Hielo en el agua

Hielo en el agua*

General Plot: Una historia sobre lo que provoca el ocio entre 4 personajes en un escenario particularmente sencillo. Tres cámaras, iluminación discreta, espacio de una manzana y una casa grande de una planta.

Personajes: Bruno. 25 años, carrera trunca de medicina, alcohólico en potencia, tendencia grande a la depresión y a la negatividad.

Hilda, 21 años. Estudiante de Biología. Soñadora empedernida. Chocantemente positiva.

Abelardo, 19 años. Vagabundo profesional, junkie, bromista. Entre sus hobbies se cuentan desinflar llantas de autos y escribir obras de teatro.

Ignacio, 29 años. Empleado federal. Con dos matrimonios fallidos a cuestas. A los 19 se prometió a sí mismo que se mataría una década después.

Primera escena: una cámara toma la sala de una casa proyectada en un espejo de 4×3 m. Bruno está molesto consigo mismo por arruinar una oportunidad más de empleo: había comenzado a trabajar como cobrador de un banco. Perdió la paciencia con un cliente y lo golpeó salvajemente (flashback al momento de la riña, aunque lo más probable es que el presupuesto no alcance para incluirlo). Lo malo fue que lo hizo afuera del banco por lo que el despido fue inminente.

Bruno está exaltado, echa a caminar sin rumbo fijo y muy aprisa. La cámara lo sigue hasta doblar en una esquina a la izquierda. En la siguiente toma vemos a Hilda escuchando música con audífonos, primero aparece sentada, pero se levanta de vez en cuando para dar vueltas y saltar, según lo indican los tonos que entran por sus oídos. Está sola en casa, sus padres han salido, son las cinco de la tarde y el teléfono suena.

Segunda escena: Abelardo se encuentra preocupado pues organizó una especie de fiesta en su cantón y de las 12 personas que ha invitado solamente Bruno le ha dicho que sí (fue la llamada número 5). Es natural, desempleado y sin vida social hasta se ofreció a llevar las botellas y la comida. Abelardo telefonea a Hilda con la esperanza de que acepte, he aquí el diálogo.

Hilda: ¿bueno?

Abelardo: ¿Qué onda? ¿Qué haces?

Hilda: lo de siempre, ver por mi ventana y escuchar music.

A: ¡Ay Hilda! No cambias. Oye, va a haber party en mi chante, ¿quieres venir?

H: si, ¿por qué no? ¿Quién va a estar?

Corte a: Ignacio baja de su auto y se dirige a la casa que le queda enfrente a mano izquierda, atraviesa la calle. La cámara lo toma de pies a cabeza, viste impecablemente y trae una cara de pocos amigos. Llama a la puerta, abre Abelardo. Trae el teléfono en mano, levanta la vista y reconoce a Ignacio. Suelta el auricular. (Flash back. Abelardo ha ingresado a donde vive su madre, viuda desde que Abelardo tenía 9 años. Una vez más el hijo de la señora Ramírez viuda de Grijalva necesitaba plata para fixearse. Su madre llegó en el momento en que su vástago intentaba abrir un cajón cerrado bajo llave.

Abelardo asaltó una tienda de conveniencia esa noche y terminó en prisión. Su madre pagó la fianza y por esa razón Ignacio estaba allí.

Ignacio: vengo por el dinero que le debes a mamá.

A: ¿dinero? ¿De qué hablas?

I: ¡no te hagas pendejo!

A: ya cálmate, mejor pasa y lo platicamos adentro.

I: no tengo mucho tiempo, ¿eh?

A: si, si, ya no mames, pásale.

Abelardo había recibido esa casa como herencia tras la muerte de su padre 3 años antes. El inmueble era propiedad de la querida del señor Grijalva, pero al cumplir Abelardo la mayoría de edad tomo posesión de la vivienda en cuestión. Además, Abelardo fue quien descubrió a su papá en la “movida”. Quizás también fue producto de un chantaje.

A: No tengo feria carnal, ¿qué quieres que haga?

I: ¡Pues consíguela! O trata de ahorrar de lo poco que obtienes de la herencia de papá. No sé, ¡trabaja, haz algo, pero hazlo ya!

A: ya bájale. ¿Por qué no te quedas un rato? Van a caer unos compas, va a haber party.

I: (irónico) no, gracias.

A: ándale, un rato nada más.

I: mmm…

Corte a: la cámara en la esquina derecha de la puerta. Cada uno de los invitados va llegando y Abelardo los recibe. Todo este tiempo solo vemos los brazos del anfitrión y a los amigos de este de perfil.

A partir de aquí entran en acción las tres cámaras. Una desde la puerta, otra encima de la tele y otra en la cocina.

Escena en la cocina:

B: (entrando) ¿dónde está el pisto pues?

H: más bien, ¿dónde está la comida? Yo tengo hambre.

A: (desde la sala) comida… creo que sólo enlatada y el alcohol lo hayas en el refri.

H: yo voy por algo de tragar (sale) ¿me acompañas? (dirigiéndose a Ignacio)

I: este… ¿yo? (distraído) eh… si, claro.

Dejan la casa y Abelardo los sigue hasta verlos desaparecer. Se escucha el motor de un auto y Abelardo y Bruno se miran contrariados y se ríen a carcajadas.

B: ¿Qué crees que traigan?

A: Pues esta morra se traga lo que sea, pero conociendo a mi carnal, lo más seguro es que traigan comida japonesa o francesa. Pásame una birria.

