Wayne Rooney vuelve a casa

El hijo pródigo ha vuelto a casa -al Everton Football Club- y los fans del Manchester United le estarán agradecidos siempre a su ex capitán. No solo se convirtió en ídolo y referente de la institución, también dejó la marca de más goles anotados con la camiseta de los red devils (253 anotaciones en 559 partidos, también tiene el record de más goles con la selección inglesa con 53). Independientemente de los números, su aportación al futbol destaca en los rubros de carácter, disciplina, técnica, ambición, regularidad, liderazgo y, sobre todo, capacidad de evolucionar, Rooney es, en mi opinión, el futbolista de élite que mejor ha sabido adaptar su juego a su edad y condición física (otro sería Lionel Messi). Lo mismo ha jugado como centro delantero, extremo, mediocampista ofensivo, lateral derecho y hasta ha sido medio de contención, casi siempre con alta calidad.

El oriundo de Liverpool regresa al club que lo formó y del que es hincha. Su venta al Manchester United en 2004 significó un duro golpe para los fans toffees quienes sin duda entendían que era un paso natural en su progresión deportiva y por su calidad de figura emergente. Sir Alex Ferguson puso sus ojos en él porque sabía que era la nueva joya del futbol inglés; el técnico escocés se encargó de llevarlo poco a poco, cuidarlo hasta convertirlo en el crack que todavía es. No fue fácil pues WR10 tenía bien ganado el apodo de “Bad boy” por su rebeldía e intransigencia. El Boss del Man U, como viejo lobo de mar, sabía por qué le pedía a Rooney mayor sacrificio defensivo, por qué era conveniente que aprendiera a desmarcarse y por qué era mejor dejarle a Cristiano Ronaldo la corona de rey en el periodo 2007-2009. Al marcharse CR7, Rooney, con el 10 en la espalda se convirtió en el referente principal del ataque rojo y junto con los veteranos Scholes, Giggs, Van der Sar, Neville y Ferdinand, fue el bastión del equipo más laureado de Inglaterra tras la partida del portugués.

Las enseñanzas de Sir Alex surtieron efecto y Wayne se convirtió de paso en el jugador más importante del país y entró al top 10 de los mejores del mundo. Además, tenía hambre de triunfo y aunque disputó tres finales de Champions League (ganando solo una en 2008 frente a Chelsea), nunca dejó de luchar e ir por más títulos. Quizás por eso se ha granjeado el respeto y cariño de los aficionados al futbol, principalmente los del Manchester United y el Everton.

Es difícil sintetizar una carrera tan brillante (que todavía no termina) en unas cuantas líneas pero he tratado de resaltar lo más importante. Hoy Rooney juega de azul en el Everton FC, usa el dorsal 10 y es idolatrado por la grada. Llega a recoger los aplausos que una carrera como la suya merece y, ¿por qué no? A levantar algún título de copa y ayudar a que su equipo clasifique a la Champions una vez más. Cheers.

Palmarés

Colectivo: 5 títulos de Premier League, 1 FA Cup, 1 UEFA Champions League, 4 FA Community Shield, 1 mundial de clubes de la FIFA, 3 Copas de la Liga y 1 UEFA Europa League.

Individual: jugador joven de la Professional Footballers Association (2005 y 2006), jugador del año de la Premier League (2010), jugador inglés del año (2008, 2009, 2014, 2015), once ideal de la FIFA (2011), jugador del año de la PFA (2010), trofeo Sir Matt Busby al jugador del año (2006 y 2010), entre otros.

Advertisements

About Israel Nungaray

Observador miope
This entry was posted in Artículo, Football and tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s