

Observador miope
This entry was posted in Artículo, Football and tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s