El hermano de Abelardo y la única chica de la fiesta llegan después de media hora con varios paquetes que contienen comida coreana. Bruno y el anfitrión habían consumido 5 y 2 cervezas cada uno. Aun no les hacían efecto. La comida transcurrió en un silencio que sólo era interrumpido ocasionalmente por las risas que les causaba a los demás el ver a Ignacio batallar con los palillos.

A: Mira a este cabrón, se cree el muy, muy con su comida coreana y aferrado a comer con palillos en lugar de usar tenedor o de plano los dedos.

Todos excepto Ignacio echan a reír: ja-ja-ja-ja-ji.

Pasa un rato, todos conversando menos Bruno, quien se ha puesto tan pedo que se ha quedado dormido. Solo da ocasionales señales de vida con sus ronquidos. Mientras tanto los dos hermanos comienzan un debate… (a partir de esta escena sólo habrá una cámara fija ubicada justo enfrente del sofá donde se encuentran los dos carnales. Hilda estará sentada en un sillón contiguo).

A: no cabrón, te digo que no es así…

I: Que si puto, de verás que no mames.

A: ¿tú dices que sólo hay dos tipos de personas?

I: Si, los ganadores y los perdedores. En este caso no es difícil deducir quien de nosotros dos es un ganador. (Voltea a ver a Hilda con expresión presuntuosa, ella lo recibe inexpresiva).

A: Pues no cabrón, wacha. Habría que hacer una subdivisión de esas dos clasificaciones.

I: (Sarcástico) ¿Y esas serían cuáles?

A: Los ganadores se dividen únicamente en los que corren con suerte y los que luchan para lograr lo que quieren y en consecuencia son considerados ganadores…

H: (interrumpe) ¡Aaaaahhhh! Interesante.

I: No mames.

A: Espérame. Los perdedores en cambio se ubican en tres grupos: el dork, el geek y el nerd.

(Hilda e Ignacio echan a reír abruptamente)

I: (Entre risas) no lo había pensado así… quizás tengas razón.

A: Claro que la tengo. Ahora, la diferencia entre cada uno de estos 3 es muy sencilla. El dork es el típico baboso que quiere encajar en todos lados y a toda costa, pero no lo consigue por ser un tarado. Además, cree que sabe muchas cosas, pero en realidad no sabe nada. Es el típico acople en las reuniones o en cualquier lugar donde haya gente y su incapacidad de encajar pase desapercibida.

H: ¿Y el geek?

A: Ese es un tipo que sabe un montón de pendejadas, las comparte con medio mundo, pero a nadie le importan más que a él y a otros geeks. Cosas como estadísticas, datos sobre cultura general o no tan general que rayan en lo obsesivo. Por ejemplo, cuántos episodios de tal serie fueron escritos por una sola persona y qué porcentaje del total de los episodios representa o en cuántos equipos y por cuánto tiempo jugó un futbolista a lo largo de su carrera y así por el estilo.

H: ¡Aaaaaaaa!

I: Sólo falta que nos ilustres con tu “definición” de lo que es un nerd, así que adelante hermanito.

A: pinche mamón, pero no le hace, ahí va. El nerd típico es aquel que al igual que el geek sabe muchas babosadas, es un todólogo, el que se sabe todas las respuestas de cualquier materia, el que más estudia, el que saca mejores calificaciones, el menos popular y el más odiado. La diferencia es que este espécimen de los perdedores no comparte nada de lo que sabe y tal vez esa sea la razón por la que es repudiado.

I: (Burlón de nuevo) muy interesante, has cambiado mi vida para siempre.

H: Pues a mi pareció muy bien, he aprendido algo nuevo.

A: Pues a mi no tanto, por que lo que acabo de decirles puede ser considerado como lo más geek que existe, o sea un geek explicando lo que significa esa palabra, por favor…

Todos echan a reír. Despertó bruno y se dirigió al cuarto de baño. La cámara que había permanecido fija lo sigue hasta que el personaje da un portazo.

Al día siguiente (a las 6: 35 A.M. para ser precisos) tres de los cuatro enfiestados yacían dispersados por la sala de la casa de Abelardo. La única ausente era Hilda, a quien le fue cedida la única cama del lugar. Dejó la puerta entreabierta con la esperanza de que Ignacio le hiciera compañía, pero estaba tan perdido que no sucedió así.

Ignacio se levanta a orinar y al momento de desabrochar su bragueta descubre que el excusado esta repleto hasta el tope de hielo (close up al retrete) y enfurecido se dirige a donde están los demás.

I: ¿Quién fue el pendejo que puso el hielo en el agua del retrete?

Abelardo y Bruno se miran mutuamente y luego a Ignacio. Ambos echan a reír histéricamente por varios segundos hasta que…

I: ¡Ya cabrones! ¿por qué tanta pinche risa?

A: ¿Y este güey qué se metió?

B: No sé, jaja, jiji.

A: (Todavía riendo) es que se me hace raro, ejem, que digas eso porque toda la cerveza la sacamos del refri, no había hielo.

Ignacio comprendió su error y comenzó a carcajearse junto con ellos. La cámara hace fade out hacia la puerta de la casa.

FIN

Escribió: Israel Nungaray González (Ciudad Juárez, México, 15 de agosto de 2007).

*Guion para un cortometraje o mediometraje. Aunque hoy día lo volvería a redactar, preferí dejarlo tal como lo escribí en 2007.

About Israel Nungaray

Observador miope
This entry was posted in Cuentos and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s