Filosofía de la historia

La Filosofía de la Historia[1]

      Voltaire definía la filosofía de la historia como el inicio del pensamiento histórico libre, autóctono e independiente. Colingwood lo utiliza para después hablar de las características de la Filosofía y la Historia por separado. La filosofía se ocupa del pensamiento y su relación con los objetos. La historia trata con hechos del pasado que repercuten en el presente. Trabajan con una realidad anterior y la enlazan con la del tiempo corriente. 

A partir de la concepción del pasado como elemento constitutivo del quehacer histórico, Collingwood delimita las diferencias que resaltan respecto de las matemáticas, las cuales tratan con objetos que no tienen situación especial en espacio y tiempo; tampoco es posible entender el pasado con la teología, por la razón de que los objetos que maneja dicho pensamiento son infinitos y singulares, al contrario de lohistóricos que son finitos y plurales[2].

En la segunda parte de la lectura el autor habla de una serie de condiciones que ayudan a comprender la naturaleza y el punto al que se enfoca la historia. Entre ellas menciona la experiencia del pensar histórico, una superficial obtenida en cualquier situación y la educativa, la cual es aprendida en libros de texto[3]. Luego viene una ruptura cuando el estudiante de historia cuestiona el valor de lo que ha obtenido de los libros y de sus tutores. Agrego a título personal que este tipo de incertidumbres son las que ayudan a forjar el camino de los dedicados a la disciplina histórica. Sin embargo, en ocasiones puede llegar a caerse en un escepticismo exagerado que provoca estancamiento en el estudio y la indagación.

Finalmente hay una intención por explicar el para qué de la historia. La historia sirve para el autoconocimiento humano y la distinción del ser, ser en si mismo y el tipo de ser que se es (ontología de Martin Heidegger), y para ello se vale de la interpretación de testimonios y acciones de personas del pasado[4].

Escribió: Israel Nungaray González (Ciudad Juárez, México, primavera de 2008)


[1] R.G. Collingwood/Idea de la historia/Fondo de Cultura Económica/México/2004/pp. 11-22

[2] Idem/p. 15

[3] Idem/p. 17

[4] Ídem/p. 20

About Israel Nungaray

Observador miope
This entry was posted in Artículo, Teoría y Filosofía de la Historia and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s