Reseña de Genesis ‘Selling England by the Pound’

El quinto álbum del grupo inglés Genesis fue lanzado el 13 de octubre de 1973 bajo el sello Charisma. Desde entonces ha sido aclamado por la crítica y considerado por muchos fans (me incluyo) como la obra cumbre de su discografía. Es una carta de amor a Inglaterra y Gran Bretaña, pero también es muestra de la sofisticación que alcanzó el rock progresivo durante la primera mitad de los 1970’s. Cabe señalar que para entonces ya habían sido lanzados trabajos fundamentales del género como ‘Dark Side of the Moon’ de Pink Floyd (1973), ‘Close to the Edge’ de Yes (1972), ‘In the Court of the Crimson King’ de King Crimson (1969) y ‘Per un amico’ de Premiata Forneria Marconi (1972), entre otros.

Genesis fue fundado en Surrey, London, England en 1967 por tres estudiantes de preparatoria: Peter Gabriel (voz y flauta), Anthony Philips (guitarra) y Michael Rutherford (guitarra, después tomaría el bajo). Su primer disco se llamó From Genesis to Revelation (1968) y estaba más orientado al Folk que al rock; no obstante, con la llegada del baterista John Mayhew y el tecladista Tony Banks el sonido de la banda cambió y pasaron a formar parte de la corriente del Art rock/Progressive rock de Inglaterra que tanto furor causó en Europa y Estados Unidos, sobre todo entre otros músicos que los admiraban e intentaron emularlos (ejemplos: Kansas, Focus, Styx, New Trolls, etc.).

Después del álbum ‘Trespass’ (1970) salieron Philips y Mayhew para darle lugar al guitarrista Steve Hackett y el baterista Phil Collins. Con la nueva alineación grabarían los álbumes ‘Nursery Cryme’ de 1971 y ‘Foxtrot’ de 1972 y realizarían su primera gira por Estados Unidos a finales de 1972. El grupo aumentó su base de fanáticos con estas grabaciones, pero principalmente consolidó su sonido. Tres ejemplos claros son: “The Musical Box”, “Supper’s Ready” y “The Fountain of Salmacis”, canciones de rock progresivo fino con una base literaria en la letra, ya que Peter Gabriel gustaba de crear pequeñas “operetas” donde revisaba a la sociedad inglesa tradicional y al mismo tiempo imaginaba realidades alternativas influidas por la ciencia ficción. Todo con un lenguaje que mezclaba elegancia y sarcasmo.

Después de la gira norteamericana comenzaron a preparar el siguiente disco que sería titulado Selling England by the Pound. Las piezas demostraban la gran capacidad de los músicos y la cohesión que habían alcanzado. Prueba de esto es el disco oficial en concierto Genesis Live (1973) donde interpretan sus canciones de forma casi idéntica a la versión en estudio. Las mejores canciones del plato para mi gusto son “The Cinema Show”, “Dancing with the Moonlit Knight” “Firth of Fifth” y, por supuesto, “I Know What I Like (In Your Wardrobe)”, su mayor éxito comercial en aquellos años.

En Cinema Show… se alude a la historia de Romeo y Julieta, pero adaptándola al siglo XX. La música incorpora poco a poco los instrumentos hasta alcanzar 11 minutos con un solo de sintetizador épico. La pieza abridora Dancing with the Moonlit Knight menciona el título del disco y confronta las diferentes visiones de lo correcto de acuerdo a la generación anterior británica y la de la juventud post-hippie. Es un canto nostálgico a los valores británicos, incluso en concierto Gabriel la anunciaba así: “The voice of Britain”. La música incluye cambios de ritmo sorprendentes con Collins, Rutherford, Banks y Hackett iniciando el viaje. Gabriel no desentona y canta a todo pulmón antes de dejar solos a sus compañeros. La introducción con piano que Banks hace en Firth of Fifth recuerda a la música clásica, incluso agrega compases complejos de 13/16 y 15/16. El texto se refiere a un río de Escocia: River Forth. El solo de guitarra de Steve Hackett rivaliza con cualquiera de los mejores héroes de las seis cuerdas; no por complejidad, sino por feeling y por precisión sonora. Por último, hablo del tercer corte del álbum llamado I Know What I Like (In Your Wardrobe), cuya letra es muy graciosa y pareciera ser parte de una obra de teatro del siglo XIX. Un hijo que no progresa es un problema para sus padres y estos no saben cómo remediarlo. Todo es contado desde el punto de vista del podador del jardín (o sea, el mismo hijo). Musicalmente destaca el uso de la guitarra ‘cítara’ tocada por Mike Rutherford. Phil Collins toca un beat sincopado, hay un solo de flauta por Peter Gabriel y tanto la melodía como las armonías vocales recuerdan a The Beatles.

Otras rolas son la instrumental ‘After the Ordeal’ y ‘The Battle of Epping Forest’ (musicalización prog de una pelea callejera en East London). La portada del álbum es una pintura de Betty Swanwick llamada “The Dream” (la autora agregó la podadora por petición de la banda) y la producción corrió a cargo de John Burns y los integrantes del grupo. El disco es una obra maestra del rock progresivo y clásico que ha alcanzado el status de Disco de Oro en Estados Unidos y en el Reino Unido. Es un punto de referencia obligado en el catálogo de Genesis. Cheers.

Escribió: Israel Nungaray González (Ciudad Juárez, México, 3 de julio de 2020)

About Israel Nungaray

Observador miope
This entry was posted in Reseñas, Música and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s