Los estudios generacionales son estudios de mercado

Argumento 1: Desde el punto de vista académico, la clasificación generacional es terreno de las humanidades con la metodología de los estudios culturales (historia, sociología, antropología) y se ha hecho en universidades de los Estados Unidos como Harvard, NYU, Princeton o Yale, cuya economía recibe apoyo ocasional de empresarios que pueden o no ser egresados de dichos colegios.

Argumento 2: Aunque las generaciones definidas como Tradicional, Baby Boomers, X, Millennials o Z son generadas en Estados Unidos y aplican para sus ciudadanos, el fenómeno de la globalización de los últimos 30 años hace que los habitantes de otros países se identifiquen con una u otra.

Argumento 3: Los más jóvenes son siempre clientes potenciales porque están al tanto de las novedades. En la década de los 1990’s no existía todavía la generación Millennial y las revistas impresas -nuestro ‘google’- ubicaban como generación X a los nacidos entre 1966 y 1986 (o variaciones como 1965-1985). Hoy día la “reclasificación” ha reducido a la generación X a un rango de 15 años y en algunos casos hasta 10 (he visto sitios web donde la recortan entre 1969 y 1979), ¿Por qué? Simple, los genexers representamos una parte de la población que está ocupada, trabajando (en esta década se ha jubilado una primera “camada”). Y aunque tengamos poder adquisitivo, tenemos prioridades como pagar las cuentas. No necesariamente estamos al tanto de lo que está en boga en cuanto a ideas y tecnología, aunque eventualmente nos ponemos al día.

Argumento 4: Además de las características generales de cada grupo generacional como actitudes, intereses y valores (entendiendo por esto aquello que valoramos, los boomers valoraban el idealismo, los genexers valoramos la autosuficiencia y los millennials valoran el hedonismo), es prudente pensar que las ideas, anhelos y objetivos de los más jóvenes puedan ser satisfechos por la industria del consumo que abraza y otorga respuestas a corto plazo.

Conclusión: En realidad los estudios generacionales son un ‘dato curioso’ no relevante si no te dedicas a las ciencias sociales/humanidades. Más bien marcan barreras entre las personas, a pesar de que su intención sea la armonía y la mejora de la convivencia social al comprender nuestras diferencias. Somos humanos y estamos vivos, es lo importante. Tenemos ideas divergentes que resultan obvias entre más diferencia de edad exista.

El hecho de que “inexplicablemente” haya nuevas categorías (como ‘xennials’ que abarca a los que se sienten parte de ambas) y que se extienda casi 25 años al grupo millennial está relacionado con la ley de la oferta y la demanda que busca siempre la inclusión en aras de aumentar las ventas. Si el producto ‘Y’ vende poco, puedo enfocarlo a un público mayoritario redefiniendo las generaciones que no son otra cosa que el ‘público’ hacia al que van dirigidos los artículos de consumo. Al boomer le puedo ofrecer un viaje por el Caribe, al genexer le puedo presentar un auto económico y al millennial es fácil expenderle un iphone. Si este último adquiere lo reciente, más vale engrosar ese grupo con la anuencia de una universidad de prestigio. Cheers.

Escribió: Israel Nungaray González (Ciudad Juárez, México, 3 de noviembre de 2019)

About Israel Nungaray

Observador miope
This entry was posted in Artículo, Opinión and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s