La escritura de la historia

“Un libro que pretende tener éxito no puede correr el riesgo de salir con más de un diez por ciento de material nuevo” Marshall McLuhan (1996, p. 26).

Foucault clamaba por la libertad narrativa: “que se nos deje en paz a la hora de escribir”, decía. Algo imposible en la práctica; no obstante, es obligatorio evitar muletillas, barbarismos, errores ortográficos, así como saber aplicar paráfrasis, indicar palabras en itálicas o referir citas. Desde allí sabemos que no hay libertad como tal. En la medida en que incorporamos esos elementos es posible darse cuenta del aprendizaje obtenido.

Para Mauricio Tenorio existen leyes en la historia. Algunas de ellas son:

LEY DE HERODES: En la historia, como en la especie humana, a la larga, todo termina, todo muere, todo finaliza; esto es, acaba mal.

LEY DE LA ÚTIL INUTILIDAD DE LA HISTORIA: La historia sirve en esencia para proporcionar las condiciones de existencia, reales y teóricas, de la irreemplazable pregunta: ¿historia para qué?

LEY DE LA OMNIPRESENCIA DEL OLVIDO: La historia es la ciencia del olvido; lo que reina en ella no es la memoria sino el olvido porque, por un lado, antes de conocer el pasado todo es fortuitamente olvido y, por otro, después de conocerlo es un olvido selectivo que, además, aspira a ser un olvido mayor.

LEY DEL MÉTODO EN LA HISTORIA: La historia cuando cristalinamente parece descubrimiento es invención, y cuando semeja una total invención es un verdadero descubrimiento.

LEY TRANSITIVA DE LOS FACTORES HISTÓRICOS: La historia siempre es leíble de atrás para adelante y de adelante para atrás, mas sólo es escribible de ésta última manera.

LEY DE LA ESCRITURA DE LA HISTORIA: la historia la escriben los vencedores, pero si saben escribirla; los perdedores no escriben la historia, excepto cuando saben escribirla. De otra manera expuesta: ni todos los que saben escribirla son vencedores, ni a todos los vencedores les interesa escribirla.

Considerando lo anterior es importante encontrar un balance al momento de investigar, criticar y después redactar. Pierre Vilar decía que el historiador debe conservar la conciencia de la historia como ciencia social, ciencia del fondo y no de las formas, ciencia del tiempo y no del instante. Una consideración bastante útil cuando se ha elegido el tema de investigación.

Por su parte Braudel considera que la historia implica observación constante con margen de error, hay que captar la historia para reconstruirla. Además, implica encontrar nuevos horizontes y establecer intercambio disciplinar. Quizás por eso el francés opinaba que la historia, como la vida, es un espectáculo fugaz y móvil en el que el humano, como parte creadora de la historia, existe al mismo tiempo que hace.

No debemos olvidar que el sentido del pasado es que no vuelve, ya ocurrió. Ningún suceso puede revivirse cabalmente porque su circunstancia es muy particular y en ella intervienen un sinnúmero de factores que le hacen único: ubicación, causas, actores, duración, consecuencias (Hobsbawm, 2004). Sin embargo, podemos recrearlo parcialmente para entender las diferencias con el presente.

Según Enrique Florescano escribir sobre historia implica utilizar la imaginación, misma que es estimulada por la lucha de clases, la guerra, la dominación colonial y la conquista, así como por la opresión de las minorías étnicas y religiosas. Todos estos factores provocan contradicciones en la interpretación del pasado. Grupos y clases sociales fundamentan sus raíces históricas buscando razones y testimonios que sustenten los intereses propios y destruyan los del contrario.Eric Hobsbawm

Ejemplo: La historia de los pueblos de México se convirtió en la historia de la ocupación y dominación españolas. Después de la Revolución de 1910 apareció el libro México a través de los siglos, en el cual por primera vez los dos pasados dejaban de ser antagónicos y se mostraban como parte de un proceso evolutivo que alcanzaba su punto más alto en el entonces presente porfiriano.

Consideraciones finales

Escribir Historia o sobre historia, no es fácil, hay que intentarlo varias veces antes de encontrar resultados satisfactorios. Es claro que en historia, como en la vida, nunca dejamos de aprender y es precisamente eso lo que nos entusiasma. Al elaborar un trabajo de investigación es prudente recordar que la historia y la antropología no se sujetan a la tradición cientificista, sino que aplican los métodos y teorías de la sociología, la economía y otras disciplinas con la intención de fortalecer su campo de trabajo, parcializando por ello el análisis correspondiente.

Hoy día es crucial voltear los ojos hacia las “pequeñas historias”: tanto la cultura como la vida cotidiana y la historia que contradice el discurso oficial son fundamentales para el historiador crítico o “no alineado” con los intereses del poder. Sin embargo, no por eso desaparece la incertidumbre. Para Tenorio la verdad en la historia nunca se escribe, siempre se re-escribe. Por tanto, no es un hallazgo sino un diálogo dilatado.

Ricouer consideraba que el tiempo debía recorrerse en dos direcciones: desde el pasado hasta el presente y desde el presente hacia el pasado (diacronía). El historiador tiene “permiso” de jugar con el tiempo, insertar cortes intencionales y hacer todas las preguntas posibles. Así diversifica su metodología y fortalece su trabajo.

Escribió: Israel Nungaray González (Ciudad Juárez, México, 13 de septiembre de 2021)

Bibliografía

Fernand Braudel. La Historia y las Ciencias Sociales. Alianza Editorial, Madrid, 1968.

Michel Foucault. La arqueología del saber. Siglo XXI, México, 2006.

Enrique Florescano en: Carlos Pereyra [et al.], Historia, ¿Para qué?. Siglo XXI, México, 1995.

Eric Hobsbawm. Sobre la Historia. Crítica, Barcelona, 2004.

Ralph Linton. Cultura y Personalidad. Fondo de Cultura Económica, México, 1942.

Marshall McLuhan. Comprender los medios de comunicación: Las extensiones del ser humano. Paidós, México, 1996.

Paul Ricoeur. Tiempo y narración III: El tiempo narrado. Siglo XXI, México, 2004.

Mauricio Tenorio-Trillo. Leyes de la historia en Fractal. Disponible en http://www.fractal.com.mx/F43Tenorio.htm, 31 de enero de 2008.

About Israel Nungaray

Observador miope
This entry was posted in Artículo, Teoría y Filosofía de la Historia and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s